Un concepto justificado por los beneficios que da a quienes son calificadas de víctimas. La definición de victimización, su aplicación, uso, significado y popularidad.

5 minutes

Introducción: culto a la víctima

En breve, la víctimización es un fenómeno cuya popularidad se debe al beneficio que ella produce: hace a quien sea considerado como víctima un objeto de culto que merece todo tipo de beneficios y favores. Ha sido expresado así:

«Han producido el culto de la víctima, en el que los reclamos están basados en la exhibición de daños infligidos por una sociedad indiferente» Christopher Lasch, The Revolt of the Elites and the Betrayal of Democracy.

Víctima, su definición

En pocas palabras, una víctima es alguien que sufre un efecto negativo por causa de una acción o suceso.

El efecto negativo es un daño personal, un perjuicio, como cuando un ladrón roba a su víctima una cantidad de dinero. El daño puede llegar a ser incluso la muerte, como el asesinato del cónyuge por causa de celos.

La víctima es directa e identificable, como en el caso de un delito como el choque de automóvil por culpa de un conducto ebrio. Hay también, víctimas indirectas, las perjudicadas por ese hecho, como familiares y otras personas cercanas a la víctima central.

El círculo de víctimas que un acto o suceso provoca puede ampliarse sin límites. Por ejemplo, es posible argumentar sin gran complicación que incluso una sociedad entera sufre, siquiera remotamente, las consecuencias del asesinato de un joven albañil.

Lo más conveniente es, sin embargo, entender el significado de víctima de manera específica, como:

«Persona que se expone u ofrece a un grave riesgo en obsequio de otra […] que padece daño por culpa ajena o por causa fortuita […] que muere por culpa ajena o por accidente fortuito […] que padece las consecuencias dañosas de un delito». dle.rae.es

¿Qué es victimización?

La frase «hacerse alguien la víctima» es usada para expresar la idea de que una persona cualquiera se lamenta y queja queriendo buscar la atención y compasión de los que la rodean. Así se entiende a la idea de victimización

«Es así como se le llama al proceso psicológico en el que un individuo intenta engrandecer, exagerar o modificar los detalles de una historia, con el fin de que sea percibido como una víctima». conceptodefinición.de. Énfasis en el original.

Por tanto, la popularidad de la victimización puede comprenderse como una búsqueda intencional de simpatía en otros. La percepción de ser una víctima logrará compasión, ayuda, favores, apoyos y otros beneficios. Estos son incentivos que pueden ser considerables para buscar ser percibido como víctima.

📌 El fenómeno es desafortunado porque provoca la pérdida del valor del término ‘víctima’ y daña así a quienes realmente lo son. Cuando se busca aparecer como víctima cuando en realidad no se es, eso deprecia el significado de la palabra.

Victimización, el origen

En su interpretación original, una víctima es ese quien recibe un daño personal e identificable por parte de otro que ha cometido un acto criminal. Incluso, podría abrirse la idea a quien sufre las consecuencias negativas de sus malas acciones, como el alcohólico o el drogadicto.

📌 Los problemas comienzan cuando la idea es ampliada a generalidades, como afirmar que son víctimas quienes sufren daños, reales o potenciales, por conductas o sucesos generales, por ejemplo, conductas antisociales. Los problemas de definición de eso último son insolubles. ¿Puede ser víctima real todo homosexual de «conductas sociales discriminatorias»?

Es la idea de ser calificado como víctima a cualquiera que pertenece a un grupo que es calificado como susceptible de alguna acción criminal. El asunto es si una propensión estadística puede hacer que todos los pertenecientes a un segmento sean vistos como víctimas.

El clímax de la ampliación del concepto de victimización es el que lleva a considerar como víctimas a esos que son criminales. Por ejemplo, al ladrón recurrente que llega a ser visto como «víctima de la sociedad».

El aprovechamiento político de la victimización

La exageración en la comprensión del término ‘víctima’ tiene un gran incentivo en la posibilidad de presionar de tal manera al gobierno como para lograr tratos preferenciales para un grupo o comunidad.

Por ejemplo, la comunidad A, la que sea, alega consistentemente ser víctima colectiva de actitudes y conductas del resto de la sociedad. Esto puede permitirle que se emitan leyes y disposiciones que favorezcan a su miembros por encima de otros, como por ejemplo, cuotas en legisladores o puestos públicos.

También, ella permite beneficios personales a quienes se vuelven activistas que representan a grupos victimizados. Un ejemplo de eso es la llamada generación de copos de nieve:

«La generación copo de nieve son aquellos adultos jóvenes, mejor conocidos como millennials,que se están dando a conocer por su susceptibilidad ante diversas situaciones o temas». psicoactiva.com. Énfasis en el original.

La victimización consiste en ese grupo llamándose víctima de estar expuestos a puntos de vista, opiniones y argumentaciones que no coinciden con sus ideas y, sobre todo, sentimientos. Esto es lo que les lleva a solicitudes de censura de información.

Snowflake, o copo de nieve, es una manera de describir a «quien es considerado por alguna gente como alguien que se enfada y ofende con demasiada facilidad». Esta victimización tiene el incentivo de anular la libertad de expresión de otros que tienen puntos de vista opuestos o contrarios.

Conclusión

Un concepto justo y digno, como el de víctima, puede ser devaluado cuando deriva en victimización usada con demasiado descuido y, lo peor, con propósitos de obtención de beneficios de grupo y derechos particulares.


Otros lectores también leyeron…

[Actualización última: 2022-03]

Artículo anteriorLos peligros de la educación para la tolerancia
Artículo siguienteCinco pasos para legalizar lo impensable
Más de cuatro décadas de escribir columnas de opinión y análisis políticos en periódicos y en línea. Autor de tres libros.