La formulación de un principio que apunta a la inevitabilidad de que toda organización, por democrática que ella sea, tenderá a ser dominada por una minoría. Un argumento contra la posibilidad de una democracia. ¿Qué significa la ley de hierro de la oligarquía?

7 minutes

En resumen: preguntas y respuestas

¿Qué significa la ley de hierro de la oligarquía?

Ella propone que todas las organizaciones caerán sin remedio en el poder de una minoría que las dominará. No hay excepciones, ni siquiera la de organizaciones fundadas en principios democráticos.

¿Cuál es la formulación de la ley de hierro de la oligarquía?

No importa qué tan democrática quiera ser una organización, todas ellas contienen tendencias oligárquicas que les harán ser conducidas por la voluntad de una minoría.

¿Cuáles con los argumentos de esa ley?

Primero, las mayorías tienden a gustar tener líderes que les sirvan de guía. Segundo, el crecimiento de las organizaciones causa especialización de funciones y complejidad de manejo, lo que llama a los pocos preparados.

¿Qué consecuencias tiene la ley de hierro de la oligarquía?

Muestra la realidad de la democracia y sus riesgos. Revela la verdad de los intereses personales de todos y que tienen una manifestación clara en el deseo de poder de los gobernantes. Ilustra también los deseos de muchos de encontrar a líderes a quiene se cede poder,

Introducción

Esa ley de hierro fue propuesta por Robert Michels a principios del siglo 20. Esa ley establece que por necesidades propias de cualquier organización, ella será conducida por una minoría, incluso a pesar de querer ser una organización democrática.

La ley, que tiene una explicación muy sólida, constituye un argumento en contra de la democracia, al menos en sus interpretaciones más extremas que idealizan una sociedad conducida por la voluntad de todos.

La ley de hierro de la oligarquía

Primero, ¿qué es una ley de hierro?

Ella hace referencia a un principio inevitable que aplica a la conducta humana, sucesos que son inexorables. Una especie de leyes que intentan describir lo que sucede aplicando principios expresados como si fuesen imposibles de evitar.

Pueden ellas describir propuestas razonables y fundamentadas, pero también creencias poco acertadas y difíciles de justificar. Su principal problema es la simplicidad combinada con la certeza.

La ley del hierro de la oligarquía

Es un principio que se propone es inevitable y que afecta a toda organización sin excepción: ella será gobernada sin remedio por una minoría. Lo especialmente llamativo es que la ley aplica también a organizaciones que se suponen democráticas, incluso las más extremas.

La ley ha sido bien explicada así:

«[…] todas las organizaciones, incluidas las comprometidas con los ideales y las prácticas democráticas, sucumbirán inevitablemente al gobierno de una élite (una oligarquía). La ley de hierro de la oligarquía sostiene que la democracia organizacional es un oxímoron. Aunque el control de la élite hace que la democracia interna sea insostenible, también se dice que da forma al desarrollo a largo plazo de todas las organizaciones, incluidas las retóricamente más radicales, en una dirección conservadora». britannica.com. Mi traducción.

¿Por qué es inevitable?

📌 Porque las organizaciones necesitan liderazgo de calidad, división o especialización de funciones y autoridad central. Es decir, surge una minoría en posiciones superiores, con cualidades que al llegar a posiciones de poder hacen surgir a la minoría que manda y ordena a la organización. También, las mayorías quieren y desean seguir a líderes.

La idea es razonable y tiene como efecto central el considerar al menos que las organizaciones democráticas estarán continuamente en riesgo de perder su naturaleza convirtiéndose en organizaciones dominadas por minorías —y, posiblemente, con el agrado de mayorías.

La formulación de la ley de hierro de la oligarquía coincide con la idea del interés personal de los líderes que ellos colocan por encima del interés de los demás. Aunque hayan llegado al poder por medio de la aprobación mayoritaria, ellos tenderán a elevar y conservar su poder, no importan las consecuencias.

Ideas asociadas

La Teoría de la Elección Pública propone que los gobernantes y burócratas anteponen sus intereses al interés común. De ellos puede esperarse esa tendencia oligárquica a aumentar su poder y conservarlo, incluso cueste lo que cueste. En otras palabras, no espere nadie que el gobernante sea un ángel de bondad ni un experto que todo lo sabe —hipótesis frecuentes para muchos.

También, esta ley puede asociarse con la idea de K. Popper, la que previene los riesgos de la tendencia popular a resolver el problema político poniendo atención casi exclusiva en quién gobierna y no en cómo gobierna (estado de derecho y limitación del poder)

El concepto de hombre-masa y el de muchedumbre, propuestos por Ortega y Gasset pueden asociarse con el fenómeno de las mayorías que aspiran a tener líderes a los que seguir cediéndoles su libertad y facilitando un gobierno separado del resto.

La idea de república puede considerarse como un sistema de protección en contra del exceso de poder al que tiende toda oligarquía y cómo su necesidad puede ser conducida. También, el concepto de populismo puede asociarse al mostrar el proceso de llegada al poder de élites que quieren conservar el poder.

Este principio inevitable de dominio de una minoría se muestra como uno que afecta a toda organización política de cualquier signo, sea de izquierda o derecha, progresista o liberal. Un partido de izquierda puede acusar a sus opositores de oligarcas al mismo tiempo que él ser una estructura oligárquica también.

Ventana de ideas afines

La idea de la columna evoca preguntas naturales sobre algunos conceptos. ¿Qué es democracia? y ¿Qué es aristocracia? También provoca curiosidad sobre la aristocracia y la oligarquía, además del significado de las élites y el efecto de los grupos de presión.

La ley ilustra lo que propone como una realidad, sin evaluación adicional, dejando abierta la posibilidad de que lo que sucede sea negativo, pero también positivo. Es decir, no debe tomarse como algo reprobable por pensar que la democracia es el valor superior —no lo es.

Todo depende de otra variable y usualmente ignorada, la calidad del gobernante en un régimen democrático con instituciones sólidas. Su calidad no puede presuponerse mejor que la del resto de las personas. Todos los gobernantes tienen los mismos defectos que la gente común, con el grave peligro de los trastornos que el poder produce. Por tanto, no hay posibilidad de tener gobiernos perfectos.

Dos escenarios producidos

A. Limitación a excesos mayoritarios

En este sentido, una élite que conduzca el gobierno de una sociedad, opera como un sano freno a los excesos que serían más propios del populismo que de una democracia. Una aceptable calidad de la oligarquía dentro de un sistema de contrapesos del poder, logrará una aristocracia ilustrada sin abusos de autoridad.

B. Excesos minoritarios sin límite

Este escenario muestra el mismo efecto anterior de una minoría que toma el mando de una sociedad democrática, pero por la baja calidad de los miembros de esa minoría y de los escasos frenos institucionales del poder, esa minoría se convierte en una oligatquía sin límites.

Oligarquía como culpable acostumbrado

El término ‘oligarquía’ y sus derivados forman parte del lenguaje acusatorio estandarizado de la política. Se usan como sentencia de culpa aplicada a los opositores con tal frecuencia que su significado se devalúa.

Conclusión

La formulación de la ley de hierro de la oligarquía establece que toda organización por democrática que sea eventualmente terminará siendo conducida por una minoría en la situación del poder.

Otros lectores también leyeron…

[Actualización última: 2022-02]

Artículo anterior¿Qué significa «la mano invisible» de Adam Smith?
Artículo siguienteTérminos para un nuevo diccionario
Lector frecuente y culto, defensor de la libertad y de la moral objetiva. Cofundador de Contrapeso.info.