Ciclo C

Inicio TEXTOS DE UN LAICO Ciclo C

27 Domingo Ordinario (ciclo C)

textos de un laico

No nada más debemos ser cada uno de nosotros en lo individual quienes tengamos fe, sino que también debemos llevar esa fe a los demás.

Jesucristo Rey (ciclo C)

textos de un laico

Reconocerle como nuestra luz, el guía que nos conduce, el rey que nos lleva a su reino...

15 Domingo Ordinario (ciclo C)

textos de un laico

Entender a la libertad correctamente. No como la posibilidad de hacer lo que queramos, sino como la oportunidad de hacer lo que debe hacerse.

28 Domingo Ordinario (ciclo C)

textos de un laico

Nuestra distancia con respecto a Dios, estableciendo que esa distancia la construimos nosotros, que la cercanía con Dios es disposición nuestra...

3 Domingo Adviento (ciclo C)

textos de un laico

Jesús llega y su llegada nos señala lo que debemos hacer, que es lo mismo que él hace: amar.

Ascensión del Señor (ciclo C)

textos de un laico

Dios nos dice que podemos ser santos, que la santidad es posible para todos sin excepción en nuestra vida, si la santificamos buscando al Espíritu Santo.

21 Domingo Ordinario (ciclo C)

textos de un laico

Nuestra misión seguramente no está en una remota villa, sino en la comida familiar , en las conversaciones con nuestros hijos, en cada ocasión diaria, por pequeña que sea.

24 Domingo Ordinario (ciclo C)

textos de un laico

24 Domingo Ordinario (ciclo C).T enemos un Padre que nos ama, que está dispuesto a perdonarnos no importa lo que hayamos hecho, desea que estemos con Él

1 Domingo Cuaresma (ciclo C)

textos de un laico

Dios debe ser respetado. Dios es nuestra protección, gracias a él podemos soportar las pruebas y dificultades de nuestra vida terrenal.

31 Domingo Ordinario (ciclo C)

textos de un laico

También nosotros debemos hacer algo para acercarnos a Dios. Quedarnos perezosamente sentados no nos lleva a nada...

Recomendables

Recientes

textos de un laico

2 Domingo Cuaresma (ciclo B)

Y escuchar a Jesús es lo que debemos. Escucharle con confianza absoluta. ¿Cómo no hacerlo si Dios sacrificó a su hijo por nosotros? ¿Qué más demostraciones pueden pedirse?

Subscribe to our mailing list

* indicates required