Realidades inevitables que describen a la vida del gobernante y sus actos. Hechos que ilustran el funcionamiento de la vida política de todo país. Los tres principios de la política.

7 minutos

Tres principios de la política, la idea de Robert Conquest

Las leyes de la política, según el autor, son las siguientes y puede encontrarse su referencia en isegoria.netspinstrangenessandcharm.wordpress.com y muchow.dk, entre otros:

1. Todos son conservadores acerca de lo que conocen
2. Cualquier organización que no es explícitamente de derecha tarde o temprano se vuelve de izquierda.
3. La manera más simple de explicar la conducta de cualquier organización burocrática es presuponer que está controlada por un grupo de sus enemigos.

La idea de R. Conquest es exponer esas realidades del comportamiento de la clase gobernante y el efecto que tres principios inevitables tienen en la vida política de cualquier nación.

En lo que sigue se examinan esas tres leyes de la política a la luz del gobernante.

1. El gobernante tenderá a ser conservador

El primer principio de la política.

No importa qué tan revolucionario o progresista sienta o diga ser ese gobernante, él se convertirá inevitablemente en un conservador con respecto a sus ideas y creencias. Por más revolucionario y mayores sean los cambios que proponga, en cuanto a sus ideas será un conservador claro.

La idea central es entender a la mentalidad conservadora, en esta ley, como el rechazo a lo considerado diferente y novedoso, lo distinto al marco mental del gobernante. Un político que se califique de socialista, por ejemplo, rechazará nociones liberales, conservando su socialismo contra ideas distintas y novedosas.

Precisiones sobre las grandes transformaciones propuestas

La mayoría de las opiniones revolucionarias que proponen grandes cambios y enormes transformaciones vienen de personas que poco conocen del tema. Es ese desconocimiento el que les da la oportunidad de tener ideas que «todo lo cambiarán».

Muchos serán imprudentes y progresistas en el monto en el que menos sepan de lo que hablan. Como una función continua que predice que las posturas adoptadas por las personas serán menos cautas y menos moderadas en la proporción en la que desconozcan el tema tratado.

Cuando se escuche una opinión extrema, de escasa reserva y poco equilibrio, esa opinión deberá considerarse con cuidado, pues resulta probable que haya sido emitida por alguien sin preparación para hacerlo.

Y eso precisamente es lo que caracteriza el optimismo ilimitado del gobernante tirano con una teoría del todo político. Este principio de la política concluye en dos principios derivados:

A. Todo gobernante transformador, revolucionario y promotor de grandes cambios será un conservador absoluto respeto a eso de lo que tiene conocimiento y está convencido.
B. Todo gobernante revolucionario, transformador y promotor de grandes cambios será un optimista irresponsable respecto a eso de lo que no tiene conocimiento pero está convencido.

Esto es lo que hace que gobernantes de izquierda y derecha, socialistas y liberales, por igual, propongan políticas descabelladas, como por ejemplo, autosuficiencia nacional o proteccionismo.

📌 Más aún, lo anterior permite un corolario sencillo: conforme mayor sea el desconocimiento, más alocadas e imprudentes serán las propuestas del gobernante. Y viceversa, conforma más conozca del tema, sus propuestas y decisiones tendrán más prudencia y cuidado.

2. El gobernante tenderá a la izquierda

El segundo principio de la política es el siguiente.

El gobernante aplicará políticas y tomará decisiones que acumulen poder en su persona, una situación que caracteriza a los regímenes que se sostienen en la centralización del poder en el gobierno. Es decir, se transformará eventualmente sin remedio en parte de la izquierda política.

📌 La idea central es una especie de ley de hierro que establece que aquellos organismos que no se definan a sí mismos explícitamente de «derecha», sin remedio y a ritmo variante se irán transformando en instituciones de «izquierda».

Por ejemplo, un partido político de centro, no establecido claramente de derecha, se transformará en uno de izquierda de intensidad y con velocidad variables. Un fenómeno que tiene un aspecto subyacente fascinante.

Son los movimientos de izquierda los que, por diseño y creencias, proponen dar más poder a los gobiernos. Por tanto, los gobernantes que tengan gusto por ejercer el poder, y que son la inmensa mayoría, preferirán inclinarse hacia la izquierda que hacia la postura política liberal que reduciría su poder.

📌 De lo anterior puede derivarse un corolario: será significativamente mayor el número de instituciones políticas y gobernantes de izquierda que de derecha, por lo que también habrá más gobiernos de izquierda.

3. El gobernante será su peor enemigo

La tercera ley del poder político de Combat establece el riesgo que corre toda organización de poder que se vuelve burocrática: el abandonar su razón de ser, la función que le dio un propósito. Las organizaciones burocráticas son controladas por una minoría y ella actúa en contra de los intereses de esa organización.

El abandono es el efecto del control de toma una camarilla y que convierte a la organización en una destinada a lograr el beneficio de esa minoría, lo que está en contra del propósito original.

Este principio de la política indica que debe tenerse una especial precaución en las organizaciones formadas por los gobiernos, es decir, sus empresas, comisiones, ministerios y demás instituciones.

Todas ellas corren el riesgo de dejar de cumplir con sus objetivos originales para ser controladas por una minoría muy organizada que las convierta en botín personal. El riesgo es tan grande que hace preferir dejar la mayoría de las tareas en manos privadas que tienen otros incentivos.

En otras palabras

Lo anterior puede examinarse en dos sentidos.

A. Por un lado, la burocracia del gobierno y otras organizaciones públicas tenderán a ser controladas por una minoría. Esto no es necesariamente malo, y podría llegar a ser muy bueno, dependiendo del tipo de organización.

B. La minoría que controla a la organización transforma los objetivos naturales de esa organización y la pone al servicio de la minoría. En una burocracia, por ejemplo, ese grupo deja de hacer que funcione para servir al ciudadano y la convierte en una fuente de ingresos adicionales.

La paradoja de Vodnoy

Una cita expresa bien la idea general:

«Las regulaciones gubernamentales suenan plausibles en áreas donde sabemos poco y hemos pensado menos. Pero, por lo general, quienes conocen bien un área pueden contarnos las inesperadas consecuencias dañinas de regulaciones aparentemente plausibles y bien intencionadas. Como resultado, la misma persona a menudo aboga por las regulaciones gubernamentales en áreas en las que son ignorantes y se opone a ellas en áreas donde tienen conocimiento. Yo llamo a esto la “paradoja de Vodnoy”». econolib.org

Esta propuesta se relaciona con el primero de los principios de la política, de Combat, y establece que:

A. El gobernante que desconozca una área tenderá a proponer toda suerte de disposiciones que la regulen y normen. Es decir, conforme menos conozca el gobernante de Economía, por ejemplo, más abundantes serán las regulaciones que proponga.

B. Conforma más conozca el gobernante de una área, menos dispuesto estará a emitir regulaciones y normas más allá de lo necesario.

El corolario de lo anterior es simple: conforme menos preparados sean los gobernantes mayor será el número y el detalle de las leyes y regulaciones que emita su gobierno. Esto crea severos problemas de exceso de leyes que encarecen la vida del ciudadano.

Pero, además, los ciudadanos con escasa preparación y conocimiento, más inclinados estarán a hacer caso a las propuestas de regulaciones de gobernantes que tampoco conocen las áreas que normarán.

Ventana de ideas afines

📍 El tema ponen sobre la mesa otras ideas relacionadas, como la transformación de los ideales políticos, la necesidad de una guía para la evaluación de gobernantes y de otra guía contra propaganda política y sus trucos. Además del uso político de las creencias religiosas y las falacias económicas de uso político.

📍 También atrae las nociones de los dos grandes fracasos de gobierno y el principio doble del poder. Más las siete leyes inevitables del socialismo, las cualidades del socialismo y la disputa entre socialismo y capitalismo.

Conclusión

Han sido examinados, con sus consecuencias, los tres principios de la política de R. Combat que en su versión original establecen:

  1. Todos son conservadores acerca de lo que más saben.
  2. Cualquier organización que no sea explícitamente de derecha, eventualmente se convierte en izquierda.
  3. La forma más sencilla de explicar el comportamiento de cualquier organización burocrática es suponer que ella está controlada por una camarilla de sus enemigos.

Sobre lo que se hicieron comentarios adicionales.


Otros lectores también leyeron…

[Actualización última: 2022-07]

Artículo anteriorGobernantes compulsivos
Artículo siguienteLa teoría de Malthus (al revés)
Más de cuatro décadas de escribir columnas de opinión y análisis políticos en periódicos y en línea. Autor de tres libros.