La definición de autonomía, su significado, efectos y uso. El balance de libertades entre personas e instituciones. ¿Qué significa ser autónomo?

5 minutos

Introducción

La autonomía es un término que hace referencia a la capacidad de alguien, sea persona o grupo de ellas, para actuar por su cuenta y criterio, sin impedimentos por parte de otros.

Ser autónomo es una noción ligada a la de gobernarse a sí mismo, el autogobierno, desde la persona misma hasta un país entero. Y tiene, por tanto, una estrecha relación con la libertad y la responsabilidad.

¿Qué es autonomía?

Vista en lo general, es la capacidad para pensar, decidir, actuar y aceptar las consecuencias de las acciones propias. Eso puede aplicar a personas individuales, pero también a grupos y comunidades de gran tamaño.

Eso puede verse en esta definición:

« [1] Potestad que dentro de un Estado tienen municipios, provincias, regiones u otras entidades, para regirse mediante normas y órganos de gobierno propios. [2] Condición de quien, para ciertas cosas, no depende de nadie». dle.rae.es

Libertad personal y autonomía institucional

Puede hablarse de una persona autónoma, es decir, libre. Pero también de un país autónomo, es decir, soberano. Esto complica las cosas, pues en la situación de autonomía de una institución debe también incorporarse la idea de la autonomía personal, las libertades de quienes son parte de esa institución.

Por ejemplo, en los casos de autonomía universitaria, ello se interpreta usualmente como la capacidad de esa institución para decidir su administración sin que exista interferencia de nadie externo, especialmente del gobierno. Pero ella tiene esa autonomía sin que signifique que sus miembros pierdan la suya personal.

Es un balance complicado entre libertades de grupos organizados de personas y que se ilustran bien en los regímenes democráticos y republicanos, cuya misión central es el autogobierno de personas libres.

Heteronomía

Cuando no se goza de una situación de libertad personal, se está en lo opuesto, heteronomía: una vida «según reglas que le son impuestas, y que en el caso del ser humano se soportan contra la propia voluntad o con cierto grado de indiferencia».

Sin embargo, sería absurdo que tener un estado de derecho sea equivalente a algo impuesto que se soporta pero que somete a la persona. Igualmente, sería muy aventurado reclamar como indebida una situación en la que se es responsable de las acciones propias, o en la que se castiga el robo.

Riesgo y equilibrio

El significado de autonomía es la capacidad para decidir actuar sin intromisión externa aceptando la responsabilidad de las acciones realizadas.

Reclamo de liberación

Llevada al extremo, ella puede convertirse en una declaración del derecho a no respetar nada, es decir, una liberación personal total y que hace de cada persona una fuente de normas morales individualizadas. Esta es la posición postmoderna que todo considera relativo, sin valor propio y donde no existe el concepto de responsabilidad personal.

Claramente, la autonomía personal no puede ser llevada al punto en el que ella se convierta en irresponsabilidad individual continuada. Tampoco puede llegar al extremo por el que una institución o gobierno tenga permitido todo dentro de su campo.

Desequilibrio

Es el asunto mencionado antes: el balance entre las autonomías personales e institucionales. Es el equilibrio de la libertad ciudadana con el poder político.

Un país autónomo y soberano reclama respeto a sus decisiones internas de gobierno, pero esta posición de independencia política no puede llevarse al extremo de creer que todo lo está autorizado internamente. Si eso reclama el gobierno, eso mismo debe conceder a sus ciudadanos, autonomía y libertad.

Ventana de idea afines la autonomía

Una gran variedad de ideas surgen de la posibilidad de ser autónomo. Una de ellas es la de la definición causal de pobreza. Otras son las de la liberación personal y las mentalidades expresadas en «sé tú mismo» y «haz lo que quieras».

Una manera de manifestar el deseo de autonomía es la de reclamos de moral democrática. Se plantea, además, el problema de cómo gobernar a personas y los límites de un gobierno. Las nociones de autarquía y autárquico también se relacionan con el tema, junto con el de aislacionismo, que es la autonomía llevada al absurdo. Más la llamativa idea del vigilante moral que ama.

Conclusión

El concepto tiene un significado atractivo pero no exento de riesgos.

Ella puede ser entendida como la capacidad, facultad y derecho que tiene toda persona para actuar en libertad, tomando sus propias decisiones y actuando según su criterio. Haciendo todo eso sin que otros puedan impedirlo. Esta es en su fondo una definición de libertad.

En el terreno institucional, la autonomía es la capacidad, facultad y derecho a gobernarse a sí mismos quienes forman parte de esa institución, con sus propias normas, leyes y disposiciones.

Ambas ideas tienen el peligro de ser exageradas hasta el punto que la autonomía pueda ser interpretada como la separación personal o institucional de toda norma y responsabilidad.


Otros lectores también leyeron…

[Actualización última: 2022-01]

Artículo anteriorAutarquía y autárquico: significado.
Artículo siguiente¿Qué significa «la mano invisible» de Adam Smith?
Lector frecuente y culto, defensor de la libertad y de la moral objetiva. Cofundador de Contrapeso.info.