Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Pasado y Futuro: La Falacia
Eduardo García Gaspar
16 diciembre 2008
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Es más o menos conocido el gran problema al que se enfrentan los responsables de la planeación de una empresa. Ellos tienen como función principal tratar de predecir el futuro y con ello dar información a la empresa para la toma de mejores decisiones. El pequeño problema que enfrentan es que el futuro no es predecible.

Y a pesar de no serlo es el conocimiento más útil que podría tenerse, ya que al final de cuentas, el futuro es el lugar en el que viviremos aún sin quererlo. ¿Cómo solucionar el problema? La más fácil y falsa de las posibilidades es anticipar que las cosas seguirán como han estado, con las mismas tendencias presentes o del pasado reciente.

Esto tiene problemas severos y una de las maneras más graciosas que existen para demostrarlo es lo escrito por Carl Bialik en el WSJ (15 agosto 2008). Tome usted una de las noticias que nos son muy conocidas en su estilo. Un medio noticioso reporta que según un estudio dentro de 30 años el 50 por ciento de los habitantes de la tierra tendrán sobrepeso.

O cosas, por el estilo: otro medio reporta que dentro de 20 años el 70 por ciento de los latinoamericanos vivirán en la pobreza, o lo opuesto, no importa. El problema de este tipo de conocimiento es el supuesto de que todo seguirá la misma tendencia, lo que provocaría que si en 40 años el 75 por ciento de los mexicanos tendrán sobrepeso, entonces en 60 años 12 de cada 10 mexicanos también tendrán ese problema. Es absurdo.

El problema es uno de extrapolación y que presupone fenómenos lineales. Bialik enfatiza lo ridículo de hacer esto, pues permitiría predecir que dentro de años, los tiempos de natación en las olimpiadas tuvieran valores negativos, o que habría más usuarios de Internet en el mundo que habitantes. El fondo del problema es una hipótesis que no es real: el mundo no se mueve linealmente en tendencias preestablecidas.

Existen fenómenos imposibles de prever. Un buen ejemplo de esto es la desaparición de los dinosaurios, tal vez por el meteorito estrellado en la tierra y sus secuelas. Si el mundo fuera lineal, tendríamos dinosaurios entre la fauna existente. Con otro problema, si el futuro fuese lineal, entonces el pasado reciente lo habría sido también, y el pasado distante y el pasado más remoto. Hace miles de años, por consiguiente, habría sido posible predecir la aparición del iPhone, incluyendo su diseño.

Es un problema que enfrentan los escenarios catastróficos que tanto aman los ecologistas: si tantos cientos de especies desaparecen al año, necesariamente hay una posibilidad futura, la de tener un número negativo de especies. Estas precisiones ayudan al pensador crítico a evaluar la información que recibe y que suele estar muy sesgada hacia la creación de alarmas que llamen la atención.

El problema es aún mayor cuando son “descubiertas” leyes de la historia, algo por lo que el marxismo es célebre. Esas leyes, se presupone, predicen el futuro y nada puede hacerse en contra de ellas: del feudalismo se pasa al capitalismo y de éste a la revolución socialista que nos lleva a la etapa feliz del comunismo. Buena novela, pésimo análisis.

Nuestro mundo no es lineal, ni puede predecirse. Pero no todo es incertidumbre. Los humanos hemos logrado conocimientos que crecen y que han sido suficientes para saber en muchos casos qué sucederá si algo se hace. Sabemos con mucha exactitud lo que sucede si un cuerpo de cierto peso se deja caer de determinada altura. Y eso nos permite predecir lo que le sucederá a alguien que se tire del piso cuarenta de un edificio.

Lo que no sabemos es si se tirará o no. Sabemos lo que sucederá si un gobierno aumenta la cantidad de dinero en circulación más allá de un límite, lo que no sabemos es si el gobierno lo hará o no y por eso se le ha retirado esa posibilidad a muchos gobiernos. Sabemos que a mayor capital, mayor productividad y con eso, mayores ingresos personales, pero lo que no sabemos es si la creación de capital seré obstaculizada o no.

Sabemos que una mala policía y un mal sistema judicial tenderán a elevar la criminalidad, lo que no sabemos es si se tendrán buenos tribunales y policía. Y eso es mejor que conocer el futuro, porque conocemos muchas de las cosas que nos permiten alterar el futuro para nuestro beneficio.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras