Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Peligro Elevado
Eduardo García Gaspar
10 octubre 2016
Sección: ETICA, Sección: Una Segunda Opinión, SOCIEDAD
Catalogado en:


Hubo un mal sabor en ellos. Habían renunciado a lo que veían como inútil. Sentían orgullo al hacerlo.

Se consideraban superiores. Habían tirado al cesto de la basura a las convenciones, a las supersticiones, a las costumbres.

Eran como unas nuevas personas, admirables por modernas y sensibles, por razonadas e inteligentes.

En fin, tipificaban casi todo lo que está mal en nuestros tiempos. Eran dos parejas, dos «matrimonios» que habían decidido no casarse. Ni por la ley, ni por la religión.

Eso era, según ellas, un paso adelante en la modernidad, en el progreso. La gente debía imitarlas y, si acaso lo hacían, el mundo sería mejor. No estoy tan seguro. Quizá sea lo opuesto.

Desconfío de las grandes recetas para el progreso. Esas que garantizan un mundo mejor si, como en este caso, se abandonan las costumbres sin sentido y las normas sin explicación. Esta liberación general, mucho me temo, pone a la gente en un barco sin mapas ni GPS.

Creo que esto puede verse como un abandono de ideas centrales, como la virtud, la sabiduría y la educación. Un abandono que dejó un vacío que ha sido llenado por la liberación, la capacitación y la improvisación.

El resultado ha sido un desorden general de ideas, una especie de caos mental formado por multitud de «escuelas de pensamiento» que se permiten el lujo de haber dejado de pensar. Otro abandono, el de la razón sustituida ahora por la emotividad y el sentimiento.

Como producto neto de lo anterior, vivimos en un estado curioso en el que cualquiera tiene opiniones para las que reclama respeto y atención, sin necesitar conocimiento ni lógica. Es eso que coloca a un locutor de radio en un papel de consultor moral, o a una sexóloga en el papel de teóloga.

O lo que en su extremo justificaría que cualquiera que haya tomado un curso de motivación personal tome los controles de un 747 para llevar a centenas de pasajeros en un vuelo trasatlántico. La misma cosa que hace creer que el matrimonio no necesita formalidad legal ni religiosa.

La vida en este mundo de miles de nociones opuestas entre sí y sin posibilidad de juicio, por supuesto, crea un cierto sentido de pérdida. ¿Cuál de todas las escuelas mentales tomar? La respuesta ha sido el emotivismo. La decisión basada en el sentimiento, no en la razón; en la primera impresión, no en la reflexión.

El problema es que los sentimientos abren la puerta a lo que sea, sin importar nada. Una manifestación de esto puede verse en la política. Vea usted la aceptación casi incondicional de líderes que prometen lo imposible y su elección política. Escuche las defensas que se hacen del sistema cubano, de las ideas de Hugo Chávez; escuche a los partidarios de Trump y Clinton.

El abandono de la virtud, la razón, la sabiduría y la educación; la adopción de la liberación, la capacitación, el sentimiento y la improvisación, todo eso admitió la entrada de lo impensable. Quizá sea que hemos perdido la capacidad de conservar y que en una ansia demasiado vehemente se ha supuesto conocer lo suficiente como para crear un mundo ideal.

Tome usted a la democracia, una noción política limitada e imperfecta, que a pesar de eso ha sido convertida en un concepto milagroso de uso múltiple. O a la idea de derechos humanos, transformada en una lista de reclamos que solo los gobiernos pueden satisfacer.

Puede verse todo esto como una especie de des-espiritualización que da entrada completa al materialismo y se quita de encima tradiciones, reglas, normas y conceptos que le estorban; especialmente a todo lo religioso. Es lo que hace entender ahora al matrimonio moderno como un simple cambio de dirección y una mudanza de muebles.

En fin, el tema es muy complejo, pero puede explicarse entendiendo a nuestra realidad como una de peligro elevado. La multiplicación de opciones de conducta sin criterios de justificación hace admisible a cualquier cosa que tenga la apariencia de progresista y moderna, sin siquiera pensar en sus consecuencias.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras