Las distorsiones del conocimiento histórico. Puntos de atracción que distraen y alteran a la realidad. Marcos de referencia que perturban el conocimiento exacto de la trayectoria humana. Los centrismos de historia.

6 minutos

Introducción

La Historia es un conocimiento vital para la naturaleza humana. No solamente satisface la curiosidad, también enriquece a la persona con un aprendizaje que le permite una mejor comprensión del presente. Le hace posible pensar acerca de su vida, de su propósito y sentido.

Permaneciendo todo lo demás constante, será una persona más completa aquella que mejor conoce la historia. Por eso es importante examinar factores que producen distorsión en el conocimiento histórico. Factores que son llamados centrismos de historia y que son creados por la atención exagerada en algunas cosas descuidando otras. Eso crea parcialidad del conocimiento de la Historia.


«No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es como ser incesantemente niños».

— Cicerón

Centrismo de historia: lo reciente se recuerda más

La idea es obvia una vez que se conoce. Se le ha llamado ‘epochcentric bias’, que literalmente significa sesgo del centrismo de época. La frase es de Dean Simonton y así nombra a la mayor influencia de los hechos recientes sobre los pasados. Un centrismo de historia que hace más memorable a las cosas más cercanas al momento actual que a las más lejanas.

El fenómeno ha sido resaltado por Charles Murray en Human Accomplishments y ha sido apuntado por otros. Este centrismo histórico de lo más reciente sesga a la concesión de más importancia a sucesos y personajes cercanos en el tiempo que a los más alejados. Es un sesgo de atención desproporcionada.

Casos concretos

En el libro de Murray se cita un caso que ejemplifica este centrismo histórico de lo reciente. En 1899 se solicitó a expertos una lista de las cien mejores novelas del mundo. De los 61 escritores de ellas, solo 27 fueron escritores incluidos en la lista de reales autores de importancia (con medición numérica de enciclopedias). De ellos, 17 no aparecen en obras básicas de consulta y referencia.

Otra lista de expertos de 2002, con los cien mejores libros de todos los tiempos. Casi todos los seleccionados fueron escritos en los últimos cien años, entre ellos estaba Zorba el griego. La idea es clara: el pasado más cercano recibe más atención de la que tendrá cuando sea un pasado más lejano.

Como ilustración, si se hace una lista en este momento de los personajes más influyentes de todos los tiempos, seguramente ella resultaría en una atención mucho más baja a los personajes de hace más de 100 años que a los actuales.

En una lista de las personas más influyentes en la historia, por ejemplo, aparece Martin Luther King en la posición 11 y Abraham Lincoln en la 12, por encima de Platón, Beethoven y Aristóteles. Nelson Mandela está en la 30 y Gutemberg en la 35. Tom Hanks está en el lugar 38 y Erasmo en la 63.

En otra lista, Platón está en el lugar 40 y Hitler en el 39, No aparecen C. F. Gauss ni Tycho Brahe. Pero sí están Mijaíl Gorbachov y John F. Kennedy.


«La forma más efectiva de destruir a la gente es negarles y aniquilarles su propio entendimiento de la historia».

— George Orwell

Centrismo histórico de lo nacional

Otra distorsión de la historia, un centrismo que hace que las cosas nacionales reciban más atención que las extranjeras. Una especie de nacionalismo involuntario que da atención desproporcionada a las cosas del país por encima de las de otros países.

Una lista estadounidense de los 25 personajes más importantes de todos los tiempos, coloca a George Washington en el lugar 16, a Abraham Lincoln en el 17, a Martin Luther King en el 12. Gutenberg está en el último lugar. El mismo fenómeno sería de esperarse en listas elaboradas con influencia nacional o regional de otras partes.

Centrismo de lo ideológico

Puede especularse acerca de otro e los centrismos de la historia, el de las preferencias ideológicas. Uno que dependería de las inclinaciones de la ideología personal.

Seguramente algún grupo de personas incluirá a personajes como Carlos Marx en los primeros lugares de su lista de personajes más influyentes de la historia, o a Fidel Castro. Mientras que otros no los incluirán, pero sí a Adam Smith, por ejemplo. Es un sesgo ideológico.

Calidad de la educación

El tema de las distorsiones de la realidad histórica lleva a especular sobre la influencia de otra variable, la de la calidad de la educación. Una de baja calidad llevaría a un centrismo de historia sustentado en la popularidad de personajes y eventos, con fuerte influencia de lo nacional inmediato.

La llamada con ambición A definitive list of the musicians who influenced our lives most coloca en primer lugar a The Beatles y no contiene a Beethoven, Mozart, ni Bach.

La baja educación, también, puede producir una atención desproporcionada a celebridades popularizadas por los medios y la retórica de clisés políticamente correctos. Es lo que en ciertos momentos podría hacer que en una lista de personajes importantes de todos los tiempos se colocara a Barak Obama (recuerde que ganó un premio Nobel antes de ser presidente, o piense en Greta Thunberg).

Ventana de ideas conexas

📍 El tema de la columna lleva a otras ideas como la educación incompleta, los peligros de la educación para la tolerancia y el dilema de la educación dogmática. Por supuesto, también al mismo significado de educación, incluyendo la opción de la educación religiosa.

📍 También, pone sobre la mesa temas como educación laica, la tesis de que los vencedores escriben la historia y el déficit de atención histórica amplia. Hace referencia a la calidad y características de las opiniones comunes y al sesgo de la verdad

Conclusión

Han sido presentados tres centrismos de historia, el de los eventos y personajes más recientes, el del nacionalismo que descuida lo extranjero y el ideológico. Más algunas consideraciones acerca de la influencia de la mala educación en el conocimiento inexacto de la Historia.

El de la historia reciente es quizá el mayor problema. Uno de soberbia de la actualidad que tiende a socavar los cimientos de la civilización actual. Hacer de lado a, por ejemplo, Aristóteles tiene un costo que no es despreciable, al contrario.


Otros lectores también leyeron

Artículo anterior¿Qué es impunidad? Una definición
Artículo siguienteExcelencia y excelente: significado real
Más de cuatro décadas de escribir columnas de opinión y análisis políticos en periódicos y en línea. Autor de tres libros.