Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
¿Qué es Agnosticismo?
Leonardo Girondella Mora
17 marzo 2011
Sección: RELIGION, Sección: Asuntos, Y MATERIAL ACADEMICO
Catalogado en:


Las palabras agnóstico y agnosticismo se usan con cierta frecuencia, en ocasiones de manera incorrecta —lo que sigue es un intento de una definición de agnosticismo que sea de utilidad y permita identificar al agnóstico.

La raíz de la palabra viene del griego y connota la idea general de “no conocimiento” o “sin conocimiento”, lo que se parece en algo a la frase famosa que se usa como respuesta a las preguntas de reporteros, “sin comentario” —aunque no es exactamente lo mismo.

Un agnóstico puede ser definido como una persona que hace clara su posición intelectual frente a la posibilidad de expresar una opinión —él responde que no toma partido de ningún lado porque dice que no hay evidencia que apoye a las posibles opiniones.

&&&&&

Esto contiene un elemento sutil que debe ser hecho explícito. Frente a la posibilidad de expresar una opinión, una persona puede tomar las siguientes posturas, siendo la última de ellas la posición del agnóstico:

1. La persona frente a un tema se manifiesta partidario de una opinión, la que sea —pero claramente dice que tiene una opinión en el tema que enfrenta.

Por ejemplo, puede declararse partidario de dejar a las personas decidir si puede o no fumarse en restaurantes y bares, con lo que se declara opositor a las reglamentaciones gubernamentales que lo impiden.

2. La persona frente a un problema se manifiesta como carente de una opinión, argumentando que no sabe del tema lo suficiente como para tener una posición al respecto.

Por ejemplo, puede decir que no sabe lo suficiente de teoría monetaria como para opinar si la inflación es o no un fenómeno causado por la cantidad de moneda en circulación.

3. La persona frente a un problema se manifiesta, igual que en el caso anterior, como carente de una opinión —pero en este caso argumenta que es imposible conocer lo suficiente como para tomar una posición. Nadie puede saber tanto como para tener una opinión, según el agnóstico.

Por ejemplo, puede decir que en el tema de la existencia de Dios no puede él opinar —y no puede hacerlo porque no hay manera de tener conocimiento sobre el tema. No es que él no conozca del tema, sino que nadie tiene el conocimiento suficiente como para decir que Dios existe, ni tampoco que Dios no existe.

Es ese terreno, el religioso, en el que más se aplican las palabras agnóstico y agnosticismo, para definir a la postura y a las personas que sostienen que no existen ni evidencias, ni pruebas como para afirmar ni negar la existencia de Dios.

&&&&&

Es como una especie de voto de abstención —el religioso vota en favor de la existencia de Dios y el ateo en contra de su existencia. El agnóstico permanece callado y evita emitir una opinión en un sentido ni en el otro. Su opinión es que no tenemos pruebas que demuestren las opiniones de los otros dos.

Se puede ver que el agnosticismo es una forma pasiva de ateísmo. Un ateo opina que Dios no existe e intenta demostrar su posición con pruebas y evidencias. El religioso hace lo mismo para probar una posición contraria, la de que Dios sí existe.

El agnóstico no es combativo ni en un sentido ni en el otro.

Pero si es combativo en el sentido de proponer que no hay manera de probar lo que dice el ateo ni lo que dice el religioso. No es que él en lo personal carezca de conocimientos teológicos para opinar, sino que sostiene que nadie los puede tener y, por tanto, discutir al respecto es perder el tiempo.

&&&&&

Cualquiera que sea el tema, la posición agnóstica puede ser resumida en la opinión que dice, “no creo en X, tampoco niego a X, pero al mismo tiempo sí creo que X no puede ser negado ni demostrado”.

Insisto en el punto anterior por considerarlo imprescindible en la correcta definición del agnóstico.

La persona que reconozca no saber sobre un tema como para opinar no es una persona agnóstica —pero sí lo es la que afirma que no puede lograrse el conocimiento suficiente como para opinar, que nadie puede tenerlo.

En su consecuencia lógica, el agnóstico actúa en el terreno religioso de manera similar a la del ateo, aunque sin la combatividad de éste —simplemente ignora la posibilidad de la existencia de Dios.

En otros terrenos, el agnóstico enfrenta problemas potenciales serios si mantiene su posición de no aceptar lo que no tenga pruebas contundentes y absolutas. En las ciencias, por ejemplo, afirmaría que es imposible probar o negar todo aquello que no posea evidencias tangibles, del tipo que se da en un experimento científico de laboratorio.

Como consecuencia afirmaría imposible lograr probar la existencia de principios morales orientados por la determinación de lo bueno y lo malo —diría que no puede probarse la existencia del bien ni del mal, que nadie puede hacerlo.

Finalmente, el agnóstico cae en una contradicción cuando afirma que no existe conocimiento suficiente como para probar o negar la existencia de algo —si eso afirma debe demostrar que existen pruebas de su afirmación, evidencias tangibles y absolutas de que no existe tal posibilidad de conocimiento.

Nota del Editor

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Vacío Religioso y en ContraPeso.info: Material Académico. En este último, existe una serie de definiciones y precisiones de términos posibles de usar como material en cursos y clases.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras