El modo de pensar que propicia el progreso. Más allá de condiciones económicas, políticas y sociales, el fondo de eso que facilita la creación de riqueza de los países. La cultura para el desarrollo.

7 minutos

Introducción

Las condiciones usuales para el progreso y prosperidad de las sociedades son conocidas. Consisten centralmente en libertades personales respetadas por un régimen de estado de derecho que produce confianza suficiente como para esperar beneficios de largo plazo de las acciones presentes.

Un régimen que es favorable a la creación de riqueza que crea mejores estándares de vida. Uno de máximas libertades políticas, económicas y culturales dentro de un sistema de división de poderes. Es el cimiento de lo que facilita el aprovechamiento de las iniciativas individuales para producir riqueza.

Esto no es algo desconocido. Hay fuertes evidencias empíricas que apoyan eso, como también razonamientos sólidos.

Aún así, sabiendo todo eso, queda algo que examinar. ¿Qué es eso que crea y mantiene al régimen de libertades personales dentro de un estado de derecho? La raíz profunda y poco visible que sirve de sustento a tal régimen. El fundamento oculto del que nacen las ideas y creencias que lo soportan.

📍 Este es el campo de ideas como los caminos a la prosperidad, el análisis histórico de las causas del progreso, las estrategias para la prosperidad y la conexión de la libertad con la prosperidad.

Cultura para el desarrollo

Primero, el término ‘cultura’ se entiende como «Conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollar su juicio crítico. Conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc.».

O bien, como «Los conjuntos de saberes, creencias y pautas de conducta de un grupo social, incluidos los medios materiales que usan sus miembros para comunicarse entre sí y resolver necesidades de todo tipo».

Para la propuesta de esta columna, la cultura tiene una acepción similar a esa de «conjuntos de saberes, creencias y pautas de conducta» y «conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial».

📌 Cultura es el modo de pensar y actuar de los habitantes de un país, derivado de las creencias, conocimientos e ideas que predominan en ese lugar.

Dos partes:

🔴 Uno, las creencias, conocimientos, actitudes e ideas predominantes que son comunes a la gran mayoría de la gente en el país.
🔴 Dos, las conductas y acciones diarias que derivan de la primera parte.

Por tanto, las conductas y acciones cotidianas crean condiciones que son propicias al desarrollo, pero el origen último del progreso radica en ese conjunto de creencias, conocimientos, actitudes e ideas.

La conclusión propuesta es clara: la causa primera del desarrollo está en esa cultura, la que produce y mantiene al régimen externo bajo el que es posible la creación de riqueza. La cultura para el desarrollo es, en su fondo, un modo de pensar que guía conductas, las que a su vez crean las instituciones que facilitan el progreso general.

Es conocida la idea de que el subdesarrollo es un estado mental. Si lo es, entonces el desarrollo es otro estado mental, uno que aquí es llamado cultura para el desarrollo.

📍 El tema lleva a campos como la batalla de las ideas, las ideas tienen efectos y consecuencias, centrismos de historia y vida en sociedad.

The fall of the Berlin Wall - November 1989
«The fall of the Berlin Wall – November 1989» by gavinandrewstewart is licensed under CC BY 2.0.

De la cultura depende el progreso

La propuesta es directa. Existen conjuntos de creencias, conocimientos, actitudes e ideas que facilitan y promueven la creación de riqueza, o, al menos, no la obstaculizan. Y hay otros que la frenan y limitan, produciendo subdesarrollo. La pregunta obvia es la de cuál es esa mentalidad o cultura. ¿Qué elementos la forman?

Sin duda, la lista específica de esos elementos es numerosa, pero ella puede organizarse en componentes generales que expliquen de qué variables culturales depende el desarrollo.

Clima intelectual

Este componente describe las inclinaciones de los generadores de ideas, de los intelectuales y de los divulgadores de ellas, como profesores y medios noticiosos. Estos crean opinión pública que facilita o dificulta las decisiones de gobierno orientadas a crear riqueza.

Puede tenerse un clima intelectual que facilite o, al menos, no ponga grandes obstáculos a medidas como desregulaciones. Y también pueden darse situaciones opuestas que fuercen a la adopción de políticas que limiten las libertades, como proteccionismo.

Ideas y creencias políticas

La esencia de este componente es el tener a la libertad como el gran valor político, el superior a todos, entre la mayoría de la población. Lo contrario sería tener en esa misma prioridad a otras creencias derivadas, como igualdad, expansión de derechos sociales y similares.

🔴 Orientación al futuro y no al pasado. No es ignorar a la historia. Es la inclinación a entender al porvenir como la guía que afecta a la conducta presente. Los conflictos y luchas del pasado no son motivaciones de revanchas, odios, ni venganzas presentes.

🔴 Prevalencia de lo racional sobre lo emocional. El hábito de usar a la razón antes de actuar y la aceptación de que los sentimientos y las emociones pueden impedir las buenas decisiones.

🔴 Visión de un mundo comprensible. Un universo racional, capaz de ser estudiado, en el que existe la verdad y ella debe ser perseguida.

🔴 Capacidad de negociar. Es la aceptación de que es posible llegar a acuerdos de beneficio mutuo si hay cesiones de las partes.

🔴 Sospecha de gobiernos y gobernantes. Es un sentido de sospecha que impide dar apoyos incondicionales a los gobernantes, sean quienes sean. Da preferencia a confiar en uno mismo su futuro que pasar a depender de la voluntad de un político.

🔴 Patriotismo moderado. Esto es la ausencia del nacionalismo que lleva a ver a otros países como enemigos que producen envidiar y odios.

Creencias morales

La esencia de este componente de la cultura para el desarrollo descansa en la idea de normas objetivas y universales entre la mayoría de los habitantes del país. Lo opuesto sería la aceptación de enfoques relativistas que modifican las normas a gusto de cada uno.

🔴 Sentido de justicia y merecimiento. La convicción de dar lo merecido a quien lo merece, lo que lleva a la aceptación de recompensas y castigos. Se tiene admiración al mérito y se admite sin problemas al éxito ajeno. El esfuerzo y el trabajo son exaltados y criticados la pereza y el desgano.

🔴 Conciencia del bien y del mal. Es la aceptación de que hay acciones debidas e indebidas, una conciencia clara de lo bueno y lo mal. Es decir, que la libertad todo lo permite, pero que no todo puede hacerse. Esto es la capacidad de autogobierno personal, requisito necesario para regímenes de libertad.

🔴 Ausencia de envidia y rencores. Esto se refiere a la capacidad de perdonar y, por tanto, no tener al odio y al resentimiento como motivos de conducta. Esto debe evitar a la envidia como política de Estado.

🔴 Sentido responsabilidad. Al final, es el reconocimiento de que si se desea la libertad deben también reconocerse las consecuencias buenas y malas de las acciones personales. Es un fuerte sentido de independencia propia que recela de sistemas de dependencia.

🔴 Sentido de compasión y caridad. Es la aceptación de la responsabilidad individual innegable de ayudar a quienes están en mala situación. Hacerlo con acciones y recursos propios, sin delegar esa obligación en terceros. Es lo que se llama amor por los demás.

Conclusión

Ha sido propuesta la idea de que existe algo que puede llamarse cultura para el desarrollo y que ella tiene su origen en el modo de pensar de cada persona. El cúmulo de esos modos de pensar afecta la capacidad de avance de los países, promoviendo o frenando su creación de riqueza.


Otros lectores también leyeron…

Actualización última:

Artículo anterior¿Qué es política económica?
Artículo siguienteEl sentido de lo sagrado
Más de cuatro décadas de escribir columnas de opinión y análisis políticos en periódicos y en línea. Autor de tres libros.