¿Qué es agnosticismo? Definición de la posición filosófica que sostiene que es imposible tener juicios u opiniones en los temas en los que es imposible tener conocimiento. Especialmente aplicado en asuntos religiosos.

Introducción

Las palabras ‘agnóstico’ y ‘agnosticismo’ se usan con cierta frecuencia, en ocasiones de manera incorrecta. Lo que sigue es un intento de una definición de agnosticismo que sea de utilidad y permita identificar al agnóstico.

La raíz de la palabra viene del griego y connota la idea general de «no conocimiento» o «sin conocimiento». Esto se parece en algo a la frase famosa que se usa como respuesta a las preguntas de reporteros, «sin comentario», aunque no es exactamente lo mismo.

Un agnóstico puede ser definido como una persona que hace clara su posición intelectual frente a la posibilidad de expresar una opinión. Éll responde que no toma partido de ningún lado porque dice que no hay evidencia que apoye a las posibles opiniones.

Agnosticismo, definición

Más en concreto, él puede ser definido sin mucha dificultad:

«El agnosticismo […] es la postura que considera que los valores de verdad de ciertas afirmaciones —especialmente las referidas a la existencia o inexistencia de Dios, además de otras afirmaciones religiosas y metafísicas— son desconocidos o inherentemente incognoscibles». es.wikipedia.org

En otra parte se afirma esto:

«Cuando alguien se define como agnóstico expresa que cree que no es posible demostrar si Dios existe o no. Tampoco cree que podamos conocer o comprobar la existencia de lo espiritual con la evidencia o herramientas que tenemos». subiblia.com

En otras palabras, el agnosticismo es un caso particular de escepticismo aplicado a creencias religiosas. Sostiene que no es posible demostrar nada o casi nada, en favor o en contra, de las creencias religiosas usando a la razón.

Las palabras asociadas con ‘escéptico’ suelen ser: descreído, incrédulo, indiferente, dudoso.

Agnosticismo, precisiones

Frente a la posibilidad de expresar una opinión, una persona puede tomar las siguientes posturas, siendo la última de ellas la posición del agnóstico:

1. Tiene opinión, sólida o no

La persona se manifiesta partidario de una opinión. Claramente dice que tiene una opinión en el tema que enfrenta. Y afirma que cree en ella.

Por ejemplo, puede declararse partidario de dejar a las personas decidir si puede o no fumarse en restaurantes y bares. tiene una opinión en el tema y coincide con la opinión presentada. O bien, no coincide con la opinión que le ha sido expuesta.

La opinión de la persona, en favor o en contra, existe tenga o no sustento sólido.

2. No tiene una opinión

La persona frente a un problema se manifiesta como carente de una opinión. Argumenta que no sabe del tema lo suficiente como para tener una posición al respecto.

Por ejemplo, dice que no sabe lo suficiente de teoría monetaria como para opinar si la inflación es o no un fenómeno causado por la cantidad de moneda en circulación.

Su argumento es no conocer el tema lo suficiente como para opinar. Por tanto, la persona se abstiene de hacerlo.

3. Tampoco tiene una opinión, pero…

La persona frente a un problema se manifiesta, igual que en el caso anterior, como carente de una opinión.

Pero en este caso argumenta que es imposible conocer lo suficiente como para tomar una posición. Nadie puede saber tanto como para tener una opinión, según el agnóstico.

Por ejemplo, puede decir que en el tema de la existencia de Dios no puede él opinar. Y no puede hacerlo porque no hay manera de tener conocimiento sobre el tema.

No es que él no conozca del tema, sino que nadie tiene el conocimiento suficiente como para decir que Dios existe, ni tampoco que Dios no existe.

Un asunto de conocimientos

La posición del agnóstico es sencilla: no existe en conocimiento suficiente sobre el tema X como para tener una opinión cualquiera acerca de él.

No es que no opine porque no conozca, sino que no opina porque es imposible tener conocimiento sobre el tema.

Aplicación religiosa del agnosticismo

Es ese terreno, el religioso, en el que más se aplican las palabras agnóstico y agnosticismo.

Definen a la postura y a las personas que sostienen que no existen ni evidencias, ni pruebas como para afirmar ni negar la existencia de Dios. Ni quizá también otras creencias religiosas.

Es como una especie de voto de abstención. El religioso vota en favor de la existencia de Dios y el ateo en contra de su existencia.

El agnóstico permanece callado y evita emitir una opinión en un sentido ni en el otro. Su opinión es que no se tienen pruebas que demuestren las opiniones de los otros dos.

Puede verse que el agnosticismo es una forma pasiva de ateísmo. Un ateo opina que Dios no existe e intenta demostrar su posición con pruebas y evidencias. El religioso hace lo mismo para probar una posición contraria, la de que Dios sí existe.

El agnóstico no es combativo ni en un sentido ni en el otro.

Pero si es combativo en el sentido de proponer que no hay manera de probar lo que dice el ateo ni lo que dice el religioso.

No es que él en lo personal carezca de conocimientos teológicos para opinar, sino que sostiene que nadie los puede tener y, por tanto, discutir al respecto es perder el tiempo.

En resumen

Cualquiera que sea el tema, la posición agnóstica puede ser resumida en la opinión que dice, «no creo en X, tampoco niego a X, pero al mismo tiempo sí creo que X no puede ser negado ni demostrado».

Insisto en el punto anterior por considerarlo imprescindible en la correcta definición del agnóstico.

La persona que reconozca no saber sobre un tema como para opinar no es una persona agnóstica. Pero sí lo es la que afirma que no puede lograrse el conocimiento suficiente como para opinar, que nadie puede tenerlo.

En otros terrenos, el agnóstico enfrenta problemas potenciales serios si mantiene su posición de no aceptar lo que no tenga pruebas contundentes y absolutas.

En las ciencias, por ejemplo, afirmaría que es imposible probar o negar todo aquello que no posea evidencias tangibles, del tipo que se da en un experimento científico de laboratorio.

Como consecuencia afirmaría imposible lograr probar la existencia de principios morales orientados por la determinación de lo bueno y lo malo. Diría que no puede probarse la existencia del bien ni del mal, que nadie puede hacerlo.

La contradicción del agnosticismo

Finalmente, el agnóstico cae en una contradicción cuando afirma que no existe conocimiento suficiente como para probar o negar la existencia de algo.

Si eso afirma debe demostrar que existen pruebas de su afirmación, evidencias tangibles y absolutas de que no existe tal posibilidad de conocimiento.

Y una cosa más…

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Vacío Religioso y en ContraPeso.info: Material Académico. En este último, existe una serie de definiciones y precisiones de términos posibles de usar como material en cursos y clases.

[La columna fue revisada en 2019-07]