Una buena práctica de evaluación de decisiones pero que puede desvirtuarse. El riesgo de limitación de visión que puede llevar a errores graves, especialmente en política. La visión de corto plazo y las metas que ella produce.

Tiempo de lectura estimado: 6 minutes

Introducción

Las metas y visiones de plazo corto son parte de las decisiones de todo tipo. Son consideraciones que se valoran en la evaluación de la calidad de las acciones a implantar. No es negativo tomarlas en cuenta, al contrario.

Sin embargo, cuando ellas se convierten en el criterio único o central de la toma de decisiones, se convierten en un peligro considerable. Este problema es especialmente riesgoso en las políticas públicas y otras acciones gubernamentales.

Definición de términos: ¿qué es corto plazo?

La pregunta obvia es cuánto tiempo significa «corto». La respuesta usual es un tiempo inferior a 12 meses.

«Entenderemos como “Corto Plazo (c/p)” aquel período temporal dentro de un horizonte igual o inferior a 12 meses; es decir, un año. Por el contrario, encuadraremos dentro del “Largo Plazo (l/p)” a aquellos sucesos futuros dentro de un plazo superior a un año». iberley.es

Eso lleva a la diferencia clara entre largo y corto, suponiendo que ‘largo’ se refiera a períodos superiores a los 12 meses. Algo que sugiere la pregunta inmediata de si 14 meses es ya uno largo.

Algo más complejo es su entendimiento en el sentido de la Economía:

«Para el análisis económico, el corto plazo es aquel período de tiempo en el que al menos un factor productivo permanece constante; no se corresponde exactamente con un período concreto de tiempo, ni tiene por qué ser necesariamente breve». guiasjuridicas.wolterskluwer.es

Aunque inevitablemente se refiere a tiempo, esta comprensión del corto es más operativa y se basa en el período en el que no es posible hacer cambios importantes que modifiquen algún factor central.

«Por ejemplo, si un hospital acoge a pocos pacientes en un año, pero ya tiene contratados doctores, enfermeras y médicos por periodo de un año, no tiene más opción que reducir sus ganancias». efxto.com

Una idea simple es considerar corto a ese período en el que la decisión tomada no admite cambios de factores fijos que permitan corregirla o adaptarla a nuevas circunstancias. Pero seguramente podrán modificarse los factores variables, como el uso de electricidad en ese hospital.

¿Qué son los plazos corto, mediano, largo?

Las cosas se hacen un poco más complicadas con la distinción de plazos y metas de largo, mediano y corto. No hay respuestas precisas y el asunto de convierte en uno de consideraciones razonables.

«Para la mayoría de los inversores de medio y largo plazo, me parece aceptable considerar que el corto plazo son meses, el medio plazo entre 2 y 5 años, y el largo plazo a partir de 10 años y hasta el plazo indefinido». invertirenbolsa.info

La realidad es que sí existen períodos de diferente duración y eso se entiende, pero existe la dificultad de precisarlos con exactitud. Realmente no hay una gran necesidad de hacerlo y afirmar que el mediano inicia a los 12.1 meses. Ni que el largo comienza a los 38 meses.

La utilidad de plazos de diferente duración

La distinción de períodos de tiempos distintos es un útil instrumento de análisis para la evaluación de las decisiones a tomar. Es de beneficio separar metas o propósitos en diferentes puntos del tiempo, pero sobre todo conocer la posibilidad de tomar acciones correctivas o de adecuación a circunstancias cambiantes.

Más aún, el marco mental de períodos de tiempo con duración distinta ayuda a considerar los efectos no intencionales que en el caso típico tienen buenos resultados en el corto, pero malos en el largo.

O, viceversa, acciones de efectos negativos en el corto, pero de consecuencias positivas en el mediando y largo.

La lección es obvia. Al tomar decisiones deben considerarse los plazos de toda duración, desde el corto hasta el largo. Enfocarse en el menos ignorando el mayor lleva a decisiones erróneas, por ejemplo, a inyectar dinero en una economía. Ello produciría un boom de crecimiento en el corto, pero inflación en el largo.

En otras palabras, una decisión justificada en los resultados de corto plazo que se espera tendrá es una equivocación seria y grave. Deben tomarse en cuenta también los efectos en períodos de más duración.

Los otros errores

Lo anterior lleva a una posible clasificación de errores en la toma de decisiones. Todos ellos producidos por poner de lado el análisis de las consecuencias de decisiones que se enfocan solo en las metas de corto plazo.

1. Ignorar plazos mediano y largo

Esto es lo visto antes. Un error grave que consiste en poner toda o caso toda la atención en los resultados esperados inmediatos, sin considerar los resultados de las acciones en períodos de mayor duración.

Por ejemplo, la prohibición de importación de ciertos bienes puede beneficiar en el plazo corto a los fabricantes nacionales, pero en plazos mayores promoverá la formación de mercados negros de contrabando y financiará al crimen organizado.

2. Olvidar efectos amplios

Este probable error ya no es de plazos de tiempo, sino de amplitud o cobertura de los resultados específicos y sus consecuencias generales. Un plan de gobierno puede, por ejemplo, tener la meta de ayudar a campesinos con precios de garantía.

Pero el dinero dedicado a esos precios de garantía tiene un costo de oportunidad que afecta a otros, en otros sectores de la economía.

3. Ignorar consecuencias imprevistas

La otra posible equivocación es una posibilidad que con frecuencia se olvida, la de analizar la posibilidad de consecuencias negativas imprevistas. Por ejemplo, una reducción de tasas de interés producirá a la corta un boom económico al abaratar las inversiones, pero a la larga, sin buscarlo, puede crear una crisis considerable.

Conclusión

Han sido examinadas la visión de corto plazo y las metas que ella produce. Una buena práctica de evaluación de decisiones pero que puede desvirtuarse. El riesgo de limitación de visión que puede llevar a errores graves, especialmente en política.

Otros lectores también leyeron…

[Actualización última: 2022-01]

Artículo anteriorFilosofía de la libertad económica
Artículo siguienteMercados negros y economía informal
Lector frecuente y culto, defensor de la libertad y de la moral objetiva. Cofundador de Contrapeso.info.