familia

Significado y definición de casamiento. Las dos interpretaciones comunes en la actualidad. Más un examen del real punto de partida del matrimonio y los elementos que hacen al casamiento algo único.

.

Significado de casamiento

El asunto de la familia y matrimonio. El cómo se entiende y aplica. Es algo casi imposible de ser visto con sosiego. Intentémoslo, en una sola faceta del gran tema del significado de casamiento

La faceta de su entendimiento, (1) el casamiento como contrato de relación temporal, o (2) como compromiso de unión vitalicia. Quizá esos dos puntos de vista permitan mostrar el origen de los desacuerdos.

Casamiento como unión comprometida y vitalicia

La comprensión tradicional es la de compromiso de unión vitalicia, entre un hombre y una mujer, para formar una familia con hijos y llevar una vida común de sus miembros.

Una especie de célula que da vida a la sociedad con estabilidad, seguridad y entendimiento entre sus miembros.

Tiene el casamiento, en esta definición, un carácter moral y sagrado, muchas veces con fuertes connotaciones religiosas. Es la creación de un lazo que une por decisión libre a dos personas.

Tiene todas esas connotaciones de vinculación, alianza, promesa a las que da un carácter permanente.

Un compromiso mutuo de unión amorosa y que crea eso que se llama familia. Una especie de refugio personal que crea el ambiente que necesita la procreación y educación de los hijos (los humanos necesitamos muy largos períodos de protección infantil).

Casamiento como contrato temporal

Del otro lado, está la definición que entiende al casamientto como un contrato de relación temporal entre dos. Un convenio simple, o acuerdo legalizado de trato sin necesidad vitalicia. Un tipo de contrato legal entre otros muchos, no muy diferente a un tipo de contrato de negocios.

El convenio puede romperse con facilidad legal pues es solo un acuerdo acordado por leyes. No hay nada que incluya elementos sagrados, ni especiales, ni compromiso de por vida. Ignora a los hijos y su protección y admite variaciones potenciales.

Nada hay en esta visión que haga ver al casamiento como una ceremonia que sucede una vez en la vida. No tiene rituales con significado, ni apunta a quienes lo acuerdan que eso es un cambio total en su existencia; que ya no serán los mismos de antes.

Un contrato que se rige usualmente por la obsesión igualitaria de nuestros días, estableciendo que cualquiera puede casarse pues es su derecho y no la aceptación de un compromiso más allá de lo legal. Es una pérdida del sentido real de la importancia que tiene el casamiento.

Significado profundo de casamiento

Tanta importancia tiene que, como escribe R. Scruton en How to be a conservative, «es un asunto de metafísica, no de convención […] un sacramento y no puede ser hecho ni desecho por el Estado».

Pérdida que puede verse en quienes que se casan sin otra ceremonia que una mudanza de pertenencias y, tal vez. una firma en un documento legal.

Esto es resaltar la reducción del significado del casamiento. Está pasando de ser una nueva existencia de dos que se comprometen mutuamente y de por vida, y destinada a crear vida nueva, a convertirse en un contrato temporal de permiso genérico para una vida en común y el uso mutuo de genitales aprobado por la ley.

Esas dos maneras de comprender al casamiento y su consecuencia, la familia, es una manifestación del abandono del sentido de lo espiritual, de lo inmaterial. Un resultado lógico del materialismo que crea el ansia de la satisfacción de corto plazo y odia lo que requiera esfuerzo para recompensas futuras.

Es, al final de cuentas, una degradación de la opinión que tiene el ser humano de sí mismo. Quien vea al casamiento como un contrato de relación temporal, con validez legal, mucho me temo, sin quizá darse cuenta, se ha degradado a sí mismo.

Eso es curioso porque la soberbia que está implícita en la renuncia a lo sagrado, conduce a la pérdida de la dignidad propia. Cuanto más altanería se tiene, menos valor se concede a uno mismo.

En fin, solo intenté exponer dos significados del casamiento apuntando esa terrible pérdida del sentido de los sagrado, que es lo que sostiene al matrimonio como algo que es mucho, pero mucho más, que un contrato legal de unión.

Casamiento, los elementos de su definición

Con lo anterior en mente, examino ahora el significado del casamiento a través de los elementos que lo componen y que comienzan con un punto de partida inevitable.

Amor, el principio y origen

Comienzo por fijar mi punto de partida, el principio central del amor entendido mínimamente como el tratar a otros como uno quisiera ser tratado, llegando incluso a la posibilidad del sacrificio personal en beneficio de otro.

Ese principio de amor, es decir, de consideración por otro es la clave de la convivencia humana. Una sociedad que viviera integralmente ese principio sería la ideal.

Sin embargo, la imperfección humana, su inclinación a violar ese principio, obliga a aceptar la imposibilidad de vivir el ideal. La única expectativa razonable es esperar que ese principio sea violado con cierta frecuencia.

Lo anterior crea la obligación de aceptar la existencia de lo opuesto al amor y la necesidad de evitarlo o castigarlo bajo el principio mínimo de no hacer a otros lo que no se desea que a uno le hagan, que es el principio esencial de la ley implantada por el gobierno.

Casamiento y amor

De las consideraciones anteriores es posible entrar ya al tema del casamiento, el matrimonio y la familia.

• El principio del amor sigue siendo el criterio central de convivencia y sería un matrimonio ideal ese en el que en todo momento y bajo cualquier circunstancia dominara el amor.

Claramente no es una expectativa razonable dada la imperfección humana y, por ende, debe aceptarse la existencia de situaciones en las que se tenga lo contrario al amor. Cosas como conflictos, egoísmos, infidelidades, y otros más.

• Como antes, la imperfección humana obliga a aceptar la existencia de sucesos matrimoniales que no son ideales, donde la ley se dedica a evitar y castigar casos en los que se viola el principio mínimo de no hacer a otros lo que no se quiere que le hagan a uno.

Esto es lo que hace la ley que castiga casos de violencia familiar, abuso infantil y otros similares.

Mi tesis es entonces algo más sencilla de explicar: el casamiento es algo que va mucho más allá de ser visto como una forma de convivencia social. Hay cosas que hacen del matrimonio algo muy especial.

El caso único del casamiento

• El casamiento es visto como algo diferente, un momento sagrado que marca una etapa en la vida personal. Es un vínculo sagrado y alto que no es igual a ningún otro durante la vida personal.

Va mucho más allá que un contrato de trabajo, o un acuerdo comercial, o un tratado político. Tiene una naturaleza distinta y propia que supera la idea de ser un acuerdo mutuo y libre de vivir juntos.

• Para el casamiento la base sigue siendo el amor, que puede entenderse como la intención de hacer feliz al otro, a lo que se añade un elemento que lo hace incluso más especial: el sexo.

El matrimonio es, en una de sus partes, amor en un sentido altruista, pero unido a la pasión física. Hay un fuerte elemento erótico en el matrimonio, no tanto como cimiento, sino como deseo exclusivo mutuo entre dos.

La otra persona es lo suficientemente amada como para prometerle la combinación de amor-pasión en exclusiva. El motor de esto es el amor como decisión que excluye la pasión por otros.

• Lo especial y diferente del casamiento llega a un clímax con la consecuencia natural del amor-sexo: los hijos, la continuación de la vida. Esto hace comprender mejor el carácter sagrado del matrimonio, la creación de vida, de nuevas personas.

Esto tiene repercusiones, especialmente la de entender al casamiento como matrimonio, como familia. Y a la familia como una complementación sexual orientada en buena parte a la creación de vida.

• La naturaleza única del casamiento es apuntalada por otra idea congruente con esa naturaleza, su duración inextinguible. No tiene otro plazo concebible que el de la muerte de uno de sus miembros.

Esto coincide admirablemente con un rasgo humano, que es el largo período de desarrollo de las personas y que requiere mucho más que los nueve meses de gestación.

Necesita años de preparación, educación, maduración, para llegar a una etapa de supuesta autosuficiencia.

Lo que he tratado de hacer es apuntar elementos del casamiento que lo hacen algo muy distinto y especial dentro de la sociedad.

La pérdida de este sentido de ser único y muy especial, distinto a las demás instituciones sociales, es una ausencia notable en la sociedad y tendrá consecuencias serias.


.

Y unas cosas más para el curioso…

Conviene ver:

.