Una metáfora que ilustra el funcionamiento curioso de los mercados libres más allá y mejor que las intenciones de las personas. El significado de «la mano invisible».

6 minutos

Introducción

Es una de las frases más memorables de la Economía como ciencia y en concreto de la Economía Clásica.

La idea fue escrita en el célebre libro de Adam Smith, La riqueza de las naciones, publicado en 1776 (el título completo del libro revela su propósito, Una investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones).

La cita del párrafo

La mano invisible tiene el origen de su popularidad en un párrafo famoso que dice así:

«Cada individuo … no tiene la intención de promover el interés público, ni sabe cuánto lo está promoviendo … solo busca su propia seguridad; y al dirigir ese trabajo de tal manera que su producción pueda ser de mayor valor, solo pretende su propio beneficio, y en esto, como en muchos otros casos, es conducido por una mano invisible para promover un fin que no era parte de su intención». The Wealth Of Nations, Book IV, Chapter II, p. 456, para. 9. Mi traducción y énfasis.

La idea es realmente llamativa: una persona que solo busca su propio beneficio termina promoviendo en interés público, conducido por una mano invisible. La metáfora de Adam Smith.

La otra cita de la mano invisible

Menos conocida y de la otra obra de Adam Smith, anterior a La riqueza de las naciones, esta idea debe citarse:

«[Los ricos] consumen poco más que los pobres, y a pesar de su egoísmo y rapacidad naturales… dividen con los pobres el producto de todas sus mejoras. Son guiados por una mano invisible para hacer casi la misma distribución de las necesidades de la vida, que se habría hecho, si la tierra se hubiera dividido en porciones iguales entre todos sus habitantes, y así sin proponérselo, sin saberlo, avanzar el interés de la sociedad, y proporcionar medios para la multiplicación de la especie». The Theory Of Moral Sentiments, Part IV, Chapter I, pp.184-5, para. 10. Mi traducción y énfasis.

📌 Otra vez la misma curiosa idea de estar en busca del beneficio personal y sin tener otro propósito que ese, contribuir al interés de la sociedad.

La mano invisible del carnicero

Hay otra cita que hacerse. No contiene la frase famosa, pero sí la misma sorprendente idea de estar logrando algo bueno sin realmente proponérselo.

«No es de la benevolencia del carnicero, el cervecero o el panadero de donde esperamos nuestra cena, sino del cuidado de sus propios intereses. Nos dirigimos, no a su humanidad, sino a su amor propio, y nunca les hablamos de nuestras necesidades sino de sus ventajas». The Wealth Of Nations, Book I, Chapter II, pp. 26-7, para 12. Mi traducción

Adam Smith«Estatua de Adam Smith en Edimburgo» by angus mcdiarmid is licensed under CC BY-NC 2.0

La metáfora de la mano invisible de Adam Smith

La frase debe comprenderse de manera no literal, aunque suene obvio y parezca que no es necesario decirlo. No significa que en verdad existe una gran mano que nadie ve y que va haciendo que la gente haga cosas de las que nadie se da cuenta.

Una metáfora

Eso es una figura del lenguaje por la que una cosa es expresada por otra creyendo que eso ayuda a su comprensión y atractivo. Es una manera de enriquecer el lenguaje.

Ejemplos: está echando chispas, lo tienen bajo la lupa, las nieves del tiempo platearon sus sienes, el tiempo es oro, estoy entre la espada y la pared. Y, por supuesto, «es conducido por una mano invisible para promover un fin que no era parte de su intención».

La idea esquemática

La esencia de la mano invisible es un mecanismo que usualmente sorprende, pero que es común y se puede clasificar dentro de la teoría de los efectos no intencionales. Esta es una idea que fue explicada mediante una fábula en la obra de B. Mandeville, a principios del siglo 18, La Fábula de las Abejas.

Puede ser expresada de esta manera, usando al carnicero:

  • Él vende carne.
  • Mediante su venta busca hacerse de recursos, tener beneficios propios.
  • Con esos recursos busca vivir mejor él y su familia.
  • El carnicero no tiene otro propósito en su mente.
  • Sin embargo, haciendo eso logra que otros tengan acceso más fácil a ese alimento.
  • Los otros terminan recibiendo un beneficio en el que el carnicero no ha pensado.
  • La mano invisible: buscando su beneficio hace el bien a otros sin que ese bien sea intencional.

El contexto en el que eso sucede

Ese mecanismo de beneficio involuntario a otros cuando se persigue el beneficio propio es como funcionan los mercados libres. Ellos hacen que las personas hagan el bien sin quererlo.

Por medio de personas actuando en libertad y que buscan tener medios para una vida mejor, se tiene un resultado que no fue parte de sus intenciones, el beneficio de otros.

Es posible suponer además que este funcionamiento de la libertad económica no es perfecto. No lo puede ser por una simple razón, la imperfección humana. Será inevitable que sucedan abusos, engaños, errores y demás, pero eso no significa que haya un sistema mejor sin esos defectos. En realidad, no se conoce un sistema mejor para lograr prosperidad.

Conclusión

La mano invisible de Adam Smith es una metáfora que sirve para ilustrar el curioso funcionamiento de la libertad económica.

Las personas, todas y cada una de ellas, toma decisiones y actúa buscando mejorar su situación personal y familiar, pero sin estar consciente de ello ni proponérselo su conducta produce beneficios en otros.

Recuerda a la idea de F. Bastiat sobre las cosas que se ven y las que no se ven. E indica la creencia de que un mercado de personas libres, con muy escasa intervención estatal, produce en mayor bienestar posible.


Otros lectores también leyeron…

[Actualización última: 2022-01]

Artículo anterior¿Qué es autonomía? Significado y efectos
Artículo siguienteLey de hierro de la oligarquía. Formulación y significado
Más de cuatro décadas de escribir columnas de opinión y análisis políticos en periódicos y en línea. Autor de tres libros.