Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Profesores Innecesarios
Eduardo García Gaspar
11 mayo 2005
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Como profesor de universidad, muchas veces me pregunto lo esencial que soy y siempre contesto que no lo soy. No soy indispensable y no creo que ningún profesor absolutamente lo sea.

El aprendizaje puede realizarse sin nosotros y en realidad ésa es la regla de la vida, el aprendizaje sin profesores. En números redondos, un proceso educativo formal muy completo, digamos, toma 20 años. Si las personas vivimos en promedio 75, eso significa 55 años de aprendizaje sin profesor.

La enseñanza con maestros es la excepción y no la regla. Más de un 70 por ciento de nuestro aprendizaje se hace sin profesores en un salón de clase. El aprendizaje nunca termina. Toda la vida se está en proceso de acumulación de conocimientos y de habilidades. De eso no hay duda.

Puede haber períodos de más intensa acumulación de conocimientos que otros, pero el proceso siempre está presente. Uno de esos períodos de la vida debe ser acelerado.

Es la etapa del inicio de la vida, desde el nacimiento hasta alrededor de los 20 años y seguramente más. En esa etapa, el ser humano debe acumular conocimientos, habilidades, disciplinas que le servirán más tarde. Y es mucho lo que debe acumular en corto tiempo.

Por sí sólo un alumno no lo podría hacer tan rápido, aunque sin duda lo podría hacer en más tiempo. Es aquí que entra en juego el papel del profesor y del sistema de educación, para acelerar el proceso en campos prioritarios. No es esencial, pero el profesor es en extremo útil para lo siguiente. Acelerar, insisto, el proceso.

Lo hace más rápido y sirve de guía y de método de corrección y evaluación de adelantos. El profesor es una herramienta que hace al aprendizaje más eficiente. Pero también hace otra cosa que no he visto mencionada con la frecuencia que debiera: el profesor es un detonador del entusiasmo por el aprendizaje en el alumno, es decir, debe enseñar al estudiante a tener hambre de aprender y a tener método de estudio.

Debe crear hambre de aprendizaje para los siguientes 50 años del estudiante. Es como crear pasión y delirio por el descubrimiento. Por eso son aborrecibles los sistemas de aprendizaje de memoria, que no hacen pensar, y los sistemas que se dejan guiar por lo que el alumno pide. El que no sabe, no puede pedir lo que necesita. Un maestro tiene el deber de corregir errores y no debe dejarse llevar por eso de que todas las opiniones son respetables.

La gran herencia de un profesor no es tanto el conocimiento que deja en sus alumnos como las ganas que en ellos crea para saber más y las disciplinas para seguir así el resto de sus vidas. Un buen alumno puede obtener conocimientos sin necesidad de un profesor… le bastarían unos libros y tiempo para leerlos.

Lo que hace un profesor es ser una guía de estudio, un punto de conversación, un sistema de corrección, un acelerador y, sobre todo, un creador de entusiasmo. Es literalmente un coach deportivo que mezcla técnica, evaluación, estrategia y ganas de “jugar.”

Por eso sospecho de las técnicas de aprendizaje que ignoran al profesor y tienden a hacer las cosas dejando todo en manos de los alumnos. Sé que no somos indispensables, pero también sé que somos en extremo útiles, por lo que también le temo al profesor que ha perdido el entusiasmo por su función, que se limita a dar una conferencia como clase o que deja todo en manos de sus alumnos.

O que se limita a crearles auto estima. Más aún, el profesor debe por definición ser exigente en todos sentidos porque al fin está él enseñando su materia, pero también está dando ejemplo y es un punto de referencia. Debe poseer habilidades extraordinarias de comunicación y habilidades para hacer pensar.

Quizá sea esto último una mejor manera de resumir el mejor efecto que un maestro puede tener, el enseñar a pensar. Si hago un recuento de los rasgos de los profesores que más huella dejaron en mí, ellos fueron una mezcla rara de exigencia y buena voluntad, de clases divertidas y buen humor, de lenguaje sencillo e ideas claras, de explicaciones memorables y de sentido de historia.

Fueron gente que irradiaba entusiasmo y producía interés en usar la razón, que planteaba problemas a los que pedía solución. Personas que sin andar por las ramas señalaba errores en los alumnos y mostraba caminos mejores.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras