división social

¿Qué es racismo? La definición de un término de uso frecuente. Sus componentes, condiciones, riesgos. Un concepto importante que suele ser usado con descuido.

.

Racismo, definición

En breve, una definición aceptable es esta:

«Exacerbación del sentido racial de un grupo étnico que suele motivar la discriminación o persecución de otro u otros con los que convive». dle.rae.es

Otra definición algo más amplia es la siguiente:

«El racismo es el odio, rechazo o exclusión de una persona por su raza, color de piel, origen étnico o su lengua, que le impide el goce de sus derechos humanos. Es originado por un sentimiento irracional de superioridad de una persona sobre otra». data.copred.cdmx.gob.mx

Es una idea compleja, diversa y que es usada con tal descuido que merece algunas precisiones —que es lo que pretendo hacer en lo que sigue.

Racismo, sus elementos

Tiene dos elementos o componentes claros: conducta discriminatoria y las características de las personas

1. Discriminación en general

Discriminar quiere decir separar algo, seleccionar en el sentido de excluir.

En este sentido general, las personas discriminan cada vez que toman una decisión. Como al comprar una marca de auto, seleccionan un modelo y excluyen al resto. 

Nada intrínsecamente negativo existe en estas decisiones. Las que son simples conductas que implican selección.

📌 En un sentido más específico, se usa la misma palabra para significar algo distinto y con connotaciones negativas. Se refiere al tratamiento de inferioridad a una o más personas por algún motivo. La clave está en este último elemento, el motivo o razón considerado indebido.

Cuando un gerente de personal selecciona una persona entre varios candidatos a un cierto puesto, el gerente realiza un acto de discriminación rea.

Él ha seleccionado a uno de los candidatos por considerarlo superior al resto. No es una acción negativa porque su criterio de selección es la capacidad para realizar un trabajo.

Pero si, por ejemplo, la discriminación se sustenta en motivos como raza, religión, cultura y similares, eso sería juzgado como discriminación en sentido negativo. El acto de aceptación de unos y de rechazo de otros ha tenido fundamentos considerados negativos.

2. Características raciales de la persona

El segundo componente del racismo. Es la persona objeto de la discriminación: un trato diferente de inferior por causa de su identificación como perteneciente a un grupo racial, nacional o étnico diferente.

Racismo: discriminación racial

Ahora una definición de discriminación en general:

«Discriminación es un conjunto de acciones voluntarias y repetidas, que forman un patrón de conducta claro por parte de una o más personas en contra de una o más personas que son directamente maltratadas o excluidas por causas ajenas a las propias y naturales de la situación en la que se encuentran». contrapeso.info

Como consecuencia, entonces, el racismo puede ser definido así:

«Racismo es un conjunto de acciones voluntarias y repetidas, que forman un patrón de conducta claro por parte de una o más personas en contra de una o más personas que son directamente maltratadas o tratadas como inferiores por ser consideradas parte de un grupo racial o nacional sin que eso sea relevante para la situación en cuestión»

Racismo, sus características

Una vez visto el panorama anterior, hago ahora mención de las características del racismo:

1. Una conducta humana

Es exclusivamente una cuestión humana. No se da entre otros seres que no sean humanos, los únicos que actúan de manera libre y consciente.

El racismo requiere la libertad de acción que presupone una decisión autónoma previa. Y más aún, necesita la presuposición de igual dignidad y valor de todos los seres humanos.

2. La variable visible diferencial

El racismo es una forma de discriminación, sustentada en la separación o exclusión de personas por causa de su raza o cultura. Algo que sucede muy marcadamente cuando hay diferencias notables de apariencia física entre las personas.

El contraste de apariencia física visible permite ver una diferencia de origen que crea la percepción de disimilitud. Esta es la chispa que puede encender a la discriminación racial.

3. Racismo y jerarquía

El racismo es, por naturaleza jerárquico. Es decir, establece una diferencia de superioridad del que discrimina y de inferioridad del discriminado.

Es un tipo de relación personal en la que se crea una diferenciación de orden superior contra inferior. Muy similar al clasismo.

4. Grupos o comunidades

El racismo típicamente se refiere a grupos o colectividades, reunidas bajo un rasgo común simple. Por ejemplo, orientales, negros, judíos, blancos, musulmanes, occidentales y demás. 

Quien es evaluado como perteneciente a uno de esos grupos vistos como inferiores, es tratado por ese hecho como alguien subordinado e inferior al grupo considerado como superior.

Es un pensamiento que usa a la generalización personal de acuerdo con esos grupos inferiores y superiores.

5. Dificultad e indefinición de los grupos

El racismo no es un concepto “limpio” en el sentido de tener una base clara de discriminación. La idea de raza pura, que le sería necesaria, es casi inexistente en la práctica.

Tampoco considera la enorme variedad humana dentro de cada grupo racial o nacional.

6. Un tipo de prejuicio

El racismo es un tipo de prejuicio entre personas y su efecto puede notarse en el trato desigual entre ellas. Siempre y cuando ese trato se justifique por motivos considerados reprobables, como el ser de una raza, o cultura.

Son prejuicios con muy variadas manifestaciones que hacen difícil su determinación correcta. Aunque en general se trata de actitudes y acciones que terminan en selecciones excluyentes, restricciones, separación y en general, desigualdad indebida.

Como el clásico de transportes o baños separados por grupo racial. O el rehusar atender a clientes en un restaurante por ser de otra nacionalidad.

Racismo, otras precisiones

Necesidad de visibilidad

Para ser considerado racismo claro, la discriminación debe hacerse de manera abierta y notoria, fácilmente reconocible y considerada justificada. 

Incluso puede llegar a tener apoyo legal notorio, como en regímenes que separaban con privilegios a los blancos de los negros en Sudáfrica —o lo opuesto en otros países del mismo continente.

Hay, sin embargo, un racismo menos notorio y que pertenece al terreno de las opiniones y actitudes personales. Son los casos en los que no es abierto, ni descarado, ni tiene manifestaciones claras, sino que simplemente es una actitud individual interna difícil de erradicar.

Riesgos

El racismo contiene el peligro latente de querer ser remediado con acciones exageradas —las que han sido llamadas «racismo al revés». 

Consisten en medidas correctivas de racismo abierto anterior con efectos que mantienen la desigualdad, ahora en sentido opuesto. Los discriminados antes son ahora los que discriminan contra los antes superiores.

Igualmente, el racismo tiene el riesgo de ser usado con descuido y servir de excusa a personas que alegan haber recibido un trato inferior. 

Por esto es que una acusación justificada y válida de racismo sólo puede darse en casos de patrones repetidos de conducta observable y clara.

Esto tiene que ver con la facilidad con la que pueden lanzarse acusaciones de racismo sin que exista base que las justifique. Para personas con hipersensibilidad racial todo o casi todo puede ser interpretado como racismo.

En resumen

Racismo, por tanto, es una forma de discriminación que forma un patrón repetido de conducta por la que quienes son considerados parte de un grupo reciben un trato de inferioridad con respecto al que discrimina —y el grupo aludido es definido en términos raciales, o culturales.

Es uno de los varios tipos de discriminación que puede existir, siendo otros la discriminación sexual o la religiosa. Todas ellas se consideran negativas por estar basadas en aspectos que son ajenos a la igualdad esencial humana.

Finalmente, añado que toda acusación de racismo debe ser tratada con cuidado y estudiada en detalle caso por caso dada la complejidad del concepto y su latente vaguedad.


.

Y unas cosas más…

Conviene examinar algunas de estas ideas relacionadas:

.

Notas adicionales sobre la discriminación racial

Con material que encontré en una de columna de Arnold Kling, Race, IQ and Education, intento seguir con un tema que suele ser tabú, el del racismo.

La creencia de que existen diferencias notables entre personas y que ellas son debidas a su raza. Y que esas diferencias merecen tratos desiguales.

Nadie estará en desacuerdo con la primera parte. Sí existen grandes diferencias entre las personas, diferencias sustanciales en habilidades y capacidades. 

El problema grande se da cuando esas diferencias buscan ser explicadas en buena parte tomando a la raza como variable causal o con poder de explicación. 

Lo que intentaré hacer es profundizar sobre el asunto en espera de una mejor comprensión del racismo.

Racismo, sus supuestos

El racismo se fundamenta en supuestos necesarios:

Primero, existen grandes diferencias de capacidades entre las personas. Ellas tienen amplias variaciones físicas y mentales, más una inmensa variedad de capacidades, habilidades, ideas y actitudes.

Segundo, existen razas que pueden ser definidas con claridad y pureza, y ellas explican mucho de las diferencias entre las personas

Tercero, lo anterior justifica tratamientos diferentes a todos los integrantes de los grupos formados por una raza o más razas.

Un método de separación

De esta manera, el racismo es una forma de explicar una realidad innegable de variedad de capacidades.

Es lo que permitiría afirmar que los individuos de la raza G tienen mayor capacidad de aprendizaje que los de la raza D

Se trata de una herramienta explicativa que cree tener valor predictivo. 

Alguien podrá decir que cierta persona, por el hecho de pertenecer a cierto grupo racial, tiene más de ciertas habilidades que le harán tener un ingreso más elevado que las personas pertenecientes a otra raza.

Racismo, una práctica

Pensar en términos racistas tendría en sí mismo escasas consecuencias, si no fuera acompañado por acciones concretas. Por ejemplo, leyes que traten de manera diferente a personas de acuerdo al grupo racial al que pertenecen. 

Nótese que se trata de tratamientos diferentes y que no necesariamente significan un mal trato a un grupo. Es decir, también pueden significar un mejor trato a alguno de los grupos.

Aunque en lo general se interpreta como una práctica que discrimina a algún grupo racial, étnico o nacional, al que se da un trato de inferioridad.

A. Kling dice que existen cuatro enfoques para tratar el tema. Los tomo como eje central de lo siguiente y a lo que añado ideas propias. Son formas de acción basadas en el racismo.

Racismo: eje de segregación

Puede ser entendido como un apartheid formal o no. Consiste en dos creencias combinadas. 

La primera es el racismo propiamente, el establecer que sí hay diferencias de capacidades en las personas y que ellas son debido a la raza a la que pertenecen. 

La segunda determina que por la razón anterior son justificables medidas forzadas de tratamientos diferenciales tendientes a separar a las razas con uno de los grupos en un plano de inferioridad.

Una medida de separación de razas es sencilla de ejemplificar, como en el apartheidde Sudáfrica o en el uso de baños para blancos en el sur de los EEUU durante el siglo pasado.

Por no mencionar las crueldades del nazismo. En la segregación hay claramente un grupo lastimado, el considerado inferior y que es definido en términos de raza.

La segregación racial es una de varias posibles formas de separación entre grupos. 

Existen otras, como el machismo, que considera a las mujeres como un grupo de capacidades inferiores y las trata de manera diferente, como por ejemplo, negándoles permisos de conducir o prohibiéndoles votar en elecciones. 

En todas las formas de segregación se da la existencia de al menos un grupo que es tratado como inferior.

Racismo: eje de compensación

Es el otro lado de la segregación, una forma de separación que reconoce razas, reconoce habilidades diferentes y acepta un problema de desigualdad que pretende corregir con tratamientos preferenciales dados a los grupos que define como en desventaja. 

Un ejemplo de esto es la affirmative action en los EEUU, o la defensa de los usos y costumbres indígenas en México.

Con la segregación, el grupo segregado es colocado en un plano inferior. Con la compensación, el grupo favorecido en colocado en una posición superior. 

Por ejemplo, la segregación implicaría que al menos un grupo racial no tuviera derecho a votar en elecciones de gobierno, ni que personas de esa raza ocuparan puestos públicos. 

Bajo un sistema de compensación, todos tienen derecho a votar y a ser elegidos, es decir, todos tienen los mismos derechos. Pero se le da preferencia a algunos de los grupos, por ejemplo, estableciendo una cuota mínima de candidatos pertenecientes a cierto grupo racial.

La compensación es como una segregación a la inversa, que no retira derechos a nadie, pero da privilegios adicionales a algún grupo definido racialmente. 

Las concesiones especiales a grupos indígenas son un ejemplo de racismo compensatorio. Ella acepta diferencias personales explicadas por la existencia de rasgos de raza e identifica a un grupo que define como inferior.

Igual que lo hace la segregación, pero en lugar de darle un tratamiento de inferior le da un tratamiento de superior. Su objetivo es corregir esa desigualdad.

Racismo: eje de la negación

Es la postura políticamente correcta. Simplemente niega que exista la noción de raza, e incluso que existan diferencias de capacidades entre las personas. 

Es la postura de la avestruz que ofrece la ventaja de aislarse del asunto, negando que exista. Su posición es la de rechazar todo lo que connota siquiera débilmente la posibilidad de que existan diferencias personales basadas en la raza.

Si acaso, por ejemplo, alguna escuela formara un grupo de estudiantes con retraso en alguna materia para darles cursos remediales, y en ese grupo predominaran miembros de alguna raza, los partidarios de la negación reclamarían que se trata de un acto discriminatorio indebido. 

Igual harían si, por ejemplo, se enfrentaran a alguna información que reportara que en alguna profesión no existe un número proporcional de personas de cierta raza.

Racismo; eje de individuación

Es un enfoque distinto que parte de las personas, y no de la raza, ni de grupos predefinidos. 

Cada persona es tratada de manera individual, sin prejuicio de raza, pero al mismo tiempo el enfoque está abierto a encontrar variables que expliquen los diferenciales en habilidades y capacidades.

Y si acaso alguna diferencia individual pudiera ser explicada racialmente, ello motivaría a su discusión abierta y no a su negación.

Lo que separa a la individuación de los tres enfoques anteriores es su punto de partida. La segregación, la compensación y la negación creen en la existencia de grupos antes de considerar personas.

Por esto pueden entenderse como enfoques colectivistas siempre dispuestos a formar grupos que potencialmente están en pugna inevitable. La lucha de clases de Marx es un buen ejemplo de esa mentalidad clasista.

Por su parte, el enfoque de individuación tomaría el caso de cuotas raciales en un sistema político y lo juzgaría irrelevante. Lo importante no es la raza a la que el gobernante pertenece, ni si es mujer o no, pues lo que vale es la calidad de la persona no tanto los grupos en los que podría clasificarse.

Concluyendo

Al tratar el tema del racismo y examinar esos cuatro enfoques he querido profundizar sobre el tema yendo en contra de los partidarios de la negación, quienes rehusan siquiera que exista.

Pero también, señalar la similitud que existe entre la segregación y la compensación, dos posturas que son esencialmente iguales y que sobre bases raciales proponen tratamientos diferentes para las personas. 

El enfoque más deseable es el de tratar a las personas individualmente, sin negarse a discutir abiertamente la posibilidad de diferencias entre grupos o clasificaciones de personas.

[La columna fue revisada en 2020-07]