Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Revolución Sexual: Definición
Leonardo Girondella Mora
22 agosto 2012
Sección: Sección: Asuntos, SEXUALIDAD
Catalogado en:


La expresión revolución sexual tiene demasiadas connotaciones y acarrea mucha vaguedad —cada quien la interpreta como más le conviene.

Resultará, por eso mismo, de utilidad intentar una explicación más específica de lo que constituye la revolución sexual —que es lo que intento en lo que sigue.

Para llamar a algo revolución, es decir, un cambio drástico, se necesita primero una situación inicial que es la que se modifica notablemente. A esta postura original la llamo precisamente eso, original —es el punto de partida.

Visión Original del Sexo

Es una creencia en la asociación entre la actividad sexual y la procreación —un reconocimiento abierto y claro de que el sexo está ligado al crear vida en los hijos. Como consecuencia el sexo se comprende sólo en una unidad familiar, propicia al cuidado del proceso de maduración de los hijos.

También, se considera una asociación profunda entre la actividad sexual de las dos personas que la realizan —suponiendo que entre ellas existe amor profundo y exclusividad mutua.

Por ejemplo, para el Cristianismo la formación de una familia es de tal importancia que se considera un sacramento —una decisión de dos que hacen una promesa ante Dios. Esta visión original toma al sexo como algo serio y fundamental, considerando faltas serias al sexo fuera del matrimonio y los actos de infidelidad conyugal.

La actividad sexual en su visión original también considera una idea de complemento entre hombre y mujer —la única manera en la que se entiende el sexo legítimo.

Las Tres Separaciones

En oposición a esa visión original se han creado posturas opuestas que trato en lo que sigue.

• Separación entre actividad sexual y procreación, los dos elementos inseparables de la visión original. La separación puede hacerse utilizando dos métodos, (1) los anticonceptivos y (2) los abortivos —se impide la fecundación del óvulo o se mata al producto temprano de esa fecundación.

• Separación entre actividad sexual y amor exclusivo, los dos elementos inseparables de la visión original. La separación se logra cambiando las percepciones sobre el sexo y haciéndolo ver como un placer personal al que se tiene derecho para una vida afectiva supuestamente satisfactoria.

• Separación de la idea de sexo complementario entre hombre y mujer, otro elemento inseparable de la visión original. La separación se logra cambiando la percepción de la dualidad hombre-mujer, a la percepción de multiplicidades sexuales entre sexos que se expresan en variaciones de gustos.

&&&&&

En resumen la visión original del sexo presupone la unión indisoluble de elementos en el acto sexual:

(1) la unión inseparable entre el sexo y la procreación,

(2) la unión inseparable entre sexo y amor exclusivo y

(3) la unión inseparable entre el sexo y la complimentaridad entre hombre y mujer.

La revolución sexual, por tanto, puede ser definida con mayor precisión —ella es un movimiento que está formada por tres elementos opuestos a la visión original. La revolución sexual:

• Separa al sexo de la procreación —retira la consecuencia natural posible de la actividad sexual por medios abortivos y anticonceptivos.

Al hacerlo promueve el aumento de contactos sexuales con algunos efectos colaterales, como la mayor transmisión de enfermedades.

• Separa al sexo del amor fiel —retira la condición de fidelidad comprometida en un matrimonio.

Al hacerlo promueve el aumento de contactos sexuales posibles, sin condiciones de compromiso, con posibles efectos colaterales como el aumento de divorcios y la destrucción del ambiente de maduración de los hijos.

• Separa al sexo de la complimentaridad masculina y femenina —retira la condición de complemento biológico.

Al hacerlo promueve también un aumento de contactos sexuales posibles sin la condición de complemento biológico, con posibles efectos secundarios como la transmisión de enfermedades y la redefinición de familia.

&&&&&

Finalmente, el gran contraste entre las dos posturas es ya sencillo de intuir.

Para la visión original, el sexo es algo serio e importante, una capacidad humana que merece ser cuidada y tratada con respeto —por lo que necesita condiciones como la inseparabilidad de sexo y amor, de sexo y procreación, de sexo y complimentaridad biológica.

Para la revolución sexual, el sexo es un entretenimiento, un placer físico que no debe tener limitaciones ni condiciones —no hay en el sexo seriedad ni respeto ni reglas que lo normen, es un dejar sin riendas la posibilidad de un placer físico al que no deben ponérsele condiciones.

Nota del Editor

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Sexualidad.

La revolución sexual en considerada como uno de los choques más severos en las llamadas Guerras Culturales. En ContraPeso.info: Guerras Culturales hay más temas de ese tipo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras