Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Una Buena y Una Mala
Eduardo García Gaspar
28 mayo 2002
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Le tengo una noticia buena y una mala. La noticia buena es que ya han sido privatizadas las empresas paraestatales, especialmente las mayores.

Sí, ya están en manos privadas la industria petrolera mexicana en su totalidad, así como también toda la industria eléctrica mexicana. Por si eso fuera poco, también han sido privatizadas las escuelas y las universidades públicas.

Ésa es la buena noticia. La mala noticia es que los nuevos dueños de esas industrias e instituciones son sus propios sindicatos, propietarios desde hace ya bastante tiempo de ellas.

No cobran dividendos estos patrones, sino elevaciones de sueldos, prestaciones y conquistas laborales, nuevas maneras de extraer dinero de sus propias empresas.

Tienen, además, la ventaja de que si sus empresas fallan de alguna manera, el gobierno entra a ellas para mantenerlas a flote. Usted sabe, desde luego, que existe la propiedad legal de un bien, que es la demostrada en los registros autorizados y reglamentarios.

Pero existe un tipo de propiedad aún más fuerte, que es la propiedad de uso y aprovechamiento, que es precisamente la forma que ha tomado esta privatización desde hace décadas.

Son los sindicatos los que usan, aprovechan, utilizan y explotan a las empresas paraestatales, con cosas como la emérita conquista laboral que hace gratuita la electricidad a los trabajadores de esa industria.

Por tanto, es obvio que la discusión de privatizar o no a las paraestatales no es en realidad relevante, pues su privatización es un hecho. La auténtica polémica es a quiénes se toma como dueños, a los sindicatos o a empresas privadas.

Éste es el verdadero conflicto a resolver. ¿Se quedan los sindicatos como dueños del petróleo, de la electricidad, de la educación, o bien se hace una cambio de propietarios a entidades privadas?

El tema es interesante y merece una segunda opinión. Ni el petróleo, ni la electricidad, ni la educación, ni nada de lo que es público es en realidad de los mexicanos. Cada una de esas instituciones e industrias es la propiedad de sindicatos, gremios y grupos de poder.

Eso es bastante obvio y claro. Por esto el punto a discutir es, como dije, si se dejan esas actividades en manos de sus actuales propietarios o se intenta ponerlas en manos de personas privadas.

Así de sencillo. Lo que en el fondo sucede alrededor de la polémica de la privatización es una lucha de sus actuales dueños por mantener su propiedad actual sin cambios.

Eso es todo lo que pasa. Si usted oye argumentos como los de querer mantener la soberanía nacional y defender la propiedad de pueblo mexicano… bueno, pues son pura basura, meros pretextos de los actuales dueños para quedarse como propietarios reales.

Igualmente, usted escuchará argumentos de defensa de esos sindicatos, grupos y gremios, alegando que son falsas las fallas eléctricas, que es necesario tener gasolina más cara, que deben darse largas a las evaluaciones de los maestros y demás.

Todo eso es parte de la defensa desesperada de sus actuales propiedades. Es natural que ellos no quieran perder lo que ha sido suyo por décadas y les ha dado para vivir, comer, vestir y viajar.

Es una reacción humana muy lógica el rechazar toda amenaza a las propiedades de uno mismo y atacar con todo género de armas a los intentos de quitar esas propiedades.

Por eso reaccionan como leones hambrientos. El día que se privatice el petróleo, por ejemplo, se acaba la vida misma de su sindicatos, punto. Y él no quiere morir.

Por eso se inventan cosas y se miente, diciendo que las privatizaciones no han funcionado en ninguna parte, que se trata de una defensa de la soberanía, que lo que usted quiera.

Neto, neto… al final lo que está sucediendo es claro. La privatización de las paraestatales es una realidad, lo ha sido por años. Sus propietarios son los sindicatos principalmente, aunque también hay grupos y gremios metidos allí.

La discusión actual es por demás simple: dejamos al petróleo, a la electricidad, a la educación en las capaces, honestas y eficientes manos que las han manejado hasta hoy, o le damos la oportunidad de hacerlo a otros, a ciudadanos privados. Eso es todo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras