Los conceptos de exclusión e inclusión social. Definición y características. Un examen de las políticas de inclusión y la actitud incluyente.

7 minutos

Introducción

Inclusión y exclusión social, dos conceptos con significado opuesto y que forman parte del lenguaje político y económico frecuente.

Inclusión social: definición y significado

La expresión revela una intención admirable, bien expresada en esta definición:

«[…] la tendencia a posibilitar que personas en riesgo de pobreza o de exclusión social tengan la oportunidad de participar de manera plena en la vida social, y así puedan disfrutar de un nivel de vida adecuado». significados.com. Énfasis en el original.

Esa vaguedad se resuelve en esta otra definición:

«La inclusión social es el acceso a toda persona a la educación, servicios de salud, oportunidades de trabajo, vivienda, seguridad, etc. dentro de una sociedad; sin importar su origen, religión, etnia, orientación sexual, capacidad intelectual, género, situación financiera, entre otros». economipedia.com

Significado

De lo anterior puede concluirse que la inclusión social es una idea que propone ayudar a quienes, por alguna razón, se encuentran e una situación que no les permite tener una participación completa en asuntos económicos, políticos, laborales, educativos y demás.

Pertenece, por tanto, a las nociones de sociedades igualitarias en el sentido de reclamar mejorar la situación de quienes tienen desventajas de algún tipo.

La idea está escasamente definida y solo se refiere a las buenas intenciones de mejorar la vida de quienes se encuentran en situaciones de desventaja. Pero puede ser mejor entendida con ejemplos específicos, como estos:

  1. Agregar más mujeres en profesiones en las que hay más hombres.
  2. Incluir etnias no presentes en medios de comunicación.
  3. Añadir personas de una religión no mayoritaria en las organizaciones.
  4. Dar becas a jóvenes que no tienen recursos para estudios superiores.
  5. Otorgar subsidios a agricultores de subsistencia.

Características de la inclusión social

Las definiciones anteriores y los ejemplos de inclusión social permiten tener una idea aproximada del concepto y crear la idea de una buena intención que debe intentarse.

Sin embargo, antes de eso, deben examinarse las características de esa muy buena intención.

1. Un loable propósito

Ayudar a las personas que están en una mala situación es una intención positiva y siempre lo ha sido. Es el viejo principio de la caridad y de la compasión inspirada por la Regla de Oro.

Nada de original existe en este elemento de la inclusión social y que únicamente describe su intención y meta.

2. Opuesta a la exclusión social

Otra característica que ayuda a su entendimiento es el examen de la situación que ella pretende combatir y que se suele llamar exclusión social. Ella ha sido definida así:

«La exclusión social es la falta de participación de segmentos de la población en la vida cultural, económica y social de sus respectivas sociedades debido a la carencia de los derechos, recursos y capacidades básicas (acceso a la legalidad, al mercado laboral, a la educación, a las tecnologías de la información, a los sistemas de salud y protección social) factores que hacen posible una participación social plena». es.wikipedia.org

Pero también de esta otra manera:

«“Proceso mediante el cual los individuos o grupos son total o parcialmente excluidos de una participación plena en la sociedad en la que viven” (European Foundation, 1995:4). Tal proceso, opuesto al de “integración social”, da lugar a una privación múltiple, que se manifiesta en los planos económico, social y político». dicc.hegoa.ehu.eus

Vuelve a verse la vaguedad de las ideas, aunque sobrevive la buena intención de ayudar a quienes están en situaciones indeseables, como baja educación o poco acceso a servicios médicos.

3. Mentalidad sectorial

El enfoque de la inclusión social es grupal, es decir, pone su atención en grupos y no es personas.

Su sustento radica en el encontrar sectores diversos entre los que encuentra diferencias y proponer hacer desaparecer esas diferencias. desafortunadamente no hace distinciones claras entre diferencias espontáneas producto de la libertad personal y diferencias forzadas por acciones de discriminación indebida.

La dificultad que enfrenta es la nula atención que coloca en diferencias causadas por decisiones personales libres y no por situaciones forzadas. En otras palabras, tienen a generalizar y suponer que todos en cada sector formado son iguales entre sí.

4. Énfasis en poder político

Aunque no está contendido en la definición usual de inclusión social, su herramienta preferida es la intervención gubernamental para remediar la diferencia que encuentra entre sectores que ha definido como excluyentes.

Un ejemplo de esas acciones intervencionistas en el establecimiento de cuotas de mujeres en cuerpos legislativos en los que se encuentra que hay mayoría de hombres, concluyendo que hay exclusión de ellas.

«Desde que en 2014 se reformó el artículo 41, en México hay más mujeres en la política. A partir de entonces los partidos políticos tienen la obligación de “garantizar la paridad entre los géneros, en candidaturas a legisladores federales y locales”. La imposición de una cuota del 50 por ciento para lograr la repartición equilibrada de mujeres y hombres en las candidaturas ha llevado a que en el ciclo electoral que termina este año haya 212 diputadas entre los 500 integrantes de la Cámara de Diputados. Sin embargo, en otros espacios políticos hay un vacío estremecedor: de los 32 estados solamente uno, Sonora, es gobernado por una mujer». nytimes.com

No es casualidad que exista un Ministerio de Inclusión Económica y Social, otro de Desarrollo e Inclusión Social y de Seguridad Social y Migraciones.

5. Enfoque igualitario único

Ya que la inclusión social se concentra en determinar diferencias o exclusiones entre grupos y su remedio es la igualación por medio de actos de gobierno, suele convertirse en un enfoque unidimensional que descuida otras variables importantes.

Un efecto no intencional de la inclusión social es la pérdida de la valoración de la libertad como el sustento de regímenes democráticos y republicanos, lo que abre la puerta a gobiernos de poder concentrado y pérdida de prosperidad.

Igualmente, el enfoque unidimensional tiende a confundir conceptos y suponer que desigualdad y pobreza son lo mismo, cuando no lo son. Más el desaprovechamiento de talento y mérito que producen cuotas forzadas de igualación.

Es desafortunado que eso suceda porque la intención de la inclusión social es muy admirable.

Conclusión

Ha sido expuesto y examinado el concepto de inclusión social y su opuesto, el de exclusión social, incluyendo sus características y riesgos.

Mientras que la intención de ella es digna de todo elogio, su aplicación práctica resulta demasiado reducida a un punto de vista. Esto puede llevar a situaciones absurdas como forzar a iglesias a emplear personal opuesto a su religión.

O como forzar al Atlético de Bilbao a contratar jugadores no vascos. Es posible que existan exclusiones merecedoras de atención, pero no todas lo son. Muchas de ellas pueden ser simples productos de decisiones libres de las personas, aunque otras no.

Apartheid era sign«Apartheid era sign» by WPAUMC is licensed under CC PDM 1.0

Una situación de aparheid es claramente una situación que se entiende mejor como discriminación que como exclusión.


Otros lectores también leyeron…

[Actualización última: 2021-11]