Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Drogas, Gobierno y Dinero
Eduardo García Gaspar
18 febrero 2005
Sección: CRIMEN, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Una de las noticias más importantes recientes en México ha sido la detención de una persona acusada de pertenecer a los grupos del narcotráfico.

Lo excepcional fue que la persona tenía un puesto, si bien de baja categoría, dentro del personal cercano al presidente de México. El temor, desde luego, era la revelación de información interna y confidencial a esas bandas.

Es necesario separar en esto dos aspectos. Uno es el caso particular y otro es la lección a aprenderse. Ya que el asunto ha sido espectacular, los servicios de noticias han dado preferencia al caso particular, con lo que se ha perdido la posibilidad de aprender del suceso.

Dejemos de lado totalmente los detalles del caso para la investigación de la policía y vayamos a lo importante. ¿Es sorprendente que personas ligadas a las bandas de narcotráfico se adentren secretamente en oficinas gubernamentales?

No, al contrario, lo sorpresivo sería que eso no sucediera. ¿Sería sorprendente que esas bandas realizaran acciones de cabildeo entre personas de los diferentes poderes del gobierno? Tampoco, pues eso mismo hacen otras personas de organizaciones menos poderosas.

Si el negocio de la venta de drogas se ve como una actividad económica será posible comprenderlo mejor. Como cualquier otra industria en un país corporativista, sus hombres de negocios buscarán influir en el gobierno y querrán tener información para tomar mejores decisiones. La diferencia está en la ilegalidad del negocio de las drogas.

Eso es todo. Es mucho, pero es todo. Es la ilegalidad lo que hace que ese negocio tenga una personalidad propia: no puede usar bancos abiertamente, no paga impuestos, no registra patentes… y su competencia y defensa se realiza con medios en extremo violentos.

Pero aún así es un negocio y lo peor, es que es una oportunidad de negocio creada por los gobiernos. Igual que el negocio del contrabando es creado por prohibiciones gubernamentales, el narcotráfico es un mercado creado por medidas gubernamentales.

Encontrar a infiltraciones de las bandas y los cárteles en los gobiernos debe ser más la regla que la excepción. Pocos negocios hay más interesados en conocer los movimientos y la información gubernamental que ése que tanto depende del gobierno.

Vaya, ni los agricultores franceses dependen tanto de la autoridad como este negocio.

Para los narcotraficantes es cuestión de sobre vivencia el influir y conocer las acciones de gobierno. En el caso del presidente mexicano, el interés es notable, pues su gobierno está presentando una batalla seria en contra del negocio.

Es lógico que quisieran tener información más detallada de que dentro del gobierno se discute. No diferente a lo que tratan de hacer otras industrias que sí son legales. Mi punto es sencillo: el tráfico de drogas en un negocio y se mueve bajo los mismos principios esenciales.

Más aún, la rentabilidad del negocio de las drogas es elevada por un tratamiento especial que le da la autoridad: la prohibición eleva el ingreso y el margen de utilidad. La consecuencia es un negocio que artificialmente recibe más dinero del que debía si tuviera un tratamiento legal.

En buena parte esto se debe a que sus productos tienen una demanda inelástica que permite manipular precios con diminuciones menos que proporcionales en la cantidad demandada. Es la situación de una industria privilegiada por tratamientos preferenciales del gobierno. En apariencia es lo contrario, pero la realidad es ésa.

¿Es una noticia inesperada que se encuentren personas infiltradas en oficinas gubernamentales? En lo absoluto. Eso debe ser la regla, no la excepción. Es lo lógico que suceda: con dinero en abundancia se tienen recursos para realizar labores adicionales de recolección de información de negocios y ya que es un negocio ilegal, esa industria no tiene los frenos tradicionales de otras.

Puede usar sin freno acciones ilegales. La idea de esta segunda opinión es ir más allá de los reportes de noticias para obtener el panorama más de fondo.

En este caso, el punto es sencillo. Si el narcotráfico es un negocio que sigue los mismos principios de cualquier otro y se encuentra incentivado gracias a su prohibición… la conclusión para combatirlo es bastante obvia para cualquiera que desee verlo con claridad.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.



No hay comentarios en “Drogas, Gobierno y Dinero”
  1. Mauricio Heredia Dijo:

    Siempre he pensado que el gran negocio (mortal y corruptor) de la drogas, se solucionaria si entrara a la legalidad, con las mismas leyes que un cigarro o una cerveza, siempre recuerdo lo leido sobre lo sucedido en Estados Unidos cuando se prohibio el alcohol, ¿pero a quien le tenemos tanto miedo? ¿por qué los politicos no dejan el temor politico y actùan de acuerdo a nuestra realidad?¿por qué los estadounidenses no aceptan una realidad que ya los sobrepasá? Gracias Sr. Eduardo

  2. edgar piña ortiz Dijo:

    Estoy seguro que uno de los grandes obstáculos para la legalización de las drogas es el involucramiento del gobierno-a todos los niveles y en todos los ámbitos del territorio nacional- en el fabuloso negocio del tráfico de estupefacientes.
    Me pregunto si no sería interesante e ilustrativo manejar información que clarifique esta situación, en vez de pensar en las mafias y el gobierno como entidades distintas y contrapuestas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras