Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Un Método Contra Criminales
Leonardo Girondella Mora
10 septiembre 2013
Sección: CRIMEN, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Continuamente se proponen métodos de combate a la criminalidad —como mayor educación, campañas de valores, ayudas a los más pobres, fomento del deporte y muchas otras formas que persiguen disminuir la incidencia de crímenes.

Un ejemplo de esto fue la postura de uno de los político en México:

“Andrés Manuel López Obrador sostuvo que el crimen organizado no se combate con más militares y mano dura, sino con mayor crecimiento y empleos, que son la base de su propuesta económica”, (La Jornada, 7 enero 2012).

El tema central es el de qué forma existe para disminuir la criminalidad en el menor tiempo posible y de manera directa —porque sólo a largo plazo y de manera indirecta es posible tener la expectativa de atacar ese problema por medio de crecimiento económico, o fomento del deporte, o cualquier otro medio similar, como campañas de valores.

Lo que quiero hacer en lo que sigue es explorar los elementos de una propuesta para combatir al crimen —una forma efectiva de hacerlo.

• El método debe ser directo, es decir, no involucrar variables interventoras entre causa y efecto. Puede suponerse que a mayor bienestar económico menos criminalidad, lo que llevaría a predecir que en países pobres hay menos crimen que en países ricos —lo que no es apoyado por la realidad.

• El método debe ser de efecto en el corto plazo, es decir, debe evitar sufrir las consecuencias de una larga duración en espera de resultados y así no hacer sufrir a la población de crímenes innecesarios. ¿Cuántos años de crecimiento económico deberían tenerse para tener ya disminuciones significativas en la criminalidad?

• Existen evidencias sólidas en el sentido de que existen maneras directas y de corto plazo para el combate al crimen —basadas en al elevación de la probabilidad de captura y de condena.

Esta es una medida posible con la mejora de los servicios policiales y judiciales, que disminuyen la impunidad y mejoran la labor judicial para condenar con certeza.

• Igualmente, hay evidencias de que la sola elevación de las penas por delitos cambiando las leyes no tienen el mismo impacto que la elevación de la probabilidad de captura.

• El método debe partir de la idea central de la responsabilidad personal de quien ha violado las leyes —y no de ideas que diluyen esa responsabilidad en vaguedades colectivas y que suelen encontrar chivos expiatorios en activismos sociales.

• También, debe partir de la idea de que los criminales son personas racionales que han valorado las consecuencias de sus actos y que han decidido violar la ley basados en una valoración razonada de consecuencias, donde la baja probabilidad de aprehensión actúa como un incentivo.

• Una buena columna de un sistema efectivo de combate a la criminalidad es la inclusión de gobernantes y políticos —los que suelen constituir casos ejemplares de impunidad. El método debe suponer que la impunidad política en actos criminales es un incentivo a la criminalidad del resto.

• El método debe distinguir con claridad el patrón criminal del aprehendido —ya que no puede tener el mismo tratamiento el ofensor de primera ocasión en delito pequeño que el ofensor consuetudinario de delito grande.

• Igualmente, el método deberá considerar como agravante la pertenencia a bandas de crimen organizado.

• El método también deberá contener medidas firmes en contra del delincuente en marchas callejeras que impidan el tránsito libre de las personas —y mucho más si llegan a cometer actos de vandalismo.

&&&&&

Esos elementos de un método efectivo apuntan a la consideración del criminal como una persona racional que ha decidido libremente violar la ley y cuya conducta puede ser alterada incrementando significativamente la probabilidad de aprehensión y condena.

Pero también, en lugar preponderante, ser un método que visiblemente haga ver en toda la sociedad que los criminales son aprehendidos y los culpables son condenados —es la imagen real de un sistema justo que castiga a quien sea que viole la ley, políticos, jóvenes que protestan, el que sea.

Lo que he intentado hacer es proponer los elementos más básicos que debe contener un método efectivo para el combate a la criminalidad —con la clara segunda intención de ver la inferioridad de otras propuestas que pecan de indirectas, de largo plazo y son idealistas.

Nota del Editor

Véase Criminales Racionales. También, El Sentido de las Penas Legales.

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Crimen.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras