Un análisis del papel, conducta y consecuencias de uno de los varios roles políticos. ¿Quiénes son y qué hacen los provocadores?

5 minutos

Introducción

En inglés se les llama troublemakers. Puede ser traducido como agitadores, instigadores, perturbadores, revoltosos, provocadores.

No se necesita una definición absoluta para entenderlos. Son personas que conmocionan y alteran el orden de las cosas, para bien o para mal.

Provocadores su significado

La idea general de ‘provocar’ es la de producir o causar algo, buscar una reacción, generalmente de irritación; es excitar e incitar.

Tiene sinónimos como: estimular, inducir, alborotar, desafiar, avivar, enfrentar, hostigar y molestar. Incluso llega a verse como algo extremo y concreto:

«El agente provocador (término original en francés, agent provocateur) es la persona que instiga a otro a cometer un delito o actos punibles o comprometedores, con la finalidad de que el accionar del provocado sea descubierto y castigado». ws.wikipedia.org

Provocador, por tanto, puede ser entendido de diversas maneras que varían en intensidad, terreno y metas. Puede ir desde el terrorismo hasta un cambio radical en la competencia económica.

Características del provocador

1. Líderes con seguidores

Por definición, el provocador tiene seguidores que son quienes ejecutan los actos que él desea realizar. Es un guía inspirador de confrontación y alboroto.

2. Medios usados

La naturaleza propia del provocador es la confrontación que crea desorden e inseguridad, la que cree que le será de beneficio para llegar al poder o conservarse en él.

3. Minoría con estilo particular

Por definición son una minoría en extremo pequeña. Personajes que concentran gran poder y tienen un estilo personal que acepta a la rudeza y la violencia como herramientas legítimas que justifican sus fines.

Tipos de provocadores

La siguiente es una clasificación posible del tipo de provocador que pueden existir.

1. Los violentos

Es el tipo de quienes tenemos imágenes más claras. Es el terrorista, el guerrillero y el que usa la fuerza primero para lograr sus metas, las que sean.

No es la masa en una marcha violenta que protesta rompiendo vidrios, saqueando comercio o quemando neumáticos. Es el líder mismo de esa masa. No es tanto el que se convierte en una bomba viviente, sino quien logró convencerle de tal atrocidad.

2. Los idealistas

En la segunda categoría de los provocadores pueden agruparse a quienes se han autonombrado benefactores de la humanidad. Son los idealistas, soñadores, que han tomado alguna creencia como dogma inapelable e intentan implantarla sin considerar costos.

Aquí clasifico a organizaciones que realizan actos del tipo de confrontación áspera y ruda, que busca notoriedad. De nuevo, no son los actores de esos actos tanto como quienes los imaginan y ordenan.

3. Los políticos

El tercero agrupa a personas en posiciones de poder y que poseen metas, las que sean. No todos los políticos son provocadores, solo unos pocos de ellos. Sin duda H. Chávez fue uno de ellos.

Son quienes desde el poder buscan y crean confrontaciones que tienen objetivos ulteriores que les beneficiarán. Tienen masas a sus órdenes que realizan acciones violentas que redundarán en frutos a ellos.

4. Los intelectuales

Uno de esos grupos es el de los intelectuales, un conjunto de personas cultas con inquietudes de pensamiento, y que popularizan ideas. No crean propiamente las ideas, pero sí las comunican al resto de la sociedad.

No todos los intelectuales son provocadores del tipo violento, pero los hay. Crean ellos lenguaje e ideas que alienta acciones de confrontación y conflicto.

Empiezan los provocadores [2 de octubre de 2013]«Empiezan los provocadores [2 de octubre de 2013]» by Lonjho is licensed under CC BY-NC-SA 2.0

Precisiones necesarias

Si usted ha desarrollado una idea negativa de todos los provocadores, quítesela de encima. Los necesitamos en la medida que ellos son los que nos mueven. Son los que se atreven a poner en tela de juicio las creencias y los conocimientos.

Es decir, existe un tipo de provocador que tiene un estilo personal de confrontación que reta al resto, pero que no recurre a la violencia de la masa a sus órdenes. Es el retador habitual de características ásperas que no anda por las ramas.

Algunos buenos otros malos

Desde luego, su influencia puede ser para bien, pero también para mal. Quizá el mundo hubiera sido mejor sin Hegel o sin Pol Pot o sin Mao o sin Freud o algún otro… pero eso no lo podemos controlar, como lo hubiera deseado Platón.

Necesitamos personas que innoven, que piensen, que actúen, que renueven, que nos hagan pensar, como Popper o Hayek. Lo que así se logre no será todo perfecto y bueno, pero ese es el precio del dinamismo que necesitamos.

Hay casos claros que podemos rechazar, como el de los violentos en la inmensa mayoría de los casos: ellos dañan y lastiman. Pero hay casos complejos, de pensadores con ideas provocadoras de efectos mixtos, como Darwin.

Conclusión

En fin, todo lo que intenté hacer fue hacer algunas precisiones sobre la idea de los provocadores y resaltar la complejidad de entenderla.

Los que perturban nuestra existencia son en realidad una minoría absoluta y muestran un fenómeno conocido ya: la inmensa mayoría de las personas vive bajo la influencia de ideas que están en libros que nunca leyó escritos por autores cuyos nombres desconoce.

Pero hay provocadores indeseables, que son esos que persiguen el poder a toda costo y por todo medio usando a otros.


Otros lectores también vieron…

[Actualización última: 2021-10]