Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Inflación: Una Explicación
Eduardo García Gaspar
25 enero 2013
Sección: ECONOMIA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La publicación de cifras de inflación es una costumbre establecida.

Los resultados específicos muestran una opinión muy directa: cifras altas son negativas.

Me parece que, en lo general, esto lleva a concluir que la cifra de inflación ideal es cero, una situación en la que no se tienen aumentos de precio.

Y que de existir inflación, cuanto más baja es mejor: 1% es mejor que 2%, por ejemplo, y 2% mejor que 3%.

Hasta un límite de tal vez 4%, como en México, considerado el tope máximo tolerable. Reuters reportó a principios de enero que,

“México despidió el 2012 con una inflación del 3.57 por ciento, dentro del rango objetivo del banco central por primera vez en siete meses… Las cifras estuvieron por debajo de lo previsto por analistas en un sondeo de Reuters, que esperaban un 3.71 por ciento para la medición anual”.

La inflación es medida y reportada, pero suele no ser comprendida. Ella es un aumento generalizado de precios y lo más importante es qué la causa. Esto es lo que creo bien vale una segunda opinión.

• La historia indica una causa monetaria, en específico la reducción del valor de la moneda por parte de quien la acuña, el gobierno. Esto se entiende sin problemas.

El monarca acuña monedas, las que sean, y ellas tienen valor por contener una cierta cantidad de oro, por ejemplo, que es un metal que todos reconocen con valor propio. Pero el rey tiene problemas de falta de dinero, necesita más y recurre a un truco: pone menos oro en cada moneda y así tiene muchas más monedas.

Entonces, el problema es de percepción de la gente —con menos oro en cada moneda, necesitan más de ellas para tener la misma cantidad de oro. La consecuencia es la lógica, pues ahora se necesitarán más monedas para comprar lo mismo que en la situación anterior.

El valor de la moneda se ha depreciado. Hay inflación.

• Pero, la experiencia muestra también otro fenómeno, adicional a la reducción del valor del contenido de oro en las monedas (o de plata). Si en un momento llega una gran cantidad del metal al reino, también se tendrá esa elevación generalizada de precios.

Simplemente porque ahora hay más oro, o plata, que fue lo que sucedió en España y Europa por la llegada de grandes cantidades de esos metales provenientes de América.

• En conclusión, puede decirse que la elevación generalizada de los precios es un fenómeno cuya causa se encuentra en la cantidad de dinero que existe: a más dinero más inflación.

Sin embargo, no es eso todo, falta considerar la cantidad de bienes existentes.

Esto puede verse así: (1) se introduce más dinero en una sociedad, (2) las personas tienen entonces más dinero en sus bolsillos, (3) con más dinero, desearán comprar más bienes, (4) si la cantidad de bienes permanece más o menos constante, se tendrá más cantidad de dinero para comprar la misma cantidad de bienes, (5) lo que produce precios más altos generalizados, es decir, inflación.

La imagen visual que existe de la causa de la inflación es una clásica en estos tiempos, la de una máquina que imprime más billetes por ordenes gubernamentales. Esta imagen ha desplazado a la anterior, que era la de una moneda engañosa, con menor oro del esperado en ella.

La imagen actual está cambiando a otra, la de una realidad virtual en depósitos bancarios —cuando un banco central, por ejemplo, compra deuda pública y hace abonos electrónicos en cuentas.

Finalmente, una advertencia, la del “ritmo” de la inflación, la que puedo expresar con un ejemplo extremo e imposible: el caso de que todos en la sociedad, al mismo tiempo, recibieran la cantidad adicional de dinero introducida en el sistema.

En caso de que esa cantidad sea un tanto más, el que gana 10 pesos, ahora gana 20 y el que recibe 500, ahora recibe 1,000. En este caso nadie resulta lastimado: los bienes suben de precio, pero todos tienen al mismo tiempo más dinero.

Sin embargo, en la realidad eso no sucede. Las cantidades adicionales de dinero llegan primero a algunos grupos y, luego de un tiempo a otros, si es que llegan.

Los primeros estarán en una posición privilegiada, comprando más bienes con más dinero antes de que los bienes suban de precio. A quienes no llega esa cantidad adicional de dinero, enfrentarán precios más altos sin tener más dinero en el bolsillo, proporcionalmente al menos.

Lo anterior apunta no sólo la causa de la inflación, que suele ser la acción de un gobierno que busca tener más que gastar por medios de la expansión de la cantidad de dinero. También resalta el terrible efecto que la inflación tiene en quienes no reciben de inmediato ese dinero adicional, generalmente los asalariados y los pensionados.

Nota del Editor

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Inflación. Para completar la idea, es muy aconsejable ver Monetarismo: Sus Elementos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Inflación: Una Explicación”
  1. Antonio Trejo Romo Dijo:

    Habría que aclar a su explicación que la palabra Inflación es una metáfora del idioma ingles que al tarducirla de manera textual al castellano, la palabra no se relaciona con el concepto y por lo mismo algunos tratadistas le denominan “tasa de precios”, en cuanto a las causas además del dinero existe el nivel de compertencia para el ofrecimiento de ciertos productos, el precio del dinero es alto debido entre muchos actores a que el número de bancos es relativamente pequeño.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras