Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Relativismo y Razón
Eduardo García Gaspar
24 octubre 2017
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Es la esencia de muchas ideas de nuestros tiempos. Una noción curiosa, la de que nada es superior o inferior al resto. Como resultado, todo es igual y no hay diferencias entre las cosas.

Un par de ejemplos son los usuales.

(1) El relativismo moral: el suponer que todas las creencias éticas y morales tienen igual validez y justificación, todas absolutamente todas.

(2) El relativismo cultural: el suponer que todas las culturas tienen el mismo valor, absolutamente todas.

Esos dos relativismos son insostenibles por carecer de lógica y poseer contradicciones que los hacen negarse a sí mismo. Piense usted en la absurda idea de que una cultura que acostumbra la mutilación genital femenina sea declarada igual a una cultura que la reprueba.

O piense en un sistema de moral que condona a la esclavitud en comparación con otro que la reprueba. Será imposible intentar probar que entre esas culturas no hay diferencias.

Más aún, los dos relativismos se niegan a sí mismos. Afirma que no hay morales ni culturas superiores a otras, pero decir eso es afirmar que son superiores la moral y la cultura que proponen esos relativismos.

La cosa se pone peor, porque esos relativismos son una creación de la cultura Occidental, lo que significa que decir que toda moral es igual a otra y que toda cultura es igual a otra significa mostrar la superioridad del pensamiento Occidental (y la inferioridad de quienes no tienen esa idea).

Y todavía más, hay en esos relativismos una renuncia importante, la del abandono del juicio al mismo tiempo que su aplicación. Cuando usted juzga que da lo mismo qué moral y qué cultura, usted está emitiendo un juicio que afirma que no pueden emitirse juicios. Usar la razón para decir que ella no sirve.

Y lo logra hasta el punto en el que esa contradicción no se percibe. Se toma el juicio de que todo es igual, se convierte en un pre-juicio, y se evita el uso posterior de la razón: ya no hay nada más en qué pensar ni razonar, todo da igual.

Curiosa consecuencia para la civilización que cultivó a la razón para destruirla hasta el punto de destruir su propia cimentación.

«El relativismo cultural […] legitima a la irracionalidad y a la superstición. A cualquier tipo de sinsentido puede hoy dársele credibilidad bajo la bandera del relativismo cultural, marcando a sus oponentes de “ofensivos” o “racistas”». West, Patrick, The Poverty of Multiculturalism.

La mentalidad llega a lo absurdo, como con el concepto de ‘etnomatemáticas’:

«[…] esta nueva concepción sobre las matemáticas. Se pasa de una postura positivista, que ve la ciencia como el lugar de las verdades absolutas, hacia una postura relativista, en donde lo que ahora parece verdad depende de cómo y hacia qué se mira». granadahoy.com

Si 1/4+1/4+1/4+1/4= 4/4=1 es considerado relativo, la educación así dada condena a alumnos a la ignorancia. Es igual a negar a la realidad y, en asuntos culturales, no admitir que existen tiranías, totalitarismos, opresión, acciones reprobables. Ni que es mejor tener libertad a no tenerla.

El dejar de pensar, que es lo que piden esos relativismos, tiene consecuencias. Una de ellas es la reducción de la calidad de educación: cuando no se enseña a pensar la persona se convierte en presa fácil de todo engaño y fraude.

Y no hay fraudes más costosos que los engaños políticos: las mentiras de los vendedores de ilusiones de regímenes perfectos, los optimistas sin escrúpulos, como los llama R. Scruton.

Utopías sociales que prometen ser convertidas en realidad, como los totalitarismos del siglo 20 y de nuestros días y que se admiten como posibilidades aceptables a pesar de estar sostenidos en falacias a las que sucumben con una facilidad espantosa quienes han sido educados en la inutilidad de la razón.

P. West, en el el libro citado arriba apunta tres paradojas del relativismo cultural y que pueden ser aplicadas al relativismo moral:

(1) Si toda verdad es relativa, ¿cómo puede creérsele a quien dice que es verdad absoluta que toda verdad es relativa?

(2) Si se pide tolerancia, ¿cómo puede hacerse caso a quién ordena que todo el que esté en desacuerdo con él debe ser callado?

(3) Si toda cultura es relativa, ¿qué otra cultura además de la Occidental ha tenido la idea de que todas las culturas son relativas?

Post Scriptum

No puedo dejar de citar:

«[…] el relativismo, es decir, dejarse “llevar a la deriva por cualquier viento de doctrina”, parece ser la única actitud adecuada en los tiempos actuales. Se va constituyendo una dictadura del relativismo que no reconoce nada como definitivo y que deja como última medida sólo el propio yo y sus antojos». Misa “pro eligendo pontifice”, homilía del Cardenal Joseph Ratzinger, 18 de abril de 2005.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras