Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Preguntas Por Responder
Eduardo García Gaspar
5 octubre 2015
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Hay preguntas fascinantes. Preguntas que flotan en el ambiente.

Muchas de ellas permanecen sin respuesta. Algunas son triviales, otras no tanto.

Piense usted en una de ellas. La escuché en la rutina de un cómico español.

Planteó él la pregunta de sí un veneno que ha caducado mantiene la posibilidad de seguir matando a quien lo ingiera. Digamos que una persona compró un veneno para ratas, que en la botella dice que la fecha en la que caduca es marzo en 1995. La posibilidad que se presenta es la obvia, la de si alguna persona tomaría ese veneno pensando que ya no mata.

En otra parte leí acerca de otra interrogante, la de en qué recipiente poder guardar un solvente universal. Cuando en algunas ocasiones he hecho esta pregunta a algunas personas, debo decir que alguna de ellas se han puesto a pensar.

Un amigo ha propuesto otro problema, el de contestar cómo es posible que las ballenas naden en línea recta cuando sus ojos están colocados a los lados de su cabeza. Es imposible que vean de frente. Lo que lleva a preguntar sobre la manera en la que los pájaros, que tienen los ojos a los lados, puedan perfectamente aterrizar en pequeños ramas que quedan frente a ellos.

Recuerdo una vez, hace ya tiempo, cuando una persona hablaba de que somos el resultado biológico de la evolución que se realiza mediante la selección natural. Muy bien, yo no tengo problemas con eso de aceptar la idea de la evolución, pero lo que me gustaría saber es cómo exactamente surgió la vida.

Está bien, se nos dice que todo pasó en una especie de sopa primordial hace miles de millones de años, en la que todo se combinó que manera tan poco probable que nacieron unos organismos de una sola célula. Muy bien, pero entonces hace falta saber de donde salieron todos esos ingredientes que formaron al caldo que permitió nacer a esos organismos.

Un amigo tiene una forma muy particular de responder preguntas como esas. Lo hace de manera curiosa, pues asegura que simplemente esos ingredientes estaban ahí, disponibles para formar la sopa primordial. Le he dicho que su respuesta quizá resuelva para él la pregunta, pero no para mí.

Digo, porque la más mínima de las curiosidades llamaría a preguntarse el origen de los materiales que están allí. Debe haber salido de algún lugar. Más aún, queda por preguntarse la razón por la que el universo presenta la posibilidad de ser estudiado y entendido.

Eso lleva a otra pregunta imposible de resistir, la del origen del universo. Sí, muy bien, hubo una gran explosión que fue el principio del universo, pero para que algo explote necesita la existencia previa de algo que pueda explotar.

Hay una pregunta que en lo personal me fascina. Sabemos que el DNA de los humanos es extremadamente similar al de los chimpancés. Varía en unos muy pocos puntos porcentuales. Si eso es así, entonces debemos preguntarnos cuál es la razón por la que no nos comportamos como chimpancés (aunque obviamente existen humanos que lo hacen cotidianamente).

Una de las cosas que los chimpancés no hacen, por ejemplo, es pedir pizzas a domicilio. Más aún, imagino que ningún chimpancé se haya preguntado la razón por la que las cajas de pizza son cuadradas cuando las pizzas son redondas. Esto es lo que haría interesante la posibilidad de que las circulares fueran enviadas en sobres redondos.

O bien, piense usted en otra posibilidad. A quien diga que el amor es ciego se le debe preguntar si también cree en el amor a primera vista. Otra pregunta interesante es la que se plantea cuando se piensa en la posibilidad hipotética de cavar un túnel que lo lleve a uno al otro lado del mundo, atravesando toda la tierra. ¿saldrá uno de ese túnel con la cabeza primero, o con los pies?

Mi intención es enfatizar que somos un animal curioso. Curioso y con sentido del humor. Nos preguntamos cosas como la razón por la que existe algo y por la que no existe nada. Cosas como si toda la realidad está constreñida a lo que podemos percibir con los sentidos, o si ella tiene otras cosas que nuestros sentidos no perciben.

Somos una especie que se caracteriza por plantear preguntas. Preguntar, por ejemplo, si existe vida después de la muerte. O bien, la causa por la que el coyote se pasa la vida comprándole artefactos a la compañía Acme para capturar al correcaminos, cuando muy bien podía usar ese dinero para ir a un restaurante que sirviera a ese pájaro en un plato.

Post Scriptum

Para algunas preguntas inquietantes, puede consultar esta lista en inglés.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras