Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Paternalismo: Una Definición
Leonardo Girondella Mora
3 marzo 2010
Sección: GOBIERNO, Sección: Asuntos, Y MATERIAL ACADEMICO
Catalogado en:


Para comprender qué es paternalismo —una palabra quizá demasiado vaga—, el entendimiento de la postura opuesta es de gran ayuda.

La concepción más o menos aceptada del ser humano, lo coloca como una persona con capacidades de razonamiento y que puede actuar.

La persona entiende la realidad, puede encontrar relaciones de causa-efecto y eso le permite actuar en busca de fines posteriores a sus acciones.

Este es el punto de partida de las escuelas políticas que defienden a la libertad personal —ellas aceptan que las personas pueden cometer errores en sus decisiones, pero que son capaces de aprender, conocen sus intereses propios y los ajenos y que saben más de lo que les conviene que cualquier otro.

El paternalismo y las escuelas políticas que lo usan parten del punto de vista exactamente opuesto —creen que las personas no conocen sus propios intereses ni los ajenos, que cometen errores enormes en sus decisiones, que ignoran lo que en verdad les conviene y que tienen capacidades muy limitadas para razonar.

En resumen, el paternalismo supone que las personas no conocen lo que en realidad les conviene para su propio bienestar: no saben ni eso, ni cómo lograrlo.

La conclusión es, por tanto, la de que alguien las sustituya decidiendo por ellas. La misma palabra “pater”nalismo connota el significado, como en el caso del padre de familia que toma las decisiones del hijo que aún no puede decidir por sí mismo.

Paternalismo, por tanto, puede ser definido como la sustitución sistemática de decisiones de personas adultas por parte de otros adultos. Uno o más adultos consideran que otro u otros adultos no tienen capacidad para saber lo que les es más conveniente y, por esa causa, actúan en su lugar.

El término es usado con demasiada ligereza — por ejemplo, en la situación de un padre de familia que toma decisiones de selección de escuela para su hijo de 6 años, la idea de paternalismo resulta comprensible y deseable.

En el caso de un hijo de 18 años, la idea comienza a tener sentido pues el padre sigue decidiendo por su hijo, pero podría ser interpretado como una ayuda paterna que orienta al hijo.

El verdadero paternalismo, aplicado en su total extensión, se da cuando existe entre adultos y uno de ellos tiene poder sobre el otro para forzarlo a actuar de cierta manera.

La justificación de este paternalismo es la lógica: presupone que el adulto que ordena sabe más que el otro sobre lo que conviene a éste y puede forzarlo a actuar así. Y ya que el gobierno es la institución que tiene poder sobre los demás, el paternalismo en toda su extensión sólo puede ser implantado por los gobiernos.

Una situación muy descriptiva del paternalismo se da en muchas órdenes y disposiciones de los gobiernos —las que se justifican con el supuesto de que los gobernantes saben más que los ciudadanos sobre lo que a estos conviene.

Por ejemplo, una disposición de gobierno que ordena una aportación obligatoria para ahorrar en fondos de jubilación, es un acto claro de paternalismo: supone que la persona que ordena sabe más que la otra en el manejo de los ingresos de ésta.

El paternalismo es un mecanismo de sustitución de decisiones, por medio del que una persona manda realizar a otra acciones que ésta no necesariamente realizaría —y se justifica suponiendo que la que ordena sabe más sobre el bienestar de la otra.

En un extremo que ilustra esto, sería paternalismo que un gobierno decidiera el lugar para vacacionar de sus ciudadanos y les ordenara, por ejemplo, ir a la montaña porque ello es más sano que ir a la playa.

Tal orden sustituiría la decisión propia de cada persona, la que podría optar por ir a la playa a pesar de mayores riesgos (si es que eso es cierto).

La realidad muestra un caso en las disposiciones que hacen obligatorio el uso del cinturón de seguridad en los autos: la autoridad ha anulado la decisión de usarlo o no por parte de la persona.

Sabiendo un adulto los riesgos que corre usando o no el cinturón, podría decidir por sí mismo siendo adulto —pero en este caso, el gobierno no lo considera capaz de tomar esa decisión personal y por eso lo obliga.

Otra faceta del paternalismo es el tratamiento de grupos considerados vulnerables, de los que siempre se tiene una imagen de inhábiles e incapaces —y a los que se suele ayudar con mecanismos que sustituyen sus decisiones personales (una táctica que asombrosamente es causa de popularidad del gobernante).

Por ejemplo, las ayudas a madres solteras sustituyen las decisiones que ellas pueden tomar haciéndolas pasivas al esperar recursos que otros creen que son mejores que el dejarlas actuar por su cuenta y en conjunto con sus familiares.

La educación universitaria gratuita supone que el bienestar de todos los ciudadanos está en lograr un título y no en la decisión personal de quizá pensar que no.

Los gobiernos son fuente clásica de acciones paternalistas cuando aplican medidas que son justificadas por el bienestar de la población —pero que en realidad sustituyen las decisiones de esos mismos ciudadanos con un efecto colateral muy indeseable, el hacerlos dependientes del gobierno.

El ciudadano termina creyendo que efectivamente el gobierno sabe mejor que él lo que a él le conviene.

El paternalismo que tiene como efecto fomentar la inmovilidad del ciudadano, es en buena parte apoyado por una compasión mal canalizada que convierte a las ayudas a personas necesitadas en dependencia personal de esas ayudas. Este es un rasgo muy esencial de los llamados gobiernos de bienestar, que son paternalistas por excelencia.

La posición opuesta al paternalismo es la liberal —la que parte de la idea de que las personas tienen capacidad de razonar, pensar y decidir por sí mismas y que, por eso, suplantar sus decisiones es equivalente a ir en contra de la naturaleza humana.

Un gobierno que toma decisiones que sustituyen a las de las personas es, por esa causa, un gobierno que excede los límites naturales que surgen de la capacidad de las personas.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Paternalismo: Una Definición”
  1. Rosane Luiza da Cunha Dijo:

    Muito inteligente o artigo sobre paternalismo:una definición contrapeso.
    Sou psicóloga e realizei meu doutorado na Universidad de León em 2006. Hoje penso que de certo modo minha tese de doutorado fala muito sobre o paternalismo.Parabéns.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras