Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Derecho a Vivienda: Notas
Eduardo García Gaspar
27 octubre 2014
Sección: DERECHOS, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Es otro de los derechos de una larga lista. androjo

Uno perteneciente a la tercera generación. Algo así como Derechos 3.0.

Es parte de un derecho más general, el de una vida digna.

Es el derecho a una vivienda digna. No suena mal, pero es demasiado vago el asunto.

Comencemos por un detalle. Si se entiende como libertad, la idea se aclara. Significa que usted tiene un derecho-libertad de poseer una casa (y otras cosas) y que esa propiedad privada es digna de defensa.

Más aún, si usted no quiere una casa suya, es libre de hacerlo. Puede vivir en un bosque o una playa, si eso lo gusta. O convencer a un tío que lo acepte en su casa. Usted decide si quiere la casa o no.

Si se entiende como reclamo y exigencia, las cosas cambian mucho. Para que se cumpla el derecho-reclamo de una casa, eso manda sin remedio a que otro se la regale, dé o financie (por la fuerza tal vez).

Es muy distinto un derecho-libertad que un derecho-reclamo.

La libertad de ser propietario no exige nada a nadie, excepto el respeto de esa propiedad. El reclamo de ser propietario exige que otros paguen la casa que será de usted, lo que no parece justo.

Pero no importa, se hace bajo la vestimenta de la justicia social y con un mecanismo gubernamental.

Funciona así: el gobernante cobra impuestos, usa una parte de ellos para construir casas y las regala o da con facilidades extremas. Luego pide agradecimientos y aplausos. Y usted indirectamente es el que ha pagado el costo de ese donativo, o lo ha recibido.

Se nos dice que eso es de justicia social, aunque la verdad no encuentro cómo puede ser justo quitarle a alguien propiedades, por medio de la fuerza, para dárselas a otros.

Un ladrón podría justificar sus delitos de la misma forma: “robé para comprar mi casa”. No entiendo cómo querer hacer algo bueno necesita hacer algo malo.

Es decir, si usted necesita dinero para comprar una casa, puede contratar a un ladrón y pedirle que haga una serie de atracos hasta reunir la cantidad necesaria.

Pero gracias a las ventajas de nuestros tiempos de mucha televisión y poco seso, usted cuenta con un sistema genial, el gobierno. Es el que comete los atracos ahora.

El derecho a la vivienda, como el de alimentación, desempleo, vestido y otros, muestra ese defecto serio: para poder ejercer el derecho-reclamo se tienen que afectar los derechos de terceros, especialmente el derecho a la propiedad personal. Lo tienen porque son reclamos y no libertades.

Sin embargo, hay algo aprovechable en eso del derecho a la vivienda. Si lo entendemos como libertad para hacerse de una propiedad que es la casa propia, eso impone obligaciones importantes a la autoridad.

Una de ellas es la seguridad jurídica de la propiedad, lo que significa protección contra robo, invasión, despojo y similares. Esta es una obligación gubernamental y que incluye la existencia de un registro eficiente de propiedades.

Otra obligación gubernamental contenida en la libertad de poseer una casa y otras propiedades es la simplicidad y bajo costo. Trámites complejos y costos elevados son violaciones de la libertad de propiedad. Esto es lo que causa asentamientos irregulares.

Igualmente, el gobierno tiene obligaciones para facilitar el trabajo de quienes construyen casas. Bajo criterios claros, debe hacerse que ese sea un buen negocio, con competencia. Lo que lleva a otra obligación gubernamental, la de preocuparse por infraestructuras que permitan esa construcción.

Nuestros tiempos, mucho me temo, suelen producir estados mentales de ensoñación y alucinaciones.

Creer que poseer una casa es un derecho que puede llevarse a una constitución, como ha sucedido en varios países, como Argentina y España, ilustra esta demencia.

Los derechos son algo muy serio como para convertirlos en una serie de reclamos que solo pueden satisfacer los gobiernos usando recursos públicos. Convertirlos en una lista de exigencias para la asignación de fondos públicos es una de las mayores confusiones de nuestros días.

Post Scriptum

Si le gustó la columna, quizá también:

Menos Dueños

Derechos de Propiedad

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.

SEO Keywords:





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras