Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Animales y su Moral
Leonardo Girondella Mora
3 enero 2017
Sección: DERECHOS, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


Los animales con derechos y con un valor moral fue el tema de la siguiente conversación, la que resumo en sus partes medulares.

— Creo que los animales tienen derechos, que ellos tienen un estado moral en sí mismos y que ello nos obliga a darles un trato diferente al actual, por ejemplo, el no cazarlos ni comerlos —dijo la persona.

— ¿Podría usted ampliar eso que dijo? —le pedí.

— Pues eso, que los animales poseen una condición moral, no diferente a la humana, que nos obliga a no discriminar contra ellos, a tratarlos como iguales y prohibir cosas como la experimentación animal.

— ¿Iguales moralmente? Le pregunto porque la moral implica capacidad para pensar y distinguir entre acciones buenas y malas. Más aún, los humanos hablan y los animales no.

— No, usted está equivocado. Efectivamente, los animales no hablan pero se comunican de alguna manera y hay humanos que no hablan, como los mudos o quienes tienen algún problema de salud. Un enfermo de Alzheimer no puede decidir moralmente.

— Es cierto que algunos no tienen capacidad para pensar moralmente, como un bebé, pero eso no lo equipara con un gorila, ¿o sí? —pregunté.

— Mire, lo que creo es que los animales no son muy diferentes a nosotros los humanos, incluso creo que hay algunos animales que son superiores a algunos humanos, por ejemplo, un chimpancé comparado con una persona en coma, que es un vegetal.

— Pero esos son casos extremos. No me imagino que un chimpancé en coma sea atendido en un hospital atendido por otros de su especie. Le suplico sea más específico, quiero entender lo que usted piensa —le pedí.

— Muy bien. Piense usted en una característica humana que todos los humanos tengan sin excepción. No me diga que la razón, porque hay humanos que tienen el cerebro afectado. Tampoco me diga que el hablar, porque los hay que no pueden hablar ni oír.

— Siga, por favor.

— Las características humanas que todos los humanos tienen sin excepción no son realmente diferentes a las que tienen los animales, especialmente los primates. Por lo tanto, entonces, todos tenemos el mismo estatus moral, los humanos y los animales.

— ¿Dice usted, entonces, que los humanos y al menos algunos animales tienen derechos y un estatus moral? —pregunté.

— Sí, eso es lo que digo, exactamente. Debemos asignarles a los animales ese estatus moral y derechos iguales a los humanos.

— Creo que comprendí su posición. Ahora quiero hacerle una pregunta. Nosotros le asignamos, digamos a un gorila, derechos, pero ¿el gorila nos los asigna a nosotros, obligándole a no atacar a los humanos? —inquirí.

— No creo que usted entienda nada de esto.

— Solo soy curioso y presupongo que hay simetría en esto. Si nosotros desarrollamos derechos humanos y los llevamos hasta los animales, sería lógico que los chimpancés desarrollaran derechos animales y los ampliaran a los humanos. Eso nos haría realmente iguales —comenté.

— No, no, somos los humanos los que asignamos esos derechos para entender que hay muy poca diferencia entre humanos y animales. Recuerde que tenemos casi el mismo ADN que los chimpancés.

— ¿Cree usted que pueda convencer al chimpancé más brillante de que se debe comportar como humano por tener casi el mismo ADN? ¿Por ejemplo, persuadirlo de que se una a nuestra conversación?

— ¡Se está burlando de mí! Parece ser usted un zoofóbico que tiene el cerebro trastornado.

— No, en realidad solo quiero hacerle preguntas para saber más y en el trayecto creo que algunas preguntas son seguramente molestas, pero tienen buena intención.

&&&&&

La conversación terminó, desafortunadamente, sin que pudiera ampliar mi conocimiento sobre la posición de quienes equiparan a animales con humanos —algo que se maneja en la actualidad con frecuencia.

No desprecio a los animales, con excepción de algunos de ellos, como los insectos pozoñosos y otros con los que prefiero no tener contacto cercano. Pero creo que es un paso extremadamente difícil el probar que no hay diferencias sustanciales y esenciales entre ellos y los humanos.

A pesar de esas diferencias, imagino que como una responsabilidad humana de caridad y compasión hacia la Creación, el trato a los animales debe seguir ese principio general que es el de los humanos responsables de la Creación y que no invalida la posibilidad de comer un lomo de cerdo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras

Record de Visitas

ContraPeso.info logró en 2016 1,033,263 sesiones individuales de consulta, En nuestro primer año tuvimos 44,527 (datos de Google).