¿Qué es tercermundismo? La definición del concepto de puede ser lograda examinando los elementos que forman esa manera de entender a la política.

Tercermundismo, definición y elementos

Este concepto puede ser bien comprendido examinando a los elementos que lo forman.

• El tercermundismo es una forma de pensar acerca de la economía y la política del mundo. Es una doctrina económico-política que busca explicar a la realidad del desarrollo y la prosperidad.

• Él está asociado con otras doctrinas y posiciones con mentalidades similares. Se le liga fácilmente con el socialismo y en general con las ideas de la izquierda, como el intervencionismo económico.

• Su esencia radica en ofrecer un panorama internacional que parte de la existencia de dos grupos de naciones en diferente estado de desarrollo: los países desarrollados y los países subdesarrollados.

• A estos últimos los bautiza con el nombre genérico de Tercer Mundo, en oposición a los desarrollados y que llama Primer Mundo. Esto abre la pregunta de quién entonces es el Segundo Mundo.

La respuesta sobre el Segundo Mundo es simple también. Son los países comunistas de los tiempos en los que el tercermundismo nació y que no tienen un papel protagónico en el resto de concepto.

Tercermundismo, su explicación del subdesarrollo

Esta doctrina propone explicar la situación de los países pobres, los del tercer mundo.

• El tercermundismo ofrece una explicación del subdesarrollo de los países en esa posición. Son países subdesarrollados porque los otros países son desarrollados. La pobreza de unos es el efecto de la riqueza de otros.

• El modelo económico del tercermundismo es un mecanismo unidimensional de causa y efecto. Los poderes coloniales, los países ricos, las empresas multinacionales, el imperialismo económico; todo lo de los países ricos, es la causa de la pobreza de los países calificados como pobres, es decir, el Tercer Mundo.

• Las soluciones del subdesarrollo giran alrededor de la idea del nacionalismo, es decir, del aislamiento económico del país. Un ejemplo muy claro es el cierre de fronteras a las exportaciones y la sospecha de toda inversión extranjera en el país.

La excepción internacionalista

Pero el tercermundismo tiene una notable excepción a ese aislacionismo nacionalista, el Movimiento de los Países no Alineados, fuera de la esfera del primer y del segundo mundos. Ellos sostienen pensamientos y doctrinas: la teoría de la dependencia, la liberación nacional y una enemistad diplomática y doctrinal clara en contra de los países desarrollados.

• Esa posición internacionalista coloca el tercer mundo en una aparente independencia, llamada no-alineación —la que coloca a esos países como amigos muy afines del segundo mundo. Es decir, de los países comunistas como la URSS y China Comunista con cuyas tesis doctrinales coinciden admirablemente.

• Buena parte de la noción del tercermundismo puede comprenderse mediante las denuncias que hace en contra del colonialismo, del neocolonialismo, del imperialismo, del capitalismo, del libre comercio y similares.

• Aunque la palabra ‘tercermundismo’ es muy poco usada en la actualidad, sus conceptos permanecen en buena parte de la retórica internacional de gobiernos como los de Venezuela y Cuba y, en general, en la retórica de socialistas.

El inicio

Su origen es la Conferencia de Bandung en 1955, con la asistencia protagónica de países africanos y asiáticos, no latinoamericanos. Ellos acordaron formar un frente internacional unificado sustentado en la idea de que su subdesarrollo era el efecto del desarrollo de los países ricos.

La participación protagónica latinoamericana principal se dio hasta 1974, con la aprobación de la ONU de la «Carta de los derechos y deberes económicos de los Estados», propuesta por Luis Echeverría, presidente de México y célebre por su tercermundismo.

Finalmente

Lo anterior permite formar una idea razonable de qué es el tercermundismo y, también, asomarse a las fallas que contiene.

Si la riqueza de los países desarrollados es producto de la pobreza de los subdesarrollados, queda sin explicación que causó la riqueza de los desarrollados cuando todos los países estaban en subdesarrollo económico.

Más aún, el colocar la culpa del subdesarrollo propio en causas externas impide encontrar las posibles causas internas de subdesarrollo. Por ejemplo, malas políticas económicas, falta de libertades, regímenes autoritarios y cleptocracia.

Como efecto real, el tercermundismo dejó solo en apariencia su idea de no-alineación para transformarse en una herramienta de propaganda socialista que favorecía a los países bajo el sistema comunista en el marco de la Guerra Fría (Cuba, por ejemplo, bajo el dominio soviético era un país no-alineado).