Ciclo B

Inicio TEXTOS DE UN LAICO Ciclo B Página 4

Textos de un laico: ciclo B

Cada columna contiene un intento de encontrar los comunes denominadores de las tres lecturas de la misa católica de cada domingo del ciclo B. Ellas presentan un resumen del Evangelio del día, y de las dos lecturas anteriores.

11 Domingo Ordinario (ciclo B)

0

Somos como semillas, con voluntad propia, que Dios siembra; germinamos a nuestra voluntad, crecemos porque lo deseamos. Es un canto a nuestra libertad.

14 Domingo Ordinario (ciclo B)

0

Dios nos da a todos una misión, la de hablar de él a otros, la de atraerles hacia él, la de ser sus mensajeros...

16 Domingo Ordinario (ciclo B)

0

Si estamos junto a Dios, si lo aceptamos como nuestro pastor, nada nos faltará. Nada.

2 Domingo adviento (ciclo B)

0

Los festejos deben realizarse, pero más importante es que la casa esté limpia. Esa casa es nuestra alma. Por eso debemos limpiarla de las faltas que hemos cometido y así Nuestro Señor llegará a un lugar limpio y digno.

La Santísima Trinidad (ciclo B)

0

No somos seres aislados, solitarios, ni accidentes de la naturaleza. Somos creación de Dios, nuestro Padre.

4 Domingo Cuaresma (ciclo B)

0

Desea salvarnos. Nos ha enviado mensajeros, incluyendo a su propio Hijo. con ese mensaje de misericordia y amor. Ha venido para salvarnos, para llevarnos a la vida eterna junto a Él.

10 Domingo Ordinario (ciclo B)

0

La serpiente sigue alrededor nuestro y puede sucedernos lo mismo que a Adán y que a Eva. De nuevo ofrecerá manzanas tentadoras a las que vestirá con lindos ropajes. Manzanas que no son otra cosa que desobediencias a los mandatos de Dios

22 Domingo Ordinario (ciclo B)

0

Nada hay fuera de nosotros que nos manche, nada. Si algo malo existe, ello es producto nuestro, de nuestras acciones y pensamientos.

33 Domingo ordinario (ciclo B)

0

Quien no se encuentre preparado obviamente temerá el fin de los tiempos y sólo pensar en ello le ocasionará pesadumbre. Por el contrario, el fiel seguidor...

2 Domingo Ordinario (ciclo B)

0

Tenemos, por tanto, un dato real: el llamado de Dios a cada uno de nosotros existe sin excepción. De una manera o de otra, Dios nos llama sin cesar. Está en nosotros responder o no a ese llamado

Subscribe to our mailing list

* indicates required