Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Discriminación: Elementos
Leonardo Girondella Mora
11 julio 2012
Sección: DERECHOS, Sección: Asuntos
Catalogado en:


La discriminación es una de las palabras más usadas al tratar temas sociales y políticos —y se le considera como algo reprobable que debe ser evitado.

Para que en la práctica sea algo que se evite y prohiba, la discriminación debe ser definida con precisión —el no hacerlo acarrearía problemas dificultosos que irían en contra de en verdad hacer efectiva su reprobación y prohibición.

Una de las definiciones de discriminación que más he escuchado es la que establece lo siguiente:

Se considera como discriminatorio toda opinión y todo acto que signifique menosprecio, maltrato, exclusión y ofensa que una persona haga de otra u otras.

Es una definición clara, que no deja lugar a ninguna duda sobre lo que se considera discriminación —a la que se propone prohibir o castigar, incluso por la vía legal.

Es también una definición extraordinariamente amplia —una que tiene una muy extensa cobertura. Esta característica es desafortunada porque debilita al concepto que intenta defender.

&&&&&

En lo que sigue, examino la amplitud exagerada de la definición expuesta y explico porqué esa extensión extrema funciona en contra de lo que intenta.

• Sostiene que la discriminación incluye “toda opinión y todo acto” —lo que da un principio de aplicación total y sin excepciones. No importa qué opinión ni qué acto, todos pueden ser sin límites calificados de discriminatorios.

• Con un problema adicional: mientras que los actos pueden ser observados, las opiniones no. Como consecuencia, será imposible observar opiniones hasta que ellas no se conviertan en actos reales y claros de discriminación.

• Los actos son discriminatorios, dice, si significan “menosprecio, maltrato, exclusión y ofensa” —otro problema de amplitud exagerada sujeto a la interpretación flexible y subjetiva de cualquiera.

La interpretación de discriminación que esa definición sostiene es exageradamente espaciosa —casi cualquier acto podría ser calificado como discriminatorio por alguien. Quien quiera encontrar acciones discriminatorias las encontrará en los actos más inocentes y en las opiniones más inocuas.

• La definición examinada es poco sutil al ignorar la intensidad de los actos discriminatorios y su naturaleza —pondría en la misma canasta al apartheid que a un chiste sobre razas. Es decir, es una definición poco práctica.

Si, por ejemplo, una persona tiene una opinión opuesta a la de otros —como la de quien piensa que la homosexualidad es incorrecta—, la expresión de esa opinión sería considerada discriminatoria para un grupo; incluso a pesar de que exprese argumentos y razones.

Cualquiera podría alegar ofensa frente a actos u opiniones que le son contrarias. El ateo podría decir que le ofenden las cruces de las iglesias en la vía pública y el religioso podría alegar que le ofende que se exhiba una película contraria a su religión.

• Lo anterior muestra que esa definición de discriminación anularía la libertad de expresión —ya que nadie podría expresar una opinión opuesta a la de nadie más. Cualquier acto u opinión que se piense maltrate u ofenda a otros sería prohibida.

Este es un efecto colateral imprevisto causado por la extraordinaria amplitud de la definición de discriminación que examino: las comedias desaparecerían, las opiniones serían anuladas, se acabaría con la investigación social. Nada subsistiría en caso de aplicarse.

Si alguien está en contra de lo que aquí digo, bastaría que alegara que mi opinión le causa ofensa y exclusión, para que se me acuse de discriminación. También sería acusado de discriminación el alumno que opinara diferente de sus compañeros, los que podrían alegar exclusión y maltrato mental.

&&&&&

Los errores y fallas de esa definición la anulan haciéndola inútil, lo que es desafortunado porque la discriminación es un asunto serio que merece un tratamiento de mucha mayor calidad.

Me sigue pareciendo mucho mejor la definición que propuse en 2009 —que la define considerando acciones intencionales y consistentes que muestran un patrón claro de conducta que realiza una o más personas identificables.

Al examinar esa definición de discriminación he tenido el propósito de mostrar que la amplitud extrema y la indefinición de términos actúa en prejuicio de una buena idea.

Addendum

No todas las cosas son usualmente incorporadas en la noción de discriminación —las que por lo general son rasgos del grupo afectado en religión, idioma, raza, sexo, hábitos sexuales, opiniones políticas, discapacidades, apariencia física y demás.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras