Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Iglesias: Utilidad Terrenal
Eduardo García Gaspar
19 septiembre 2008
Sección: RELIGION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Escuché una serie de conferencias que fue realmente notable. Una de las ideas que manejaron los conferencistas en su conjunto llamó poderosamente mi atención. Se introdujo uno de ellos el tema al hablar de las consecuencias de una de las ideas centrales del Cristianismo. Se refería a la que establece que la persona es responsable ante Dios por sus acciones.

La mención de la responsabilidad en una situación así es enorme, sea usted o no alguien religioso. Altera toda la vida. Nos coloca como seres libres, al menos en la concepción del Cristianismo y lo que se derivó después en toda la cultura occidental. La responsabilidad es la otra cara de la moneda de la libertad.

Si somos libres, también somos responsables y si somos responsables ante alguien rendimos cuentas. Esto es sencillo de entender. Yo puedo salir y robar a alguien y seré responsable de mi acto, como el enfrentar una condena de cárcel. La idea es totalmente cristiana y forma parte integral de nuestra forma de pensar.

Igual se refirió uno de ellos a los derechos humanos, los de la declaración de la ONU. La idea de la igualdad y de la libertad que ellos contienen es también otro producto cristiano. Lo interesante de las conferencias se elevó al usar en estos puntos ideas de otros autores, que no eran tipos religiosos, incluso eran ateos.

Es decir, personas alejadas de la religión estaban haciendo algo que no es frecuente, hablar de la importancia de la religión reconociendo su enorme herencia cultural. La idea  tiene sus paradojas, porque, por ejemplo, la idea del ateísmo sólo puede ser entendida como un producto de la creencia en Dios. La esclavitud es comprendida como lo opuesto de la libertad.

Uno de ellos dijo que el marxismo sólo podía entenderse como un producto de esa libertad igual para todos, que es una idea Cristiana. En resumen, creo, se puede decir que la idea central de algunos de esos conferencistas era muy clara: más nos vale tomar en serio a las religiones, especialmente al Cristianismo, pero no siendo las demás una excepción.  Un ateo toma tan en serio a la religión como un devoto.

A lo que se refiere esta llamada de atención es a no ignorar las creencias religiosas. Son importantes y definen a nuestras ideas de maneras que no nos damos cuenta. El gran error no es otro que hacerlas de lado creyendo que poco importan. Al contrario, importan y mucho, por motivos muy diversos.

Para un creyente cristiano, sin duda alguna, su religión tiene la mayor de todas las importancias, pues cree en la vida eterna junto a Dios después de rendir cuentas de lo que hizo con su libertad y los dones que recibió. Pero lo fascinante de lo que dijeron los conferencistas es que la religión es también importante para los nos creyentes, más de lo que ellos se imaginan.

¿La razón? Las religiones son un contrapeso importante en defensa de las libertades humanas. Sin ellas no habría defensa de valores eternos que son independientes de las leyes, los gobiernos y opiniones de la moda intelectual. Valores eternos como los de la dignidad humana que lucha contra la esclavitud y la sumisión, la libertad que permite la realización de los sueños personales.

Nada más, en ese sentido, que una defensa terrenal de valores independientes de lo que opinen los demás. La custodia de estos valores, incluso dentro de la imperfección de las iglesias, es la más grande defensa que se tiene en contra del totalitarismo, como se ve ahora en Ecuador. Tienen razón los conferencistas. Tanta que incluso ateos han reconocido esto.

Por mi parte, siendo un católico convencido después de muchas luchas mentales, no había pensado realmente en esta consecuencia de las iglesias. Creo que incluso no siendo un hombre religioso, encontraría ventajas en una sociedad religiosa que defendiera valores o verdades inmutables. La clave es eso de inmutables, porque es lo que me defiende de que las grandes creencias cambien al capricho de, por ejemplo, lo que Rodríguez Zapatero o la Asamblea del DF en México decreten como ley.

Si usted cree que este es un tema demasiado abstracto, sólo puedo decirle que sí y que al mismo tiempo es uno que significará la diferencia entre un futuro de seres libres y otro de totalitarismo.

Post Scriptum

En Brújulas de La Mente, la idea de Tocqueville en este terreno es invaluable. Es especialmente notable la idea de Adam Smith en Religiones Dormidas.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.



No hay comentarios en “Iglesias: Utilidad Terrenal”
  1. Diego Paucar Dijo:

    Cuando el hombre no tiene en qué poner su fe, se crea o se une a una. Lo impensable sucedió cuando Juan escribió estas palabras del Hijo de Dios: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie pasa al Padre si no es por mí…” En interesante mencionar que la palabra religión proviene del latín Religare…





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras