Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Ellos se Juntan
Eduardo García Gaspar
16 enero 2012
Sección: DIPLOMACIA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Un amigo me lo hizo notar hace años. Generalmente es cierto. Tiene su sabiduría.

Vea usted a su alrededor, en lugares que reúnan a muchas personas y grupos de ellas.

Algo como un aeropuerto, un centro comercial, el lobby de un hotel, los asistentes a un restaurante, a un bar.

Se dará cuenta de una cosa. En los grupos de personas, ellas se parecen entre sí.

Tienen apariencias similares, vestimentas parecidas, edades en el mismo rango, vocabularios semejantes. Me imagino que hasta tienen ideas equivalentes. Lejos de ser atraídos por personas opuestas, la gente gusta estar entre similares.

Algo así sucedió la semana pasada en La Habana y en partes de Amperica Latina.

Estuvo allí de visita el presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad. En la universidad de esa ciudad dijo que el capitalismo está en decadencia. Y se reunió con sus similares, los Castro.

Antes había estado en Venezuela, con otro similar, Chávez. También en Nicaragua, con su comparable, Ortega. La gira de similares lo llevó a Ecuador, con su equivalente, Correa.

Cierto, es llamativo que un país como Irán se ocupe de América Latina, o que está se ocupe de aquél. Como que no hay cosas en común, ni tradición, ni historia, ni comercio, ni nada significativo.

Pero si se sigue la ley de los similares que se atraen, debe existir algo que los una. Los contenidos de sus declaraciones lo revelan sin duda: su oposición a los EEUU.

Son cabezas de gobiernos que han hecho de la retórica anti estadounidense un tema prolongado, un tópico central. Si la gira de Ahmadinejad molesta al gobierno de EEUU, eso es buena causa para hacerla y declarar en contra del imperialismo, del capitalismo, de toda esa lista de culpables usuales. Eso los une y crea vínculos.

Pero no es todo. Lo que creo que bien vale una segunda opinión es encontrar otra similitud entre ellos, más allá de la oposición a los EEUU.

Imagine usted que es un detective al que le han asignado la tarea de encontrar comunes denominadores entre ese grupo de personas: Correa, Chávez, los Castro, Ortega, Ahmadinejad. Igual que puede hacerlo con un grupo de personas en un aeropuerto, o en un restaurante.

Si escuchamos su conversación, espiándolos, ya encontramos que hablan mal de los EEUU y de los temas asociados: liberalismo, capitalismo, imperialismo. En fin, nada nuevo, nada que no sepamos ya. Pero, gracias a los medios, seguimos espiándolos y eso nos da información útil, aunque muchas veces no es obvia. Sigamos en nuestra tarea de detectives.

¿Qué más hay en común entre esos personajes? Algo obvio, pero no despreciable, es saber que son cabezas de gobierno. Todos ellos son gobernantes, presidentes o sus equivalentes.

Muy bien, nada que no sea público, pero eso nos lleva a un campo por explorar, el tipo de gobierno que ellos encabezan. ¿Hay algo en común en este sentido? Veamos.

Ahmadinejad es la cabeza visible de un gobierno duro, teocrático, difícilmente considerado democrático. Es famoso por represivo y por declaraciones amenazantes y violentas.

Chávez, por su parte, representa un gobierno que ha sido calificado de narcisista leninista, tampoco democrático y muy autoritario, como lo muestran las expropiaciones y sus decretos.

Los Castro son la cabeza de un gobierno no democrático, un sistema totalitario de décadas, donde no ha habido una elección jamás y se tienen prisioneros políticos. Ya puede verse algo en común.

Por su parte, Correa y Ortega son menos conocidos, pero no diferentes. Son, claramente, amigos de los otros cuatro. Tienen gobiernos con similitudes políticas, todos de alto estatismo y mucho poder, con un desempeño económico similar, muy pobre.

Puede concluirse que son parecidos, que concuerdan en sus opiniones.

Esto puede verse del lado contrario, tratando de imaginar quién no estaría en esa gira de Ahmadinejad. ¿Un tour para visitar a Merkel de Alemania, Sarkozy de Francia, Harper de Canadá, Cameron en el Reino Unido? Es realmente difícil imaginar una gira de Ahmadinejad con ellos.

No extrañaría, sin embargo, verlo en una visita a Corea del Norte, o Bolivia.

Visto así, alegra que Ahmadinejad no haya visitado Brasil, México, Chile y otros… no debe verlos como similares y eso es bueno. Muy bueno. En fin, todo esto no fue sino una aplicación práctica de sabidurías populares, “Dios los cría, ellos se reúnen”.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras