Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Igualdad de Oportunidad
Selección de ContraPeso.info
1 enero 2016
Sección: DERECHOS, Sección: AmaYi
Catalogado en:


La idea de Nozick sobre la igualdad de oportunidad es un punto de vista que defiende los derechos individuales de las personas.

Un gobierno que va más allá de la protección de los ciudadanos contra el robo, el fraude, la violencia y el incumplimiento de los contratos, es un gobierno que viola los derechos de las personas.

Esta idea fue encontrada en Nozick, Robert (1974). Anarchy, State, And Utopia, New York, Basic Books. Con esta obra ganó el National Book Award.

El primer punto de Nozick es establecer que sólo hay dos maneras de llegar a la igualdad de oportunidad. La primera manera es empeorar la situación de aquellas personas que están en una mejor posición. La segunda es mejorar la situación de los que se encuentran menos favorecidos.

Pero, ¿cómo hacer que mejore la situación de los menos favorecidos? Nozick dice que hay dos modos. El primero es quitar propiedades a los más favorecidos y usarlas en la mejora de los menos favorecidos. ¡El segundo es acudir a la magia!

Por tanto, hasta este punto, debe concluirse que no hay manera de ayudar a los que tienen menos oportunidades que afectando a quienes tienen más oportunidades.

A continuación, Nozick comenta sobre la comparación entre la desigualdad de oportunidades y una carrera. Se dice que en una carrera sería injusto que unos corredores arrancaran de puntos más cercanos a la meta que otros y con ello se trata de justificar el ayudar a los que tienen menos; porque los más favorecidos, se dice, son como corredores que arrancan en una posición adelantada, lo que se considera injusto.

La comparación es falsa dice Nozick; no es válido el razonamiento anterior. La vida no es una carrera en la que se gana un premio.

En la vida real las personas, por separado, realizan intercambios. Dan cosas de su propiedad a cambio de cosas propiedad de otros. A la persona que hace un intercambio le preocupa lo que se obtiene a cambio y no la situación bajo la que se produjo el bien intercambiado.

Ese comentario sirve para que Nozick plantee la primera de dos preguntas. ¿Acaso no sería mejor y más justo que se seleccionara a la persona menos favorecida para realizar un intercambio?

Un intercambio puede dar la apariencia de ser injusto. Una persona intercambia un bien por otro. Esa persona selecciona a otra para realizar un intercambio, por ejemplo, para comprar un bien, como un lápiz, o para tener un ingreso, para lo que intercambia su trabajo por un sueldo en una empresa para la que trabaja.

En otras palabras, tenemos la situación de una persona que selecciona a otra para la transferencia de bienes, digamos para la compra de frijoles enlatados marca A.

¿Es injusto que seleccione a una marca y no a otra, como la marca B, que está en una situación menos favorecida que la primera? Después de todo, a esa persona no le importa más que recibir algo a cambio bajo ciertas condiciones y la persona menos favorecida podría dárselo.

Después de esa primera pregunta, Nozick procede a plantear otra.

¿Acaso no puede la persona menos favorecida quejarse con justicia de que la persona más favorecida le impide avanzar por razones de una condición que no merece?

El mejor jardinero quizá podría recibir la reclamación del peor jardinero quien argumenta que ese mejor trabajo le perjudica porque las personas no lo prefieren a él.

Este punto puede ser analizado viendo el proceso de intercambios o transferencias como una situación de competencia. Una persona quiere realizar un intercambio y selecciona a quien según ella está en la situación más favorecida.

Si la persona más favorecida que fue seleccionada para el intercambio no existiera, se seleccionaría de todas maneras a la siguiente más favorecida. Si el mejor jardinero no está disponible, la persona seleccionaría al siguiente mejor jardinero y el peor jardinero seguiría en la posición menos favorecida.

Puesto de otra manera. Quien está en una situación menos favorecida vería mejorada su situación al no existir la persona más favorecida. Es decir, la persona en situación favorable puede ser vista como un obstáculo en el avance de quienes están en circunstancias menos favorables.

Por tanto, la segunda pregunta queda. ¿No puede quejarse el que tiene menos oportunidades de tener un obstáculo en quien tiene más oportunidades para realizar intercambios de bienes?

El siguiente paso de Nozick es acudir a una historia. Una mujer contrae matrimonio. La mujer aceptó a un hombre y rechazó a otro.

¿Puede el hombre rechazado tener una queja válida de injusticia por no haber sido seleccionado para el matrimonio?

¿Puede el hombre rechazado reclamar derechos que le lleven a pedir al novio seleccionado recursos que le permitan una cirugía plástica que mejore su apariencia física?

¿Puede el rechazado hacer algo, lo que sea, para igualar su oportunidad de ser seleccionado usando los recursos del casado o de otra persona?

La respuesta es un no rotundo. Las diferencias entre las personas son consecuencias acumuladas de sus decisiones sobre sus propiedades y sus personas.

El que sólo estudio hasta preparatoria no puede hacer ningún reclamo justo al que estudió un doctorado en Química y ha sido preferido para un puesto en una empresa.

El caso puede verse también en los bienes de consumo.

Un hombre tiene una biblioteca en su casa y otro no. Un niño tiene una piscina en su casa y otro no. Puede argumentarse que ni el hombre de la biblioteca, ni el niño de la piscina merecen más que otros la biblioteca y la piscina.

¿Debe entonces prohibirse tener piscinas y bibliotecas hasta que todos las puedan tener? ¿Debe prohibirse a todos contraer matrimonio hasta que la totalidad sea igual de atractiva? ¿Debe prohibirse a todos los jardineros hacer mejores trabajos que el resto?

En el razonamiento de Nozick sigue el establecimiento de un hecho real. Dice que hay un problema en el reclamo de derechos a ciertas cosas como la igualdad de oportunidad.

El problema es hacer realidad esos derechos. Porque esos derechos no pueden ser realizados sin una estructura de cosas, materiales y acciones sobre las que otras personas tienen derechos.

Para que todos canten igual, a todos hay que dar clases de canto con el mismo maestro, ensayando con la misma orquesta. Esto es imposible, pues se afectan los derechos de los demás; habría que prohibir el derecho a estudiar hasta que todos pudieran estudiar lo mismo.

Nadie puede reclamar para sí un derecho que afecta los derechos de los demás. Nadie tiene derecho sobre cosas, derechos, bienes y acciones que son de otro.

La solución al problema no está en la afectación de los derechos de otros. La solución está en la cooperación. En llegar a acuerdos voluntarios sobre el uso de las propiedades y los derechos.

La igualdad de oportunidad, entonces, presenta varias facetas.

Primero, no hay manera práctica de mejorar la situación de los menos favorecidos que empeorando la de los más favorecidos. Ya que yo no canto como Pavarotti, hay que prohibirle cantar a él.

Segundo, existe la impresión de que un intercambio de bienes puede ser injusto cuando se selecciona al proveedor en mejor situación y no a otro que está en una peor situación. Cuando necesito un jardinero, selecciono al mejor que puedo y eso puede causar la impresión de que el peor jardinero es discriminado.

Tercero, la persona en la situación menos favorable puede reclamar que la persona en una mejor posición es un freno para ella. Ese peor jardinero puede reclamar a su colega que hace mejores trabajos diciéndole que eso lo lastima.

Cuarto, las personas poseen derechos sobre los que los demás no pueden hacer reclamos. Se darían casos ridículos, como pedirle al mejor jardinero que no hiciera tan bien su trabajo, o pedirle al novio guapo que se marcara la cara para ser como yo.

Quinto, el problema de la igualdad de oportunidad requiere recursos, materiales, acciones y bienes que afectan derechos de terceros. Para que yo tenga igual oportunidad de cantar que Pavarotti, necesito que me den recursos para tomar clases de canto, que me den tiempo para ensayar, que me den boletos de avión para ir a la Scala.

Sexto, la solución es la cooperación entre las personas, el diálogo, el convencimiento, para que quienes se encuentren en situaciones menos favorecidas mejoren.

Se trata de ayudar a los menor favorecidos, de elevarlos a situaciones donde estén en mejores posiciones de oportunidad. Para ayudar a mejorar las condiciones de otros no pueden afectarse derechos individuales. Debe acudirse al diálogo entre personas para remediar la situación.

Nota del Editor

Este resumen sobre la igualdad de oportunidad fue publicado originalmente en mayo de 1996 bajo el título El Filo de la Igualdad.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural. Cree en la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.

La colección completa de resúmenes de AmaYi en tres partes, puede encontrarse aquí:

Ideas Económicas

Ideas Políticas

Ideas Culturales

La sección Grandes Ideas en ContraPeso.info fue fundada en septiembre de 1995 y desde entonces publica un resumen mensual de grandes ideas encontradas en diferentes publicaciones.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras