Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Miedo al Simplismo
Eduardo García Gaspar
5 mayo 2004
Sección: ESCUELAS, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Quizá usted haya visto esos comerciales en los que salen alumnos de primaria que hablan de lo que aprendieron ese día en clase y que hace ver a la educación mexicana como una que es exitosa.

Pues bien, esos comerciales me ponen la carne de gallina porque resulta que ese día en clase, según un alumno, aprendieron lo que es la tolerancia.

Debe ser un alumno en serio aventajado, con un profesor fuera de serie. Digo, porque el concepto de tolerancia no es sencillo.

Aunque puede ser también que el profesor les haya dado a esos alumnos un definición simplista que ellos pueden tomar como la verdad revelada y equivocarse de cabo a rabo. Lo cierto es que no soy experto en cuestiones pedagógicas y quizá sí sea posible enseñar lo que es la tolerancia a un alumno de primaria.

Sin embargo, lo dudo si es que se quiere hacer de manera más o menos adecuada. Mi temor es crear ideas simplistas en mentes que luego las aplicarán de manera cándida a situaciones reales muy complejas.

Por ejemplo, la tolerancia puede ser entendida primitivamente como el respeto a opiniones diferentes a las propias. No creo que sea ése un mal comienzo para iniciarse en la tolerancia, pero si permanece el asunto allí nada más, la persona cometerá errores serios.

Vista así, la tolerancia se queda en el plano de, por ejemplo, la persona que no aprueba la existencia de películas o revistas pornográficas pero que al mismo tiempo las sobrelleva sin atreverse a hacer nada en contra de eso.

Esta es una visión limitada de la tolerancia por varias razones. Una de esas razones es que pensar así lleva a creer que ambas posiciones valen lo mismo y que no hay valores absolutos. Uno piensa que la promiscuidad sexual es buena, otro piensa que es mala, ambos viven de acuerdo a sus opiniones y terminan aceptando que no hay un precepto moral que califique objetivamente a esa promiscuidad como encomiable o como reprobable.

La consecuencia de pensar así es la aceptación de la relatividad moral.

Otra razón es que no se analiza el caso de una tolerancia injustificada que pone en peligro a la misma actitud de tolerancia que se defiende. Me explico mejor.

Puede ser que una persona niegue a la libertad de los humanos y su dignidad, lo que le lleva a concluir que explotar bombas es legítimo para imponer el sistema de gobierno que ella quiere. Es decir, hay ocasiones en las que la tolerancia no es aceptable.

El terreno es extremadamente complejo. Uso un ejemplo extremo. Una persona puede creer que los sacrificios humanos son buenos para aplacar la ira de los dioses en los que ella cree. Es posible pensar en tolerar esa opinión, pero lo que no puede tolerarse es la acción basada en esa creencia.

No se puede aceptar que se maten seres humanos. Esto lleva la conclusión de que existen opiniones en extremo peligrosas si es que ellas son llevadas a la práctica.

Otro ejemplo más real. Una persona puede pensar que el sistema democrático es decadente y que conduce a la perdición de las almas, por lo que los gobiernos deben ser conducidos por ministros de su religión. Cuando esa persona realiza acciones destinadas a subvertir la democracia para imponer sobre todos el sistema de gobierno que ella desea, la conclusión es sencilla, esas acciones no deben ser toleradas.

La tolerancia tiene límites y esos límites no son expresamente señalados cuando ella se define como el soportar lo que otros digan a pesar de estar uno en contra.

La tercera razón es que una definición simplista de la tolerancia puede causar parálisis de diálogo. Una persona dice que conviene cerrar las fronteras y otra dice que conviene abrirlas, ambas se toleran y se da la impresión de que ambas tienen posiciones verdaderas que hacen innecesario el analizar las posturas y encontrar la posición más razonable.

En fin, quizá sean cosas mías nada más, pero la verdad es que me aterra pensar en una educación de conceptos simplificados que llevan a situaciones peligrosas cuando se aplican a la realidad.

Y es que nuestra idea de democracia, me parece es una idea igualmente simplificada, pues creemos que se trata nada más de votar… cuando es bastante más que eso.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras