Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Toalla Que no Seca
Eduardo García Gaspar
27 febrero 2003
Sección: CRIMEN, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Los datos recientes acerca de la denuncia de delitos son verdadera causa de susto. Más ganaríamos protestando por esta causa que por la guerra en Irak.

En fin, así salen a veces las reacciones humanas, más preocupadas por lo de fuera que por lo de dentro.

De acuerdo con las cifras de un estudio, el 75% de los delitos no llegaron a convertirse en denuncias durante el primer semestre del año pasado. Visto de la otra manera, un 25% sí fue denunciado. Todo, reportado por la Segunda Encuesta Nacional de Seguridad.

La causa de esa situación es principalmente la sensación de la pérdida de tiempo que significaría el reportar el delito y la opinión de que no se puede confiar en la autoridad. Tenemos, entonces, un verdadero drama nacional, pero en serio, fuerte y directo, claro y obvio.

Más grave que cualquier otro de los sucesos que llenan los espacios y tiempos de las noticias.

Lo del campo, lo de las reformas de energía, laboral y fiscal, nada de eso es tan grave como lo es esa situación de la inseguridad nacional del ciudadano. La razón de eso es muy sencilla de ver y lleva siglos de haber sido mencionada por varios autores.

Por simple sentido común, vivimos en sociedad porque así se vive mejor que aislados unos de otros y, dentro de esa sociedad, el más grande beneficio que tenemos es el de gozar de una seguridad razonable de nuestras personas y nuestros bienes, aunque sean pocos.

La institución responsable de la seguridad en la sociedad es el gobierno por la sencilla razón que es la única organización que tiene permiso para usar la fuerza de manera legítima. Cuando un gobierno falla en esto de la seguridad, falla en todo lo demás.

Es como tener una toalla que no seca, una mesa sin patas, una pluma sin tinta, una lámpara sin foco, una computadora sin pantalla, un carro sin motor. Lo que quiero dejar claro es que una autoridad que no da seguridad a sus ciudadanos es un gobierno que no sirve. Punto.

No hay vuelta de hoja en el asunto. Igual de útil que esa autoridad que no cuida a los ciudadanos, es un plomero que no sabe de tuberías, un carpintero que no sabe cortar madera, un agricultor que no sabe sembrar. El gobierno que no sabe cuidar a los ciudadanos es un gobierno tan útil como un encendedor sin gas ni piedra.

Usted lo tira a la basura y se compra otro. Sólo alrededor de una quinta parte de los delitos que sufren los ciudadanos es reportado. La causa de eso es obvia, los ciudadanos tenemos la opinión de que la seguridad que ofrece el estado sirve lo mismo que una ventana sin vidrios.

Las razones expresadas por los ciudadanos son igualmente preocupantes, pues la mayoría de ellos hablan de no tenerle fe a la autoridad. ¡Uy! Por eso vuelvo a mi punto.

El problema mexicano no es económico, sino político y, en este caso, se está manifestando en una de esas facetas, seguramente la más grave. México tiene un problema de criminalidad gigantesco, pero eso no es reconocido por la autoridad.

Se prefiere echarle porras a la paz, hablar del TLC, pelear por las reformas, discutir sobre el corto del BM.

Todo se antepone al real problema de México. Es un problema tan serio, tan profundo, que se ha llegado a hablar en un referéndum de establecer la pena de muerte. El panorama es terrible, pues demuestra con realidades que el ciudadano no le tiene confianza a la autoridad gubernamental.

Cada denuncia no presentada es un voto en contra de la autoridad, un voto más duro y más serio que el voto electoral, y que a diario demuestra que los ciudadanos no confían en la autoridad que debía ser la responsable de castigar el crimen. Peor situación no puede ser sufrida por autoridad alguna.

La función principal que debía desarrollar ha sido traicionada. Es como tener a un contador que no aplica la partida doble. Como un ingeniero que no sabe hacer cálculos. Como un vendedor que no vende.

Las causas de esa situación son muchas, entre las que supongo que la corrupción sea principal, pero la realidad es innegable. ¿De qué me sirve tener un gobierno que no me protege? Para lo mismo que una toalla que no seca.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras