Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Salario Minimo, Valores Familiares
Selección de ContraPeso.info
16 enero 2014
Sección: ECONOMIA, Sección: Asuntos
Catalogado en: , ,


ContraPeso.info presenta una idea de Hunter Baker. Agradecemos al Acton Institute el amable permiso de publicación. El título original de la columna es The Minimum Wage, Family Values, and the Noted Christian Academic.

Hunter Baker, J.D., Ph.D. es profesosr asociado de ciencia política en Union University y autor de The End of Secularism and Political Thought: A Student’s Guide.

Durante una reciente visita a Twitter, me encontré con el texto de un académico cristiano de prestigio. Él había escrito el tipo de comentario conciso que está hecho a la medida para poner en marcha un centenar de retweets de admiración.

Parafraseando un poco, era algo como esto: “Conservadores, no me hablen de los valores familiares si no apoyan un aumento del salario mínimo”. Estoy seguro de que él pensó que era una observación aguda con alto poder.

El problema es que no hay una conexión necesaria entre los valores familiares y el aumento del salario mínimo.

En primer lugar, hay un intenso debate, sin resolver, sobre la efectividad del salario mínimo. Los economistas difieren sustancialmente sobre si ayuda a la gente pobre, les hace daño al reducir las oportunidades de empleo inicial, o ejerce poco efecto.

Sería perfectamente posible que un defensor de los valores familiares concluyera racionalmente que el salario mínimo es contraproducente y, por tanto, tomara a la posición del antes mencionado y notable académico cristiano como totalmente opuesta a la perspectiva de “valores familiares”.

Este académico no tuvo en cuenta el hecho de que los argumentos sobre el salario mínimo no son como los argumentos acerca de algo así como la gravedad. Hay argumentos respetables e incluso compasivos en ambos lados.

En segundo lugar, el pensador cristiano señalado no considera que hay cuestiones fundamentales acerca de cosas como las leyes de salario mínimo. ¿Qué es una ley de salario mínimo? Se trata de una demanda, suscrita por la amenaza y/o uso de la fuerza del gobierno, para que los empleadores paguen no menos de una cantidad determinada por una hora de trabajo.

Es perfectamente posible pensar que tal poder no debe ser manejado por el gobierno de un pueblo libre y seguir siendo una persona bondadosa.

El minorista Hobby Lobby, por ejemplo, es muy conocido por pagar bastante más que el salario mínimo en sus tiendas. Los dueños de esa corporación son cristianos devotos. ¿Sugeriría el académico que los propietarios de Hobby Lobby carecerían de valores familiares si pagaran a sus empleados muy por encima del salario mínimo al mismo tiempo que se oponen a un ejercicio de ese poder por el gobierno?

Tal vez con razón, podrían creer que si un gobierno puede imponer un salario, también podría dictar cosas tales como la provisión de métodos anticonceptivos y abortivos a una empresa cuyos propietarios se oponen en conciencia al uso de tales productos. Hemos visto suceder cosas así ¿no es cierto?

En tercer lugar, el destacado pensador cristiano parecía abrazar la legislación del salario mínimo como una especie de panacea. Si la ley es tan fácil de usar para la extinción de los problemas de la pobreza mediante un lápiz y un papel, ¿entonces por qué no basta con establecer un salario mínimo cercano a los 50,000 al año?

Por lo demás, ¿por qué no decretar que todos los empleados ganen varios cientos de miles de dólares al año y disfrutar de 2 o 3 meses de vacaciones pagadas? Podríamos acabar con todos los problemas sociales si otra cosa que la voluntad política.

Por supuesto, el problema aquí es que los empleadores optarían por no contratar a las personas si se convirtieron en un insumo tan caro. Como Jonah Goldberg ha señalado, si dejamos de lado las consecuencias concatenadas de nuestras decisiones políticas, acabaremos dando a los empleadores un incentivo enorme para hacer más de lo que ya han estado haciendo, que es utilizar cada vez menos personas, mientras que emplean más y más a la automatización.

Las inversiones son como el agua, fluyen por donde tienen menos obstáculos. Si utilizamos en exceso nuestra tan cacareada voluntad política para resolver los problemas a través de mandatos, vamos a ahuyentar a las posibles fuentes de prosperidad.

Hay otras direcciones en las que podíamos ir con esta queja sobre el tweeter de este académico cristiano con exceso de confianza, pero como mínimo no es mucho pedir el insistir en un examen más riguroso de los problemas que las grandes acciones del gobierno conllevan.

Mientras que la persona en cuestión no pueda ir a reconsiderar su posición apoyando al salario mínimo, debe él tener más consideración por los análisis ofrecidos por sus rivales, porque no son frívolos, crueles, o irracionales en su naturaleza. La afirmación de que el apoyo de los valores familiares implica naturalmente la defensa para aumentar el salario mínimo, simplemente va demasiado lejos.

Nota del Editor

La idea de Hunter Baker en esta columna, sobre el académico cristiano que afirma que no es bueno quien no apoya las leyes de salarios mínimos, muestra uno de los mecanismos del pensamiento de nuestros días: la asignación de una carga moral a una acción política sin que exista una relación entre ellas.

Funciona así, en este caso, con el objetivo de mejorar la vida de las personas que presupone que eso se logrará por medio de una medida específica, como el aumento de salarios mínimos. Y entonces se asocia a la medida específica con la carga moral que lleva el ayudar a otros. El problema es que el elevar los salarios mínimos no es una forma certera de hacerlo, al menos es discutible y hay buenas razones para pensar que no lo es.

La falla está en el non sequitur que supone que los salarios mínimos son un medio garantizado de aumentar el bienestar de los empleados.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras