Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
¿Como Ayudar a Otros?
Leonardo Girondella Mora
4 agosto 2014
Sección: ETICA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


La idea de que los seres humanos deben preocuparse por la situación de los demás, es separador.001algo considerado positivo —es visto como una obligación deseable en toda persona.

Resulta odiosa, por tanto, la actitud de quienes lejos de sentirse preocupados por los demás, actúan persiguiendo su propio interés sin considerar los efectos que sus actos tengan en otros.

En pocas palabras, se considera moralmente loable a la persona que por iniciativa propia realiza acciones que muestran su preocupación por otros —lo que tiene dos posibilidades extremas con precisiones que deben hacerse.

• En un extremo está la persona que tiene una vocación total de ayuda a otros —su vida entera se dedica a eso como, por ejemplo, la Madre Teresa de Calcuta.

• En el otro extremo está la persona que realiza todas sus acciones a sabiendas que ellas dañan al resto —su vida entera está dedicada a tener un beneficio personal que se sabe lastima a otros como, por ejemplo, un asesino a sueldo, o un secuestrador.

Pero, en medio de esos dos extremos, fácilmente ilustrados, están la mayoría de los casos, con una particularidad pocas veces notada: muchas de esas acciones humanas permiten al mismo tiempo tener un beneficio personal y, también, un beneficio a otros —es decir, no son excluyentes esas posibilidades.

Esta es la primera idea que quiero destacar. Demasiados piensan que las acciones que una persona realiza puede ser sólo de dos tipos y sólo esos dos extremos:

• Las que son de interés para la persona y la benefician, pero que siempre dañarán al resto.

• Las que son de beneficio a otros, son acciones que siempre significan sacrificio personal.

Es falsa esa dicotomía porque en realidad existen, y son mayoría, las acciones que al mismo tiempo benefician a quien las realiza y son también benéficas a otros.

&&&&&

La otra idea que quiero destacar es otra falsedad relacionada con la anterior y se refiere a la creencia de que toda persona es corresponsable de las carencias de los demás, especialmente de los menos favorecidos. La palabra clave aquí es “corresponsable”.

Lo anterior significa que cualquier persona puede ser acusada, en parte, de la mala situación en la que está otra —algo en extremo exagerado, que llevaría a acusaciones sin fundamento.

No tiene lógica, por ejemplo, que la mala alimentación de una familia en la selva de Chiapas pueda ser atribuida a una persona que trabaja en una planta automotriz en Coahuila.

Entre esas dos personas no hay una conexión clara de acciones —y, si todos fuesen corresponsables, esa responsabilidad se diluiría entre millones, terminando por ser insignificante. Esto anula la idea de corresponsabilidad.

El problema es que si se afirma que hay corresponsabilidad, cuando ella es insignificante, eso tenderá a borrar otra idea que sí es importante, la del deber de ayudar a otros —sí ayudarlos aunque no exista responsabilidad personal por su situación, mandando, por ejemplo, ayudar a personas en Chiapas a pesar de que la persona no sea responsable de lo sucedido allí.

&&&&&

Lo que he hecho en lo anterior es examinar dos ideas que creo equivocadas.

Primero, el realizar actos que buscan el beneficio propio no significa que esos actos serán sin remedio algo que dañe a otros. Muchos actos propios, quizá la inmensa mayoría, producen ambos efectos, beneficiar a otros y mejorar la situación personal.

Por ejemplo, un profesor en una escuela, realiza su labor recibiendo el beneficio de su sueldo y prestaciones, pero al mismo tiempo beneficiando a sus alumnos —el mismo caso de quien encuentra un remedio a una enfermedad, o de quien abre una empresa.

Segundo, es equivocado que el deber de ayudar a otros se justifique por ser corresponsable de quienes están en situaciones malas. La inmensa mayoría de las veces no existe tal corresponsabilidad, lo que no cancela el deber de ayudarlos.

Si uno se pregunta cómo ayudar a otros, la mejor respuesta posible será una que evite ideas falsas como las dos anteriores —esto dará una base más sólida a la ayuda que dé.

Nota del Editor

Si le gustó la columna, quizá también:

Moral del Resentimiento

Virtudes Sociales

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras