Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Gobiernos Fuera de Control
Eduardo García Gaspar
10 enero 2008
Sección: GOBERNANTES, GOBIERNO, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Una noticia reciente contiene un suceso digno de señalar. El gobierno estatal de Jalisco realizará un gasto de 38 millones de pesos que dará a Televisa a cambio de la filmación de una telenovela en ese estado, especialmente Guadalajara. Aunque no es claro el modo de pago, ni el origen de los fondos, las justificaciones del gasto van desde la correcta formación familiar hasta la promoción de lugares turísticos.

La revelación de tal información ha ocasionado la reacción usual. Los partidos opositores reclaman alegando gastos indebidos e incluso ilegales. El gobierno estatal defiende su decisión. Y los medios son altavoces de las declaraciones al respecto. Lo de siempre hasta que una nueva noticia desplace a la vieja. Esto de telenovelas patrocinadas por gobiernos me hizo acordarme de Cicerón, el filósofo romano del siglo 1 AC.

Fue el bueno de Marco Tulio Cicerón el que metiéndose en política escribió que los principios generales de un gobierno son tres:

  • una autoridad que proviene de las personas,
  • una autoridad que está respaldada en el derecho y
  • una autoridad justificada por cuestiones morales.

El ejercicio que puede plantearse es interesante y consiste en evaluar si de acuerdo a lo que dice Cicerón es válida la involucración de un gobierno en la producción de telenovelas que buscan elevar el turismo. Si usted me dice que hacer esta comparación con Cicerón es algo alocado, inútil y extraño al menos, le contestaré que lo es sólo en apariencia y que en realidad, al final, ayudará a responder también otra pregunta.

¿Es justificable que un gobierno gaste otra cantidad similar en pistas de hielo al aire libre para la diversión de algunos ciudadanos, como lo hizo el de Ciudad de México?

Más de dos mil años después, la idea de Cicerón resulta más valiosa de lo que puede creerse a primera vista.

Si la primera condición de Cicerón es decir que la autoridad proviene de las personas, entonces se concluye que gastos como esos deberían pasar por la aprobación expresa de los votantes, en un referéndum al menos. Y se plantearía una pregunta simple: qué se prefiere, gastar ese dinero en pistas de hielo y telenovelas, o en otras cuestiones como sistemas de policía y tribunales. El voto de las personas justificaría la decisión del gasto, especialmente en renglones que como esos están fuera de las funciones tradicionales de un gobierno.

En el segundo de sus principios, Cicerón dice que la autoridad debe estar respaldada por el derecho, es decir, un conjunto de leyes razonables que deben ser obedecidas. Este punto ofrece una idea, que es la de considerar el rango de funciones de la autoridad y que está centrado en la creación y aplicación de la ley. Esta es su razón de ser.

Por tanto, podrá verse con cierta facilidad que la promoción turística, ni la diversión de patinaje en hielo, forman parte de esa función gubernamental de aplicación de leyes. No son funciones propias de gobierno y quizá incluso lo distraigan de su función primordial. Me puedo imaginar a Cicerón criticando al circo romano como fuera del ámbito gubernamental.

El tercero de los principios de gobierno, según Cicerón, dice que la autoridad debe tener una justificación moral. Estos son terrenos más resbaladizos, pero podemos con sentido común establecer un principio de prudencia y prioridad en el gasto de un gobierno y que la mandaría a gastar en las cuestiones de mayor importancia e impacto público, y no en las menos prioritarias.

Por ejemplo, las pistas de hielo no son un bien público, ni tampoco el gasto en telenovelas. Ambos benefician a unos pocos usando recursos que son de todos, lo que difícilmente es algo justificable en lo moral.

Total que el bueno de Marco Tulio desde hace un par de milenios sigue echándonos una mano al analizar realidades de la política de hoy y calificar, muy razonablemente, a esos dos gobiernos como colocados en una situación que al menos es dudosa en su acción responsable de gobierno.

Post Scriptum

El tema del referéndum debe ser aclarado. En un caso como éste, la pregunta hecha al electorado no puede ser única, es decir, no puede preguntarse “¿Desearía usted que el gobierno de la ciudad construyera dos pistas de hielo gratuitas para la población?”. Preguntar así constituye una trampa muy conocida por los investigadores de opinión pública. La pregunta correcta establecería el uso alternativo de esos fondos que se usarían en las telenovelas porque en realidad ésta es la disyuntiva que se tiene con recursos que no son ilimitados.

El 18 de diciembre pasado, escribí Para Todo Problema una Ley, donde comenté que es costumbre nacional mexicana que el gobernante proponga nuevas leyes para solucionar todo problema que tiene frente a sí. No falló este principio. Según Grupo Reforma (9 enero), ya se propuso reglamentar el patrocinio de telenovelas por parte de entidades públicas. No sorprende por tanto, que en este país abunden las leyes que sobran y las conductas que tratan de evitarlas.

Otro punto que debe ser puesto de manera más explícita es el uso de ideas de autores de muchos años atrás. No fueron ellos gente escasa de talento y sus ideas siguen teniendo uso, como en este caso Cicerón. En la actualidad, desafortunadamente, existe un sesgo fuerte para ignorar a los clásicos en beneficio de lo actual, simplemente por ser actual.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras