Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
11 Clisés de Clase media
Selección de ContraPeso.info
28 enero 2011
Sección: FALSEDADES, Sección: Listas
Catalogado en: , ,


ContraPeso.info presenta una idea de Alberto Mansueti. Agradecemos al autor su amable permiso de publicación. La idea central del escrito es apuntar varias ideas erróneas, estándares, que afectan a la política de América Latina.

En Latinoamérica vamos mal, porque los de la clase media tenemos una educación universitaria de pobre calidad, que nos impide razonar bien.

Por eso caemos en una serie de “clisés” (pensamientos estereotipados), como por ejemplo los siguientes:

1 “Aquí va a pasar algo” decimos siempre, “tiene que producirse una reacción”.

Pero el principio físico de acción y reacción no rige en la sociedad humana. Si dejamos de hacer lo que debe hacerse, o lo hacemos mal, de modo inapropiado o extemporáneo, sencillamente no va a pasar nada.

O va a pasar algo peor, porque en la sociedad sí rige el principio de creciente “entropía”, o desmejora progresiva ante la inacción. Las reacciones se producen; pero no solas. Y las oportunidades también se producen.

2 “Es que tenemos que tocar fondo”.

Otro error: la sociedad no tiene “fondo”, porque no es una piscina, ni un baúl. Muchos clichés son meros justificativos de la pereza: “Esperemos a tocar fondo…” cruzados de brazos.

3 “Tiene que haber un cambio”.

Pero “un cambio” no se hace solo; y además puede ser para peor; y de hecho el comunismo nos amaneció tras la promesa de un cambio. ¡Y vaya cambio! Pero cuando aprendemos que “un cambio” no es suficiente, y debe ser para mejor, ya tenemos la soga al cuello.

4 Y ya apretada la soga decimos: “¡Tenemos que hacer algo!”

Pero “algo” no basta, porque puede ser algo inútil, ineficaz, impropio, imprudente, irracional, tal vez injusto e inmoral. Y cuando la clase media hace “algo”, no es contra el sistema, sino contra algún abuso de algún representante, y contra esa persona.

Protesta contra el cierre de una televisora y por los estudiantes en Venezuela, contra un reglamento electoral tramposo y por la autonomía departamental en Bolivia, o contra los impuestos a los productores de soja y por el empresariado del campo en Argentina. ¡Pero eso no detiene la Marea Roja!

5 A la propuesta de libre mercado decimos “Todos los extremos son malos”.

Como si fuesen igualmente malos la salud y la enfermedad, la locura y la cordura, la sabiduría y la ignorancia.

O en esa misma vena decimos “Todos los dogmas son malos”, como si todo principio fuese un “dogma”, y debiese rechazarse por el mero hecho de ser un principio, con lo que seguimos en la política sin principios, en el cambalache de siempre por los puestos públicos.

6 Cuando se discute y se critica, alguien dice: “No seamos negativos”.

Otro cliché, que se opone al pensamiento crítico y lo anula. Así se nos imposibilita rectificar, y por tanto avanzar.

7 “Todos tenemos derecho a opinar”.

Pues sí; y todo el tiempo opinamos de todo. Pero las opiniones no tienen igual valor: no una opinión fundada que otra sin base.

No es cierto que “Todas las ideas son respetables” porque muchas ideas son dañosas, perversas, criminales, si bien las personas que las sostienen son respetables, hasta que las ponen en práctica.

8 “Nadie es dueño de la verdad”, el cliché relativista.

El relativismo es la filosofía de Pilatos (“¿Y qué es la verdad?”, Juan 18:38), que reina hoy en la Posmodernidad.

En sus distintas formulaciones —más fuertes o más débiles— el relativismo niega la existencia de verdades objetivas, o de verdades trascendentes, absolutas e incondicionales, universalmente válidas. O en todo caso niega la posibilidad de conocerlas, entenderlas y expresarlas (escepticismo).

9 “El problema es muy complejo…”

Así dice el cliché que los “expertos” repiten con voz engolada y cara de profundos “…y la solución debe ser integral”; ¡otra frase hueca!

Pero es que todo problema luce muy complejo hasta que se entiende y se halla la respuesta. Si le dicen que “el problema es muy complejo” lo que significa es “hasta ahora no he podido hallar la solución”. Dígale: “OK siga buscando amigo, y avise si la encuentra”. Y la solución para todo (“integral”), no la hay.

10 “Todas las teorías son buenas”.

¡No! Hay teorías buenas, regulares y malas. No todas las teorías son verdaderas: realistas y objetivas, racionales y éticas. Pero no siempre lo admitimos de las teorías, ni de las opiniones.

11 Y por fin, nos agrade o no, los cursos de acción que producen los resultados buscados y los cambios para mejor, son políticos. No hay más remedio. ¡Ah pero “La política es sucia”! dice el gran cliché de la clase media “pura”.

Y si no: “¡Política sí; partidos no!” Ese sí es ridículo. Es el de la partidofobia. No se entiende, pero la realidad es que no hay alimentos sin fincas, economía sin empresas, o fútbol sin balón. No queremos dictaduras, ¡pero queremos democracias sin partidos! Cómo saldremos entonces de la crisis?

Nota del Editor

Esta página concede gran importancia al examen de pensamientos y opiniones que son estereotipos de escaso significado. Sobre esto, hay más ideas en ContraPeso.info: Clisés.

Sobre la región, hay más ideas en ContraPeso.info: Latinoamérica. En este terreno, hay una buena idea de Paaul Kennedy en Aprender del Pasado.

Hay más columnas del autor en ContraPeso.info: Alberto Mansueti.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



3 Comentarios en “11 Clisés de Clase media”
  1. Juan Jose Moreno Dijo:

    La verdad debemos de respetar, las opiniones van y vien.

  1. Nadie es dueño de la verdad y todas las opiniones son respetables | Ni tan Malos, Ni tan Malditos
  2. Nadie es dueño de la verdad y todas las opiniones son respetables | Mamotretos y Peroratas




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras

ContraPeso.info en Twitter

Recuerde, estamos ya en Twitter @GinLogic. Síganos por la defensa de la libertad, la razón y la verdad.