Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Votaciones Democráticas
Leonardo Girondella Mora
5 abril 2006
Sección: POLITICA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


La democracia —ha sido dicho mil veces y sin mucho efecto— es un sistema imperfecto de gobierno, aunque mejor que el resto. Su esencia radica en la división del poder en varios niveles. El editor general de ContraPeso.info ha sistematizado esto en los siguientes niveles:

División de poderes: ejecutivo, legislativo y judicial —una especialización funcional.

División temporal: la lograda por elecciones periódicas que permiten cambiar de gobierno sin violencia, evitando la prolongación indebida de gobernantes en el poder.

División espacial: la lograda por medio de autonomías estatales de diversa intensidad dentro de una misma nación.

• La separación Iglesias-Gobierno.

Los acuerdos logrados en las elecciones y en la actuación de los poderes judicial y legislativo recurren a un mecanismo simple, el de los votos —decidiendo tomar las medidas aprobadas por la mayoría. No es perfecto, pero es lo acordado y funciona relativamente bien. Por eso es que resulta preocupante cómo el mecanismo de votación por mayoría en una cámara de legisladores se ha distorsionado.

Una ilustración clara de esa distorsión es la siguiente —un comentario de El Financiero del día 30 del mes pasado. La ocasión es una ley de radio y televisión, pero lo que hay que ver es el terrible error del comentario, supuestamente serio de un periódico serio.

Dice el comentario: “De cara al siglo XXI, resulta sorprendente que en el proceso de reforma de la Ley de Radio y Televisión y Telecomunicaciones, tanto el PRI como el PAN evitaran el consenso y revivieran el mayoriteo para avanzar en su objetivo legislativo…”.

Le da el despectivo nombre de mayoriteo a la votación mayoritaria, considerándola negativa —y prefiriendo al “consenso”, con un problema serio. ¿Qué es el consenso y cómo se logra? Ni una palabra al respecto.

Insisten: “El mayoriteo constituye una de las fórmulas más perversas de la práctica parlamentaria, que no sólo recuerda a la aplanadora priista, cuyo autoritarismo obstaculizó el desarrollo de la democracia”.

De nuevo esa tonta aseveración —si el voto de la mayoría de los legisladores es perversa, la conclusión que se sigue es de largo alcance, pues igual de perversa sería la elección de gobernantes por medio del sistema de mayoría de votos.

Más ignorancia política es difícil solicitar. Su sugerencia final: ”Hay que legislar por consenso y no por la vía del mayoriteo autoritario”.

Una mente disciplinada exige que una aseveración de tal extremismo sea definida. Si se descarta el sistema de votación legislativa para decidir, lo mismo tendría que hacerse con las decisiones colegiadas de la Suprema Corte de Justicia y también con las votaciones ciudadanas.

Pero también hay que hacer otra cosa: definir qué es consenso y cómo se logra por otra vía que no sea la de votaciones. Se ha escrito que la democracia es demasiado nueva en México y que los mexicanos no sabemos qué hacer con ella —lo de ese periódico muestra que en el mismo caso están algunos medios: expresan opiniones sin fundamento y sin rubor, usando argumentos débiles y palabras fuertes, como si el uso de calificativos fuese una herramienta de argumentación lógica.

Queriendo cambiar el lenguaje pretenden tener razón —no creo que sean neomarxistas conscientes, pero actúan como si lo fueran y socavan a la democracia que pretenden defender.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras