Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Hay Falta de Estadistas
Eduardo García Gaspar
5 junio 2006
Sección: ARTE, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La música y la política se parecen. Las dos pueden ser superficiales, destinadas a la atracción inmediata y al olvido rápido. O pueden ser perennes, consagradas para vivir por siempre y maravillar a generaciones sin fin. Hay un buen ejemplo de esta comparación.

Primero, lo más importante, la música.

No se sabe con exactitud la fecha en la que Mozart escribió la Serenata en Si bemol mayor (K.361/370a). Pudo haber sido al final de 1783 o al principio del siguiente año. Alguien que desconocemos escribió en la partitura original las palabras “Gran Partitta”, que es como se le conoce. Fue compuesta para instrumentos de viento exclusivamente. Tiene siete movimientos.

Sabemos que el 23 de marzo de 1784, cuatro de esos movimientos fueron estrenados por Anton Stadler, en Viena, en el Teatro Nacional Hoftheater. Stadler era un virtuoso del clarinete y para él compuso otras obras, como un quinteto y un concierto, que son una joya.

Por su parte, la “Gran Partitta” tiene parecidos con otras obras, otro quinteto y una sonata. La “Gran Partitta” es el cierre del período de escritura de Mozart para instrumentos de viento.

Ella es una gran obra. En especial me agradan el tercer movimiento, un adagio, y el quinto, un “romanze”. No es una música que agrade a la primera. Requiere ser escuchada un par de veces para descubrirla y sentirla y admirarse de un genio de tal calibre para acabar dándole la razón a Gombrich, el crítico de arte, quien dijo que el realidad el arte no existe, que lo que existe son los artistas.

Si la idea es deleitarse, elevarse, la “Gran Partitta” es un medio para hacerlo, pero hay que entrar en ella porque es profunda, como un edificio que detrás de la puerta muestra aún más belleza.

No como la música que es superficial, que atrae, pero que detrás de ella no hay nada. Y en eso precisamente es en lo que la música y la política se parecen, porque hay política que sin nada detrás de ella, sólo se limita a atraer.

Hay música sin talento. La radio está llena de ella. Igual que las tiendas de discos. Y hay políticos sin talento. Los partidos están llenos de ellos. Igual que las oficinas de gobierno y las cámaras de legisladores. La diferencia entre la buena y la mala música es igual a la diferencia entre la buena y la mala política: talento, preparación, solidez, profundidad.

Tome usted, por ejemplo, a las propuestas del candidato del PRD: son como la música comercial, destinadas a lograr popularidad inmediata, sin nada que les dé sustento.

Igual sucede con el candidato del PRI: la popularidad inmediata es el objetivo, la solidez no importa. Esos candidatos son como un cantante de segunda que se cree compositor y goza de una popularidad efímera. La diferencia es profundidad. Las acciones del político no tienen profundidad, las del estadista tienen hondura, son intensas, prudentes.

Y, mucho me temo, esos dos candidatos son como la música comercial. La buena música es como el estadista, el gran gobernante, el que tiene ideas. No el que quiere votos. Mozart es como Adenauer.

¿Dónde está Calderón? Siendo de naturaleza escéptica, lo coloco en el mismo plano que los otros dos. Pero hay algo que lo distingue: ha dado señales diferentes a las de los otros dos. Lo percibo un poco más profundo en sus ideas que al resto. Al menos, y eso es un alivio, habla del futuro y propone cambios, no regresos. En fin.

La buena política, la del estadista, es profunda. Como la “Gran Partitta”, no se entiende a la primera. La política superficial, en cambio, se entiende a la primera porque no tiene fondo y consiste en promesas, la mayoría imposibles de cumplir, dirigidas a colocar a un candidato en el lugar número uno de popularidad sabiendo que ningún talento le sostiene y ninguna idea lo apoya.

Al final, estamos frente al fenómeno humano y los seres fuera de serie, como Mozart en la música, como Adenauer en la política alemana y ése, creo, es el problema mexicano en su vida política. Ha sido ella de tal naturaleza que no hay allí seres que sean fuera de serie.

Son seres que adolecen de fallas terribles: sed de poder, delirios de persecución, socialismo, estrechez de miras, pero sobre todo, de falta de ideas y de prudencia. Hay algo en la vida política mexicana que no la hace atractiva a esos que pueden llamarse estadistas.

POST SCRIPTUM

Las obras que mencioné en el artículo son:

  • Serenade in B flat KV 361/370a “Gran Partita”
  • Clarinet concerto in A, KV 622. Especialmente el 2 movimiento. Corra a comprarlo.
  • Clarinet quintet in A KV 581
  • Quintet in E flat, KV 452 for piano, oboe, clarinet, horn and bassoon
  • Sonata for Violin and Piano in B flat, KV 454

Algunos libros recomendables sobre Mozart son los siguientes:

• Braunbehrens, Volkmar (1990). MOZART IN VIENNA, 1781-1791. New York. Grove Weidenfeld. 0802110096.

• Brophy, Brigid (1988). MOZART THE DRAMATIST : THE VALUE OF HIS OPERAS TO HIM, TO HIS AGE, AND TO US. New York, N.Y. Da Capo Press. 0306803895.

• de Saint-Foix, Georges (1968). THE SYMPHONIES OF MOZART [1947]. New York. Dover Publications. 0486212475.

• Fischer, Hans Conrad, Besch, Lutz (1969). THE LIFE OF MOZART, AN ACCOUNT IN TEXT AND PICTURES. London New York. Macmillan St. Martin\\’s P.

• Girdlestone, Cuthbert Morton (1964). MOZART AND HIS PIANO CONCERTOS. New York. Dover Publications. 0486212718 (pbk.).

• Hughes, Spike (1972). FAMOUS MOZART OPERAS; AN ANALYTICAL GUIDE FOR THE OPERA-GOER AND ARMCHAIR LISTENER. New York. Dover Publications. 0486228584.

• Landon, H. C. Robbins (1988). 1791, MOZART\\’S LAST YEAR. New York. Schirmer Books. 0028725921.

• Landon, H. C. Robbins (1990). THE MOZART COMPENDIUM : A GUIDE TO MOZART\\’S LIFE AND MUSIC. New York. Schirmer Books. 0028713214.

• Landon, H. C. Robbins, Abraham, Gerald, Mitchell, Donald (1956). THE MOZART COMPANION. New York. Oxford University Press.

• Lang, Paul Henry (1963). THE CREATIVE WORLD OF MOZART. New York. W. W. Norton.

• Levey, Michael (1971). THE LIFE AND DEATH OF MOZART. New York. Stein and Day. 0812815300.

• Mozart, Wolfgang Amadeus, Mersmann, Hans (1972). LETTERS OF WOLFGANG AMADEUS MOZART. New York. Dover Publications. 0486228592.

• Mozart, Wolfgang Amadeus, Kerst, Friedrich, Krehbiel, Henry Edward (1905). MOZART, THE MAN AND THE ARTIST, AS REVEALED IN HIS OWN WORDS. New York. B.W. Huebsch.

• Sadie, Stanley (1970). MOZART. New York. Grossman Publishers.

• Seroff, Victor Ilyitch (1965). WOLFGANG AMADEUS MOZART. New York. Macmillan Co.

• Zaslaw, Neal, Cowdery, William (1990). THE COMPLEAT MOZART : A GUIDE TO THE MUSICAL WORKS OF WOLFGANG AMADEUS MOZART. New York. Mozart Bicentennial at Lincoln Center : Norton. 0393028860.

ContraPeso.info, un servicio con antecedentes desde 1995, funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras