Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Misma Hamburguesa
Eduardo García Gaspar
11 abril 2012
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Son variaciones sobre un mismo tema. Un menú igual en tres restaurantes.

Me refiero a los tres principales candidatos a la presidencia en México.

Veamos una propuesta común. La de salud y seguridad social.

• Vázquez Mota propone crear un sistema nacional de salud, con un seguro básico, financiado con un impuesto general que reduzca las contribuciones que ya se hacen al IMSS.

• López Obrador propone un sistema de salud, con cobertura ilimitada, sin aclarar cómo será financiado.

• Peña Nieto propone un sistema universal de salud, pagado con impuestos que disminuyan poco a poco lo que ahora se paga al IMSS, incluyendo seguro de desempleo y pensiones.

¿Diferencias entre las propuestas? Muy pocas. Asuntos de detalle.

La esencia es la misma, exactamente la misma. Los tres quieren un sistema de salud en manos del gobierno. No es algo nuevo. Se tienen sistemas similares, por ejemplo, en el Reino Unido, no con buenos resultados: su calidad deja mucho que desear.

Dos de ellos son claros. El sistema que proponen será cubierto con impuestos, en parte, se supone, reduciendo lo que ahora se aporta al IMSS. El otro simplemente no dice cómo se financiará, pero es obvio que necesitará dinero adicional para dar las medicinas gratuitas que quiere, por ejemplo.

Si se tratara de restaurantes, en los tres candidatos se encuentra la misma mentalidad, la de servir el mismo platillo y decir que el suyo es mejor.

En este caso, para el votante, la decisión es seleccionar de qué restaurante quiere su hamburguesa. Todos proponen hamburguesas. Nadie ofrece un platillo diferente en este campo.

El tema bien vale una segunda opinión por varias razones.

Una de ellas es insistir en un punto: ninguno de ellos ofrece una opción liberal, todas son alternativas de un régimen de estado de bienestar. Quien crea que hay algo medianamente neoliberal en esos tres candidatos se equivoca de cabo a rabo. México no tiene una opción electoral de corte liberal.

Lo anterior es desilusionante, ya que no hay propiamente diversidad de propuestas. No hay riqueza de ideas. Todos son hamburguesas, variaciones sobre un mismo tema. La estrechez de propuestas es un fenómeno fascinante. Por supuesto, daña al votante, el que no tiene opciones diferentes y decidirá su voto sobre otras bases.

Pero quizá lo más interesante es la razón de esa uniformidad de propuestas. ¿Por qué todos ofrecen lo mismo?

Un amigo lo ha explicado de esta manera: los votos se obtienen por medio de subastas de ofrecimientos a segmentos grandes de votantes. Los candidatos ofrecen cosas como las anteriores a cambio de votos y eso estandariza las ofertas.

Si un candidato ofrece un sistema universal de salud, esa oferta tenderá a ser igualada por los otros candidatos. Si uno ofrece pensiones a todos, los otros seguramente ofrecerán lo mismo o algo parecido.

El efecto acumulado de la igualación de ofertas produce una gran similitud en ellas. Todos llegan a tener ese mismo menú de propuestas.

Por mi parte, pienso que esa cascada de ofertas de compra de votos se sustenta en una mentalidad ciudadana igualmente pobre: el esperar que sea el gobierno quien dé a un ciudadano que casi todo espera de su gobierno.

Sin realmente quererlo conscientemente, las campañas electorales se convierten en una promoción del tipo de gobierno que todo lo abarca.

Es un fenómeno que no he visto tratar explícitamente.

Las campañas electorales en una sociedad democrática son mecanismos que persiguen limitar el poder gubernamental. Esa es la teoría. Pero resulta que esas campañas se transforman en lo opuesto, en promociones del aumento del poder estatal.

No sé exactamente porqué sucede eso, pero imagino que en buena parte se deba a expectativas de la ciudadanía.

Una ciudadanía en la que predomine una fuerte creencia en la libertad personal rechazaría candidatos con propuestas que la limiten. Pero en sociedades en las que no se tengan convicciones libertarias, se esperará que sea el gobierno el gran protector de todos, la fuente de la que emane el bienestar personal.

En fin, tenemos en esos tres candidatos principales una muestra de propuestas iguales. Los tres pujando son sus ofertas de compra de votos, en una pelea que tiene sólo una consecuencia: el crecimiento del aparato estatal.

Nota del Editor

Hay más información sobre el tema en ContraPeso.info: Elecciones México 2012.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



2 Comentarios en “La Misma Hamburguesa”
  1. Jesus Dijo:

    Quizas sea ocioso insistir en la variedad de opciones, esta comprobadisimo que TODOS te venden lo que la gente les va a comprar, NADIE se quiere arriesgar a ofertar un menú diferente, a sabiendas que se van a quedar con el platillo, el tiempo invertido y todo lo que ello conlleva.
    Y es que si nos damos cuenta, estamos tan acostumbrados a comprar unicamente lo que nos venden, es demasiada nuestra zona de confort, y esto es patetico, compras o compras.

  2. Alejandro Dijo:

    La razón de esto en mi opinión corre por la comodidad del votante. El ciudadano “de a pie” no entiende (ni quiere entender) de responsabilidades, para eso pretende elegir a alguien que se encargue sin pedirle nada (y realmente hay quien piensa que nada, si no recuerde el spot de cierto partido del tucán hablando del no a las cuotas escolares). Si un gobernante nos dice que el bienestar depende de lo que el ciudadano haga y no lo que él haga, el votante no encuentra un incentivo para votarle: lo que quiere el ciudadano es quitarse responsabilidad, así es más fácil culpar a este gobierno (y de hecho, culpamos a todos) de nuestras desgracias. Alguien dijo que tenemos el gobierno que nos merecemos. Y no le falta razón. Si tenemos propuestas tan pobres, si tenemos gobernantes rapaces y con ganas de ensanchar el estado es sólo porque nos aferramos a lo cómodo, a que alguien más asuma nuestra responsabilidad. Cuando tomemos el rol de ciudadanos conscientes, las cosas podrían cambiar, mientras tanto, sigamos creyendo en la magia y los rayitos de esperanza, a ver si es chicle y pega.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras