Una política mayor de reforma política que redimensiona a los gobiernos y eleva libertades. ¿Qué significa privatización? Su definición, razones y consecuencias.

5 minutes

Introducción

En los procesos de liberación de la economía de un país, la privatización es uno de gran escala y consecuencias. Se trata de una transferencia significativa de activos y recursos que pasan de manos estatales a manos privadas. Incluso de funciones gubernamentales que son realizadas por particulares.

El término usual es ‘privatización’ aunque no es infrecuente el encontrar ‘reprivatización’ cuando se hace referencia a empresas, activos, o recursos previamente nacionalizados o expropiados. Privatización, en pocas palabras, es lo opuesto a estatización y nacionalización

¿Qué es privatización?

Es una de las políticas político-económicas propuestas por los partidarios de la libertad económica.

La privatización es el proceso de conversión de activos de propiedad gubernamental a activos de propiedad privada. Por ejemplo, empresas públicas como una petrolera, son vendidas a particulares. Por extensión comprende también la contratación de servicios privados para realizar funciones gubernamentales, como cuidado de prisiones.

Es decir, ella tiene dos manifestaciones claras:

• La venta de empresas propiedad del gobierno. Por ejemplo, una empresa productora de electricidad, o aeropuertos.
• La externalización o outsourcing de una función gubernamental a empresas privadas. Por ejemplo, servicios médicos.

Efectos de la privatización

La razón fundamental detrás de este proceso es la realidad de que la libertad económica da mejores resultados que una economía intervenida. Por tanto, cuanto más importante es una industria más se justifica que ella este en manos privadas dentro de un sistema de competencia económica. La experiencia de muchos países muestra eso.

Por tanto, su consecuencia central es la de una mayor probabilidad de avance económico y bienestar creciente. Hay, también, otros efectos.

1. Reducción de responsabilidades gubernamentales

El enorme número de responsabilidades de los gobiernos se reduce y hace posible poner más atención en sus responsabilidades centrales y cruciales para el bienestar público. Es sencillamente una justificación de especialización.

2. Reducción de corporativismo de sindicatos de empresas estatales

Estos sindicatos suelen ser muy grandes y ejercen una influencia descomunal en la política del país, alterando la administración de recursos vitales para su favor y privilegio. Las empresas privadas no tienen este tipo de problema.

3. Menor probabilidad de corrupción y uso político

Sin las enormes empresas públicas, los gobernantes administran menos recursos y tienen menos ocasiones de corrupción, pero también de aprovechamiento de recursos públicos ára su beneficio personal.

4. Aumento de ingresos públicos

La venta de empresas públicas a particulares significa un ingreso sustancial a los gobiernos, los que de esta manera usan menos créditos y no elevan impuestos.

5. Mejor manejo de recursos

Las empresas en manos privadas regresan a criterios de autosuficiencia y sustentabilidad comercial sin necesidad de subsidios ni tratamientos preferenciales, lo que alivia presiones sobre las finanzas públicas. Esto crea incentivos para innovaciones.

6. Alternativa de outsourcing

La modalidad de la privatización como externalización de funciones es una modalidad que merece atención. Por un lado, debe producir una reducción en los costos de gobierno, lo que tiene consecuencias en la economía del país. Por el otro, introduce incentivos que mejoran las funciones realizadas para beneficio del público.

Privatización: una solución imperfecta

Por aceptable y conveniente que sea la privatización, ella no es la solución que garantice perfección alguna. Ella presenta riesgos de vender empresas a amigos del gobierno, o ser adquiridas por quienes con ello concentrarán mayor poder económico.

También, son criticadas por significar la pérdida de empleos y no cumplir con expectativas. En ocasiones llegan a constituir tabú, o significar valores nacionales a pesar de su fracaso obvio.

Sin embargo, esos y otros defectos son preferibles a la centralización económica que conduce a más errores más graves y menores probabilidades de corrección.

El fondo del tema

Privatizar o no privatizar. Nacionalizar o no nacionalizar. Esos son los dilemas que en la práctica política plantea las doctrinas de la libertad económica. Dejar a las personas económicamente libres o sujetarlas a políticas dictadas centralmente por los gobernantes.

La evidencia en favor de la libertad económica es abrumadora. Por ejemplo, la relación entre libertad y progreso que muestra el índice Heritage. Más los cálculos de la disminución de la pobreza global.

Conclusión

La privatización o reprivatización es una política económica que transfiere propiedades, recursos y funciones del sector público a manos privadas con la idea de elevar el crecimiento y progreso de un país.


[Actualización última: 2022-03]

Artículo anterior¿Qué es interés nacional? Significado y usos
Artículo siguienteRazón perdida: renuncia a la inteligencia
Lector frecuente y culto, defensor de la libertad y de la moral objetiva. Cofundador de Contrapeso.info.