Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Sacrificio Humano Social
Eduardo García Gaspar
4 abril 2014
Sección: FALSEDADES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Es el lenguaje estándar. La fórmula conocida. El pretexto usado una y otra vez. androjo

Es la justificación injustificable. Toma una forma conocida, “el bienestar social”, “el beneficio social”.

Con la adición de ese calificativo, “social”, todo quiere validarse.

La reciente reforma fiscal en México cumplió con ese requisito. Fue calificada de “reforma social”, como si eso fuese suficiente para hacerla perfecta y digna de alabanza.

Nada que sea calificado de “social” puede atacarse. Hacerlo sería un sacrilegio.

Es como un dogma de la política: todo lo “social” es bueno y nada hay que pueda decirse en su contra. Por supuesto, eso es causa suficiente como para generar curiosidad en las mentes inquietas. Pongamos en tela de juicio eso de lo “social”.

Tiene un problema de entrada, su vaguedad. Esta falta de definición hace sospechoso todo el asunto.

Cualquier cosa, incluso las más descabelladas, podrían usar el calificativo y así intentar verse bien y razonables. Es como una afirmación sin pruebas que de esa manera se niega a sí misma.

Tiene otro problema, el de ser colectiva, el de hablar de la sociedad en general, sin especificar nada más. Es un problema serio por el olvido que comete, el de la persona individual y única.

La realidad es que sin personas, la sociedad no existe. Ignorar a las personas y hablar de sociedad es como hablar del mar olvidando a los peces.

Esto lleva a lo que creo que bien merece una segunda opinión. En lugar de hablar del “bienestar social”, debe verse el bien de cada persona, una por una. Cada persona debe ser el centro de atención. Si las acciones se justifican por algo, esto debe ser el bien de la persona, una por una.

No hacerlo presenta el riesgo real de sacrificar a unos en beneficio de otros. Es decir dañar a unos como un medio para privilegiar a otros. Hacer eso es colocar al gobierno en el papel de un verdugo que se adjudica la función de dañar al que él decida para asistir a los que él quiera.

Un buen gobierno no debe tener ese poder y si lo tiene, abusará de él sin remedio.

Al final de cuentas, lo que produce “el beneficio social” es una autoridad política que se asigna el poder para designar sus siguientes víctimas, a las que debe sacrificar en el altar de lo “social”, creyendo que eso será de beneficio.

Nunca, en ningún lugar, sacrificar a siquiera uno puede ser de beneficio para el resto.

El temor está justificado. Cuando se usa una excusa como “el bienestar social”, todo puede pasar, todo puede justificarse, y el daño producido a algunos será visto como una ceremonia de inmolación en una ceremonia sagrada.

Un amigo usa palabras fuertes para describir esta situación: “Es como los sacrificios humanos en los que el corazón de la víctima es extirpado para propiciar a los dioses. Las políticas gubernamentales que se llaman ‘sociales’ suelen la mayoría de las veces no ser otra cosa que otra forma de sacrificio humano en otro altar, el de lo colectivo”.

Una forma de ver el peligro del “argumento social” es entender que él supone la existencia de grupos sociales distintos, con derechos diferentes, en un arreglo social en el que se justifica el poder de unos sobre los otros. Es una situación en la que buscando la igualdad, se crea una desigualdad abismal: el poder de unos para victimizar a otros.

Creo que mi punto es claro. Quien busca justificar sus decisiones argumentado que ellas son de “beneficio social”, está diciendo nada, justificando sus actos sobre un concepto vago e indeterminado.

Pero sobre todo, lleva al riesgo de olvidar que cada persona individual es única y digna, y que no puede ser dañada en aras de un beneficio colectivo exento de significado.

Post Scriptum

Hay más ideas sobre este tipo de frases en ContraPeso.info: Clisés.

Ha sido mi experiencia que cuando expreso mi desacuerdo con decisiones gubernamentales que han sido calificadas de “beneficio social”, se me acusa de desatender las causas populares, las necesidades del pueblo, de ser un ser frío al que no preocupa el bienestar de la gente. Estas acusaciones son una de las varias falacias que existen.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras