Sus definiciones, características y diferencias. Similares al voto ciudadano para elegir gobernantes, pero con aplicaciones específicas. ¿Qué es un plebiscito? ¿Qué es un referéndum?

7 minutos

Introducción

Dos términos íntimamente relacionados con la política, especialmente con la democracia y la república, similares al concepto del voto en tiempos electorales para cambiar de gobierno de manera ordenada y pacífica.

¿Qué es referéndum?

De manera simple, el referéndum o referendo es un sistema propio de las democracias que da a los votantes la decisión de seleccionar una entre varias opciones de selección de un asunto específico.

Un ejemplo de esto es un referéndum de la decisión de aprobar o no la entrada a un tratado de libre comercio —o salir de él. Usa un mecanismo de conteo de votos para cada alternativa y da por aprobada o rechazada la propuesta contenida en el referéndum.

Cada legislación de cada país lo regula con variaciones acerca de su aplicación a diferentes asuntos, como cuestiones constitucionales, apropiación de fondos públicos, u otros.

Definiciones del concepto

Ha sido definido brevemente como un «Procedimiento por el que se someten al voto popular leyes o decisiones políticas con carácter decisorio o consultivo».

También como,

«[…] un procedimiento para tomar decisiones por el cual los ciudadanos ejercen el derecho de sufragio para decidir acerca de una decisión de resolución mediante la expresión de su acuerdo o desacuerdo. Para llegar al acuerdo tiene que haber la mayoría absoluta entre los votos». es.wikipedia.org

Puede concluirse que es grande su similitud con el voto durante elecciones democráticas, excepto porque no está dirigido a seleccionar gobernantes, sino a decidir opciones de acción en un tema o asunto específico.

Características del referéndum

El mecanismo surge de la idea de la participación política necesaria en las democracias republicanas y apoya la idea de la soberanía que radica en la gente.

Es un medio efectivo para limitar el riesgo de abuso de poder al que todo gobierno está sujeto. Sin embargo, tiene problemas potenciales.

Uno de ellos es el del desconocimiento de las personas acerca del asunto por el que votarán, que puede ser complejo y con efectos no intencionales. Esta ignorancia puede hacer que el electorado sucumba a argumentos populistas, ideológicos y falsos.

También, cuando se usa con frecuencia, puede producir hastío general y, por consiguiente, alto abstencionismo. Esto debilitaría notablemente la legitimidad de los resultados del referendo (véase Un ejemplo más abajo).

Igualmente, el referéndum produce lentitud en los procesos de decisiones gubernamentales pudiendo retrasar medidas o políticas adecuadas, aunque también frenando decisiones malas.

Hay riesgo también en la explicación del voto solicitado y cómo es comprendido por las personas. Por ejemplo, este ejemplo real de una pregunta de difícil comprensión para una consulta popular en México.

«¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actos políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?». eleconomista.com.mx

¿Qué es plebiscito?

Un plebiscito es un referéndum y funciona de la misma manera. Pero cambia de nombre cuando se trata de asuntos de extrema importancia. Ello ha sido expresado así:

«El plebiscito es utilizado para someter a consideración del pueblo acciones o decisiones tan importantes para la sociedad, como su independencia o forma de gobierno, antes de su ejecución». es.wikipedia.org

Poll Card EU referendum«Poll Card EU referendum» by abegum is licensed under CC BY 2.0

Diferencias y parecidos

Similitudes

Los dos términos tienen grandes similitudes. Ambos son mecanismos que usan el voto personal de los ciudadanos y la regla de decisión por mayoría. Se debilitan con al abstencionismo y son métodos que evitan soluciones violentas.

El plebiscito y el referéndum son también sistemas políticos que ayudan a limitar el abuso del poder, por lo que deben ser parte del concepto general de la división del poder político.

Su esencia es la de ser un método que refiere un asunto directamente al electorado. Por ejemplo, el referéndum del Reino Unido en 2016 sobre el abandonar la Unión Europea. California es un estando de EEUU que tiene una larga tradición de este tipo de acciones.

Diferencias

Una razonable forma de expresar la diferencia entre referendo y plebiscito es esta:

«Parece ser, pues, que lo que hace distintos al referéndum y al plebiscito es lo que se somete al voto popular, algo tan sutil que ha producido que dicha diferencia se haya difuminado considerablemente y que ambos términos se utilicen indistintamente». wikilengua.org

📌 Es decir, en realidad pueden usarse los dos términos indistintamente aunque cuando se trata de asuntos de gran importancia podrá usarse el término ‘plebiscito’. Lo que equivale a esta recomendación razonable:

«[…] utilicemos la voz referéndum cuando el Parlamento o el Gobierno sometan al voto popular algún acto legislativo (un decreto, una ley, la constitución…), y dejemos la voz plebiscito para el acto de ratificación de un gobernante o de su política mediante el voto popular». Ibídem

Ha sido definida de manera que se parece mucho a un referéndum y a un plebiscito:

«Las consultas populares, o sufragios populares […] son deliberaciones públicas tomadas por el mundo como cuerpo electoral y cuerpo de legislación. Existen distintos tipos de consultas […] y cada vez el pueblo llega a la decisión de forma directa sobre algo sometido a su voluntad, tanto los órganos del estado como los ciudadanos ejercen una forma de democracia directa». es.wikipedia.org

En otra definición, los tres conceptos equivalen a lo mismo:

«Es un instrumento de participación ciudadana que tiene por objeto someter a votación, en el ámbito estatal o municipal, la aprobación o rechazo de un acto o decisión que resulte de trascendencia social (Plebiscito), o, la aprobación o rechazo sobre la expedición, reforma, derogación o abrogación de leyes o reglamentos (Referéndum)». ceeenl.mx

Como conclusión acerca de la consulta popular, será razonable presuponer que se trata de lo mismo que un referéndum.

Un ejemplo

A final del 2018, fue realizada una consulta popular que solicitaba la decisión o rechazo de dos proyectos del gobierno federal en México, un tren en la península de Yucatán y la construcción de una refinería en Tabasco.

«Como se anticipaba, la construcción del Tren Maya que conectará puntos turísticos del sureste del país fue apoyada por el 89,9% de los votantes, según los resultados dados a conocer este lunes. […] Otro de los grandes proyectos, la construcción de la refinería Dos Bocas en el estado de Tabasco, también obtuvo una amplia mayoría por el «sí» con el 1,6% de los votos». bbc.com

El caso es interesante porque en la consulta participó menos de un millón de personas, menos del 1% del total de votantes de ese país —un abstencionismo del 99%. Un ejemplo que ilustra un problema central del referéndum: el mínimo de participación que se necesita para legitimar los resultados.

Ese riesgo se acrecienta cuando el número de personas se reduce aún más y se realiza entre asistentes a mítines y reuniones políticas, significando números mínimos y posibilidad de sesgos de quien plantea la pregunta.

Conclusión

Han sido examinados los conceptos de referéndum, plebiscito, e incluso el de consulta popular, sus definiciones, características, funciones y defectos.

La naturaleza de esos tres mecanismos de voto del ciudadano necesita que este haya asimilado las ideas centrales de la democracia que se manifiestan en condiciones y requerimientos, como la oposición leal y el evitar la tiranía mayoritaria.

Donde la democracia es nueva y las personas no hayan desarrollado el amor por la libertad, esos mecanismos pueden ser abusados por el gobernante que manipule los sentimientos y la ingenuidad popular.



Otros lectores también leyeron…

[Actualización última: 2021-11]