Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Ideas Crean Más Ideas
Eduardo García Gaspar
12 septiembre 2016
Sección: LIBERTAD GENERAL, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Las ideas tienen consecuencias. A la larga tal vez más que a la corta. Hay un ejemplo que es clásico, el del combate a la esclavitud.

Comienza todo con una idea que hace siglos era obvia para todos, las personas no son todas iguales y eso era tan claro que la práctica de tener esclavos nada tenía de raro. Incluso personas de ingresos reducidos podían poseer uno o dos esclavos en Roma. Así era la vida.

Pero sale una idea diferente, la de que las personas somos iguales. Las cosas no cambian de un día para otro, pero ya hay una semilla que puede cambiar las cosas. Fue el Cristianismo, poca duda cabe, el que más que otros enseñó que somos iguales ante Dios, no importa si se es amo o esclavo.

La asimilación de la idea es lenta y no se vuelve algo que revolucione rápidamente a las costumbres ni a las instituciones. Cuando mucho manda al amo a comportarse bien con sus esclavos. Y, pasando el tiempo, la idea de la igualdad ante Dios, da entrada a ideas que se vuelven propuestas que reprueban a la esclavitud. Siglos después.

Entre confrontaciones y luchas, la idea de la igualdad llega hasta su resultado lógico: la esclavitud no es congruente con la igualdad de la dignidad humana, con el valor de cada persona ante Dios. Y surgen más consecuencias, como la idea de los derechos naturales, justificados por esa igual dignidad.

Lo que trato de ilustrar es que las ideas tienen consecuencias, lo que me parece obvio: las creencias que se tienen se traducen en acciones. Pero sucede también que las consecuencias de las ideas son otras ideas que no son inmediatas y se presentan poco a poco, gradualmente, incluso sin darse mucha cuenta de ello.

Si alguien cree en la igualdad de la dignidad de las personas, tarde o temprano aceptará una conclusión obvia, la de la libertad humana. Ante igual dignidad, poco a poco se verá que no hay razón para que no exista también libertad política (que es la misma lógica del la anulación de la esclavitud).

Estas consecuencias de las ideas producen otras ideas las que tienen otras consecuencias. La noción de la libertad humana, por ejemplo, nacida de su igual dignidad, lleva gradualmente al rechazo de gobiernos autoritarios, como los monárquicos absolutistas.

Un proceso de defensa de la libertad que aún ahora mismo subsiste cuando se reconoce la incongruencia entre la libertad humana y los gobiernos autoritarios de hoy en día (como Venezuela, Corea del Norte, o Nicaragua). Esos regímenes son opuestos a la idea original que examino, la que dio pie a la anulación de la esclavitud.

Más aún, siguiendo con eso de las ideas que son consecuencias de otras ideas, se presentan dos zonas mas concretas dignas de explorar.

Una, la discusión sobre el comercio libre entre naciones. ¿Es congruente que un gobierno impida la libertad de comercio entre dos personas por el hecho de que ellas se encuentren localizadas en países diferentes?

Responder que los gobiernos sí pueden limitar esa libertad es inconsistente con la idea general de la igualdad humana. El vivir en un país distinto no puede alterar esa dignidad, ni la libertad que así se tiene; hacerlo sería una especie de reducción de la dignidad/libertad.

Tarde o temprano, de la idea de la igual dignidad que prohibe a la esclavitud, se llega a otras consecuencias, como la de respetar la libertad de que compren y vendan los que quieran, sin importar el lugar en el que vivan.

Dos, el desarrollo gradual de las consecuencias de las ideas, que son acciones pero también otras ideas, no sigue una trayectoria limpia con una lógica perfecta. Tiene sus problemas de confrontaciones, a veces violentas; sus dificultades con errores de acciones incorrectas e ideas equivocadas.

Esto sucede en nuestros días con, por ejemplo, la exageración con la que se trata a la igualdad de la dignidad humana, interpretándola de maneras excesivas que conducen a la anulación de lo que originalmente se pretendía, la defensa de esa dignidad igual para todos.

La confusión entre pobreza e igualdad es un caso de equivocación muy clara.

En fin, lo que he querido hacer es poner sobre la mesa la noción de que las ideas tienen consecuencias en acciones humanas, pero más allá que solo eso, otra noción: las consecuencias de las ideas son también otras ideas que originan otras acciones y otras ideas.

Ese proceso de evolución puede ser muy lento y no está exento de problemas, confrontaciones y errores. Esa antigua idea Cristiana de la igualdad humana frente a Dios, por ejemplo, tiene sus consecuencias y algunas de ellas las estamos viviendo ahora mismo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras