Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Lección No Aprendida
Eduardo García Gaspar
26 febrero 2008
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Este columnista tiene una creencia derivada de experiencias de varios años: cuando algún gobierno anuncia que emitirá algún plan para estimular algo o para reactivar alguna cosa, me pongo a temblar. Y eso sucedió hace unos días, cuando se reportó que “Anuncia Calderón plan para reactivar la industria petroquímica” (El Universal, 18 enero). En total, se dijo que se construirá una planta de producción de etileno para disminuir la dependencia de México.

Y, pero aún, cuando se habla de disminuir la dependencia del país, el temor se convierte en pánico, pues además se dijo que con ese plan, se logrará “el lugar preponderante que le corresponde en el sector energético nacional”. El anuncio sigue el ritual político presidencial mexicano, cuyo primer requisito es hacer esos anuncios frente a la audiencia adecuada y en el momento adecuado: el 50 aniversario del Instituto Mexicano de Ingenieros Químicos.

El plan es simple: “realizar licitaciones de contratos para la generación de petroquímicos en México para el sector privado, de hasta por 15 años, a fin de dotar de materia prima a Petróleos Mexicanos, con lo que se podrá producir etanol y gasolina natural [sic]”. Difícil de saber detalles, pero parece que es en realidad el forzar al monopolio estatal a comprar/vender a empresas privadas mexicanas materias necesarias para la producción. Le digo, es para asustar.

La nota de El Universal dice que, el monopolio “licitará un contrato de largo plazo para el suministro de materias primas para la industria nacional, concretamente etanol y gasolina natural; ello permitirá, por una parte, delimitar el criterio de ingresos recaudatorios en la compra de insumos en materia prima de Pemex y acercará, a través de las licitaciones, al precio del mercado o a un precio determinado el insumo a largo plazo, y generará certidumbre a la industria”.

Al final de cuentas, manejos de precios que sólo pueden hacerse porque existe un monopolio con poder suficiente para convertirse en factor de certidumbre a la industria… reconociendo que lo que tiene tanto poder para dar certidumbre, lo tiene también para producir incertidumbre. No es un bonito panorama y Calderón, como cualquier otro presidente, lo capitaliza para quedar bien con la audiencia en turno.

El monopolio estatal es usado para conceder favores, reactivar industrias, generar (in)certidumbre. No sé de empresas privadas que tengan esos objetivos.

La noticia en sí misma no es importante. Se trata de una más de las cosas que sería bueno evitar, pero de las que el país está lleno. Nadie se inmuta, pocos se indignan. Todos estamos acostumbrados a eso: anuncios de medidas de reactivación y estímulos, los que de haber funcionado la mitad de ellas, habrían hecho de México un país con mayor ingreso per cápita que Suiza. Y esto es precisamente lo admirable de todo el asunto: decenas de años de hacer lo mismo sin resultados y seguir haciéndolo sin justificación.

Y es que, si en verdad se quieren crear incertidumbre y estímulos, se debe hacer lo opuesto. Exactamente lo opuesto: fragmentar al monopolio estatal petrolero y vender sus partes, para que ninguna de ellas tenga demasiado poder. Pero no se hace eso, sino que se usa el poder de un monopolio para lograr lo que no puede hacer en el largo plazo. ¿Por qué suceden estas cosas?

Un amigo tiene una interpretación muy directa. Dice que es “por idiotez”. Tiene su buen punto mi amigo: si algo no funciona y vuelve a hacerse una y otra vez, ya no hay muchas explicaciones adicionales a esa.

La realidad apoya otra forma de hacer las cosas. Es la que dice que el mejor estímulo gubernamental es el que no se da, el mejor subsidio es el que no se otorga, la mejor reactivación es la que no se hace.

La maravilla de anuncios como éste no es en realidad que sucedan. Después de todo, los gobernantes tienen una obsesión extrema por hacer cosas que no conocen. Lo admirable es que varios millones de mexicanos aún no hayan aprendido la lección de que el gobierno no puede manejar una economía. Ni tiene la información, ni sabe lo suficiente, ni tiene el talento necesario.

Post Scriptum

Es especialmente recomendable Fertilidad Económica, donde se resumen una idea de Edmund Phelps. Además, en Mercados, Intervención y Política, hay una buena definición de intervencionismo basada en Murray N. Rothbard.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras