Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Espantapájaros Liberal
Leonardo Girondella Mora
28 febrero 2017
Sección: FALSEDADES, POLITICA, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


La construcción de una imagen negativa del opositor es una forma de retórica electoral —de uso en extremo común y que ha recibido un nombre, la falacia del hombre de paja:

«Se crea una posición fácil de refutar, y se atribuye al oponente para atacarle más cómodamente. Es una falacia lógica porque en realidad es el argumento ficticio el que se está refutando, no el argumento original». falaciaslógicas.com

Es decir, por ejemplo, un candidato a algún puesto público, ya sea en su campaña electoral o una vez en funciones, ataca a sus enemigos —y para hacerlo los caricaturiza produciendo una imagen que así es más sencilla de atacar en una retórica muy espectacular.

En México, esto ha sido usado recientemente por parte de uno de los candidatos a las elecciones presidenciales de 2018 —y puede apreciarse en este cita:

«[…] la política del pillaje, es decir, el llamado neoliberalismo, es un catálogo de dogmas y mantras para repetir de manera incansable que las privatizaciones son la panacea; la solución única y perfecta a todos los problemas económicos del país» López Obrador, A. M. 2018 La Salida: Decadencia y renacimiento de México. Planeta. 2017

El enemigo de este candidato es el «neoliberalismo» del que hace una definición negativa, «política del pillaje». Sin considerar si el neoliberalismo es o no algo razonable, lo define negativamente —y no solo eso, y le añade otro elemento.

Ese elemento es la exageración: el neoliberalismo afirma que las privatizaciones son la solución única y perfecta de todo problema económico. ¿Cierto? No realmente, pero sirve a los propósitos del atacante.

El error de la falacia es el evitar la refutación razonada de la posición del opositor y sustituir la refutación argumentada con un ataque que coloca al opositor en una posición de debilidad irreal que es mucho más fácil de combatir —una arma exitosa entre audiencias que poco piensan o que son fans de quien la usa.

Ese mismo candidato usa la falacia repetidamente, por ejemplo, al decir que « la agenda neoliberal o neoporfirista, que consiste en la apropiación por unos cuantos de los bienes de la colectividad […]» —lo que muestra una necesidad de repetición: repetirla hasta que se coloque mentalmente como una realidad dada.

El mecanismo esquemático de la falacia del hombre de paja se entiende así, con algunos elementos implícitos dependiendo de la ocasión particular.

• El atacante hace una pregunta acerca de su opositor o afirma su opinión.

• El opositor no se encuentra presente o no alcanza a responderla o responde de manera opuesta al atacante.

• El atacante contesta la pregunta que el opositor no ha respondido o toma la respuesta y lo hace caricaturizando al extremo al opositor.

• El atacante afirma ahora que esa posición opuesta a él es equivocada, errónea, falsa, mala.

Por ejemplo, si alguien se opone a la idea de la privatización, como en el caso que trato aquí, se le ataca afirmando que, por lo tanto, es un partidario del robo y la creación de pobreza —cuando en realidad el oponente no ha dicho nada por el estilo.

Es una falacia exitosa: es altamente convincente, «convierte el debate en un combate de boxeo» que la hace espectacular y se usa para engaños y manipulaciones.

Vuelvo a su explicación esquemática, según se explica en un ejemplo cotidiano:

«María: -Pienso que los niños no deberían correr por calles con mucho tráfico.

«Juan: -Yo pienso que sería estúpido encerrar a los niños todo el día sin respirar aire limpio.

«Aquí María ha dicho una opinión suya, y Juan la ha atacado. Pero antes de atacarla, la ha deformado. Fijaos que Juan dice “es estúpido encerrar a los niños todo el día”, ¡pero María nunca ha dicho que se deba encerrar a los niños todo el día! Juan ha exagerado la posición de María, y la ha hecho parecer absurda, para después atacarla». lasmemoriasdecharles.blogspot.mx

Si alguien propusiera privatizar a la extracción de petróleo para diversificar riesgos y administrar recursos sin presiones políticas, alguien podría decir «lo que tú piensas es que las privatizaciones son la panacea; la solución única y perfecta a todos los problemas económicos del país» —algo que la primera persona no ha dicho.

La falacia del hombre de paja, a pesar de su obviedad, puede pasar muy desapercibida en los debates y discusiones políticas —mostrando además que es una posibilidad real el que quien las usa sufra también su engaño y no solo sus partidarios.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras

AVISO

Dejaremos de publicar desde el lunes 18 de diciembre y reanudaremos la publicación a partir del martes 2 de enero. ¡Feliz Navidad!