Sobre cómo las opiniones que contienen cifras aumentan su poder de convencimiento, incluso aunque sean falsas. Los argumentos basados en datos y números dan mayor credibilidad al mensaje, aunque sean falsos.

5 minutos

Introducción

Los argumentos y las opiniones que ofrecen evidencias numéricas y estadísticas tienen mayor poder de persuasión. Y eso es independiente de si las cifras que usa son ciertas o falsas.

Este fenómeno puede verse comparando la credibilidad de estas dos afirmaciones.

— La pobreza ha crecido de manera importante en la última década
— El índice de pobreza muestra que hace diez años era pobre el 33.7% de la población, cuando el día de hoy es el 39.8%

La segunda de ellas, es obvio tiene más poder de convencimiento y, al mismo tiempo, mayor dificultad de ser negada. Lo llamativo no es tanto eso, sino que esa capacidad de persuasión es independiente de la falsedad de las cifras ofrecidas.

📌 En otras palabras los argumentos que usan números o están basados en datos y números son más creíbles que los que no los tienen (en circunstancias iguales).

La credibilidad de la argumentación basada en datos

Lo que aquí se propone es señalar un fenómeno notable: cualquier argumento en defensa de una opinión cualquiera adquirirá una credibilidad mayor si ella va acompañada de datos o está basada en números, sin importar que los datos y números sean falsos, manipulados, o inexactos.

El que un razonamiento contenga cifras es suficiente como para crear una percepción de confiabilidad. Esta es una ventaja notable para quien argumenta cualquier cosa incluso a pesar de utilizar información numérica engañosa y falsa.

Intención de engaño

En el ejemplo anterior, alguien ha afirmado que «El índice de pobreza muestra que hace diez años era pobre el 33.7% de la población, cuando el día de hoy es el 39.8%». Las dos cifras, con el detalle de las décimas señaladas, funcionan como un instrumento da seriedad a la afirmación.

Los errores, inexactitudes y fallas en la información y su análisis pueden ser algo involuntario, una falla de juicio crítico. Pero también pueden ser intencionales, ocasionadas por el deseo de confirmar lo que uno quiere. Esto último es simplemente mentira, un caso de cómo mentir con estadísticas.

Ventana de ideas relacionadas

📍 Claramente el tema se asocia con otros, como las leyes básicas de la idiotez humana, el funcionamiento de la estupidez humana y el llamativo fenómeno de gente inteligente creyendo cosas estúpidas.

📍 También se asocia con esta lista política de bobadas y creencias tontas y con las leyendas urbanas, incluyendo a las noticias falsas o falsificadas.

📍 Quizá sea una manifestación de la compulsión que crea el derecho a tener opiniones y que ha producido esta colección de respetables opiniones sin sentido. Con manifestaciones en política de falacias económicas. Lo que da utilidad a esta guía contra propaganda política.

La argumentación basada en números con una fórmula matemática

Michael Crichton escribió una pequeña pieza Aliens Cause Global Warming —los extraterrestres causan el calentamiento global. El título le sirve para demostrar una conexión entre ambas creencias: creer en los extraterrestres lleva a creer en el calentamiento global.

Visto más ampliamente, lo que el autor provee es un método de dos pasos que sirve a todo el que quiera probar una tesis y volverla aceptada por todos —la tesis que sea—, y sin necesidad de molestarse en seguir un método científico. Ni siquiera tiene que razonar.

Primer paso: crear una fórmula respetable

Crichton se refiere, entre varias, a la fórmula de Frank Drake para calcular la existencia de extraterrestres y que contiene los siguientes elementos:

  • N = número de estrellas en la Vía Láctea.
  • fp = la proporción de ellas con planetas.
  • ne = número de planetas por estrella que pueden soportar la existencia de vida.
  • fl = fracción de planetas en las que la vida evoluciona.
  • fi = fración de planetas en la que la vida inteligente evoluciona.
  • fc = fraccción que es capaz de comunicar.
  • fL = fracción de la vida del planeta durante la que viven civilizaciones que pueden comunicar.

Si alguien presenta esa fórmula impresionará a su audiencia —pero, lo que dice Crichton, existe un problema, ninguno de esos términos de la ecuación es conocido. Ninguno y por eso, son sustituidos con lo que uno crea, no importa qué. Peor inclusive, pues la ecuación probará lo que sea que se piense.

La misma ecuación probará que no existen extraterrestres, pero también que sí existen. Todo depende de los prejuicios del que coloque los términos de la ecuación.

Segundo paso: lograr el consenso

Este es el segundo elemento que Crichton menciona. Es el de consenso —todos creen los resultados, por tanto, debe ser cierto. Es la falacia de la repetición, el argumentum ad nauseam.

El problema, por supuesto, es que la ciencia no se logra por consenso popular ni científico —se logra con pruebas que pueden ser repetidas y confirmadas.

El consenso se usa en cuestiones políticas, pero no en asuntos científicos, dice Crichton y tiene toda la razón. Un científico solo en un laboratorio aislado puede ser quien tenga el conocimiento más real aunque miles de sus colegas piensen lo opuesto.

Esa es la naturaleza de los descubrimientos científicos. La historia de los descubrimientos científicos está llena de ejemplos en los que el consenso de opiniones se oponía a quien al final demostró estar en lo cierto.

Cuando esta realidad se abandona, la ciencia pasa a manos de los parlanchines, cuyo argumento de prueba es el consenso: si todos piensan lo mismo, debe ser cierto.

Y sin acaso alguien se atreve a cuestionar el nuevo dogma, hay dos defensas. La comunidad de científicos lo tacha de reaccionario, traidor y loco —y los medios simplemente no le dan espacio por temor a verse mal yendo en contra de lo que es ya una creencia aceptada.

En resumen

Ha sido resaltado el hecho de que los argumentos que se basan en números adquieren una credibilidad mayor a la de los que no los tienen. Y que eso sucede con independencia de si los números son reales o falsos. Una variante de esto es la fórmula numérica que impresiona y puede probar lo que sea.


Otros lectores también leyeron…

[La columna fue actualizada en 2022-02]

Artículo anterior¿Qué es elitismo? Significado y características
Artículo siguiente¿Qué es la hegemonía? Significado y características
Más de cuatro décadas de escribir columnas de opinión y análisis políticos en periódicos y en línea. Autor de tres libros.