¿Qué es corrupción? La definición de un tipo concreto de falta ética que involucra el uso indebido, para provecho personal, de poder y recursos confiados para otro propósito. No debe convertirse en un genérico de deshonestidad.

Introducción por necesidad

El término ‘corrupción’ ha sido abusado. Su idea ha sido ampliada para cubrir y reprobar actos indebidos que no son propiamente corruptos.

Además de proveer una definición clara del concepto, esta columna propone evitar ese uso descuidado y ampliado del término. Palabra que, por ese uso impreciso, pierde significado.

La corrupción es un tipo de conducta indebida, muy específico. No es un modo genérico de hacer malas cosas. Este es el error que, por ejemplo, se comete al afirmar que «Ignorancia también es Corrupción».

La misma falla que se comete al supones que «El plagio es la peor corrupción que puede haber en la universidad». El plagio es reprobable, pero no es corrupción propiamente dicha. Tampoco lo es la incapacidad para ocupar un puesto.

Corrupción, una definición

Transparencia Internacional la define así, muy claramente:

«Consiste en el abuso del poder para beneficio propio. Puede clasificarse en corrupción a gran escala, menor y política, según la cantidad de fondos perdidos y el sector en el que se produzca». transparencia.org.es 

Otra fuente la define de manera similar, muy similar:

«Entendemos por corrupción el uso del poder confiado para obtener beneficios privados indebidos […] hablamos de corrupción cuando una persona actúa sin orientarse por la confianza que se ha depositado en su desempeño, a través de la posición o cargo determinado, y consigue beneficios para ella o para terceros que, de otra manera, no se habrían generado.». redanticorrupción.pe

Definiciones que permiten encontrar elementos característicos de la corrupción.

Uso indebido de poder confiado

Las personas que cometen actos de corrupción tienen un poder que les ha sido delegado a ellas. Se les han delegado recursos confiando en que ellas harán un uso responsable.

Un ejemplo, es el de un funcionario de gobierno que tiene poder para dar licencias para la apertura de negocios. Dispone también de recursos para supervisar que los negocios abiertos tengan la licencia requerida.

Cometerá actos de corrupción si usa ese poder y esos recursos para pedir dinero a quienes requieran esa licencia. O exigir pagos a quienes no quieran que sus negocios sean cerrados por alguna falla técnica ficticia.

Beneficios personales indebidos

Las personas que cometen actos de corrupción buscan su beneficio personal usando indebidamente el poder y los recursos que se les han confiado.

El funcionario público que hace lo anterior está persiguiendo una ganancia personal usando recursos y poder que le ha confiado la institución para la que trabaja. 

Puede verse aquí el fuerte aroma a traición que contiene el término ‘corrupción’.

Daño general

El uso indebido de esos recursos y poder confiado en la persona produce un daño en otros. En la institución que les ha otorgado el poder y los recursos, depositando con eso confianza en ellas.

Ese funcionario público produce daño al gobierno y a la gente que él gobierna. Desperdicia recursos, desvirtúa el poder, daña patrimonios gubernamentales y privados, induce a más acciones similares.

Los beneficios buscados indebidamente

Es característica esencial del fenómeno el perseguir beneficios personales usando poder y recursos confiados para ser usados de otra manera. Esos beneficios buscados son de varios tipos.

Evasión de leyes y reglas

Se usa el poder y los recursos para evitar la aplicación de normas, reglamentos, leyes y cualquier otra disposición gubernamental. El beneficiado por la evasión recompensa al que la ha conseguido.

Por ejemplo, el oficial de tránsito que detiene a quien conduce a exceso de velocidad. Entre ambos pueden encontrar que un cierto monto de dinero evita la aplicación de la norma de tránsito y que requería una multa.

Obtención de un servicio o un bien

En este caso, se usan el poder y los recursos confiados en la persona para que se apliquen las normas, leyes y demás disposiciones. El beneficiado por la aplicación recompensa al que la ha conseguido.

Por ejemplo, el director de una escuela que facilita la admisión rápida de los hijos de padres que le han dado una compensación con ese propósito. Los hijos de quienes no hagan esa contribución al director tendrán una admisión retrasada o incluso negativa.

Logro de leyes y reglas a modo

Es la dimensión mayor de la corrupción. Con ella se unen particulares y gobernantes para crear disposiciones obligatorias que beneficien a los primeros a cambio de una retribución a los segundos.

Por ejemplo, una disposición de exclusividad de concesión de servicios de taxi que prohiba o detenga competencia. El grupo beneficiado con la concesión hace pagos en especie o dinero a quien ha creado la disposición de exclusividad.

Suele recibir el nombre de capitalismo de amigos.

Corrupción, otras precisiones

El fenómeno admite diversos ángulos de estudio. Uno de ellos es el nivel de incidencia. Puede ser aislada o generalizada. 

Igualmente, puede ser clasificada según el tamaño de los montos involucrados. Desde reducida hasta exorbitante.

También, con respecto a su origen. Así se distingue entre la originada por quien tiene el poder y los recursos, o por la otra parte.

La dimensión cultural juega un papel importante en este fenómeno. Donde resultarán útiles las diferencias entre culturas para las que la corrupción es parte de los usos y costumbres y aquellas para las que no lo es.

Adicionalmente, pueden examinarse las «oportunidades» de corrupción y si ellas abundan. En ese caso, reducirlas podrá ayudar. Esto se refiere al exceso de leyes y la consecuencia de elevar los incentivos para encontrar salidas a esa complicación.

Es obvio que la corrupción puede acontecer en cualquier organismo, privado o público. Sin embargo, es la corrupción política la que justificadamente atrae más la atención.

La dimensión moral tiene un papel sustancial en el tema. La corrupción puede ser considerada como una consecuencia de un vacío moral en el que este tipo de actos son éticamente irrelevantes.

Concluyendo

La corrupción es un tipo de falta moral o ética, que específicamente trata el caso de uso para provecho personal de poder y recursos confiados para otros fines. 

No debe ser confundido con otros actos genéricos de deshonestidad. Si eso se hace, se perdería la fuerza original del concepto. La corrupción se volvería un sinónimo de deshonestidad.

Y otra cosa más…

Un mapa de Transparencia Internacional es una buena imagen que ilustra la magnitud del problema.

Existe más columnas sobre el tema en ContraPeso: Corrupción.